Tuesday, January 23, 2018

La Único Razón Por La Cual No Escuchamos al Espíritu Santo

Pregunta: "Hola Nick, me encanta todo lo que haces junto con tu amada, son un ejemplo hermoso para la sociedad no me pierdo un video tuyo y más por estos días, quiero una voz de aliento.

No logro tener quieta la mente estoy viviendo muy ansiosa este año todo al revés pienso que si me relajo no esta bien. Aun estoy en la lección 22 se que estoy muy primitiva en este camino, pero por más que le digo al espíritu santo que no se nada que me guíe no entiendo las respuestas.

A la edad que tengo, la relación con mi pareja esta muy deteriorada, estoy graduada y no consigo trabajo de ello, no se si es por mis miedos a entrevista y al campo laboral, sea, sin dinero no se ya que hacer, las búsquedas de empleo en esas plataformas virtuales de trabajo me ponen muy desanimada, pido todos los días que si mi carrera no es lo mío, que me habrá caminos solo direccionado a mi misión de vida.

Llevo ya va para 3 años en esta búsqueda de mi paz interior con pocos resultados, le tengo miedo hasta ser madre y atraje a mi pareja con quien no quiere tener hijos....Gracias por leerme"


El comentario a esta preguntas se puede ver en video haciendo clic en el siguiente enlace de YouTube: https://youtu.be/zHQ9SihC-JI

Deshaciendo el Programa "Madre" al Igual que Toda Creencia

Fayna Curbelo y Nick Arandes desde el Centro Cívico de Costa Teguise hablando sobre:

-Deshaciendo el Programa "Madre" al Igual que Toda Creencia
-Por Qué Queremos "Controlar"
-Solo Hay Un Problema, y Una Solución
-Todo Escenario Tiene el Mismo Propósito

Este video se puede compartir y ver en YouTube visitando el siguiente enlace: https://youtu.be/MA0OOP_TBIU

Para información sobre Fayna visita su sitio web: wwwFaynaCurbelo.com
Para información sobre Nick visita su sitio web: www.NickArandes.com

Una Mente Clara No Desea Cambiar Nada por Fayna y Nick


Cuando la mente está clara y lúcida sabe que en todo momento lo que tiene es exactamente lo que quiere, nada más, ni nada menos. Cuando la mente está confundida y perturbada cree que lo que tiene en cada momento no es lo que quiere y por consiguiente sufre.

Entonces fantasea sobre lo que cree que quiere, o va en busca de lo que cree que quiere, posponiendo así el sufrimiento al cubrirlo con una capa de placer que solo experimenta cuando sostiene esa fantasía en la mente, o cuando está en busca de eso que cree que quiere.

Es por eso que todo placer es simplemente dolor escondido.

Por lo tanto la cantidad de dinero que tienes ahora mismo es exactamente la que quieres tener y la mente lúcida está en paz con ello. La condición física que tienes en este momento es exactamente la que quieres tener y la mente lúcida está en paz con ello. El trabajo que tienes ahora mismo es exactamente el que quieres tener y la mente lúcida está en paz con ello. La pareja que tienes ahora mismo es exactamente la que quieres tener y la mente lúcida está en paz con ello.

De lo contrario, estarás en guerra con el momento presente, rechazándolo constantemente y el sufrimiento será la experiencia presente en todo momento. Y el sufrimiento seguirá teniendo lugar hasta que no haya una aceptación total de lo que es.

Lo paradójico es que cuando la aceptación total está ahí, lo que existe es paz (mente lucida), y desde ese espacio es que paradójicamente cambios pueden tener lugar, no porque se desea un cambio, sino porque es lo que naturalmente ocurre reflejando nuestro estado de paz.

Nos hemos creído que la sensación de incomodidad con el momento presente es el estímulo, el motor, o la señal que nos empuja a desear cambiar el momento presente y a "mejorarlo". En esto se basa el principio de la motivación. Que no es sino el sufrimiento que constantemente experimentamos al rechazar el momento presente, al estar en guerra con lo que es, sin darnos cuenta que si estamos teniendo una experiencia presente, es la que queremos, y es por eso que la estamos experimentando. Solo que de nuevo, a la mente no estar lúcida, está en guerra con ello y por eso sufre.

Al ser conscientes, empezamos a darnos cuenta de que en realidad es todo lo contrario. Solo una mente lúcida, una mente que esté en paz, libre de conflicto, sin resistencia alguna al momento presente, en completa aceptación, sin querer cambiar nada, sabe exactamente que hacer, a quien llamar, a donde dirigirse en cada momento para llevarnos a nuestro siguiente nivel de experiencia.

A esto se le conoce como acción espontánea correcta. Espontánea porque no viene influenciada por nada de lo que haya aprendido en el pasado y correcta por el mero hecho de ser inspirada por la paz.

"No tengo pensamientos neutros." W-pI.16


Comentario: Un Curso de Milagros, al recalcar en diferentes partes del libro de texto al igual que en el libro de ejercicios que no tengo pensamientos neutros, el sistema de pensamientos del ego se apodera de esas palabras y empieza a hacernos creer que tiene que ver con "atraer" o "manifestar" cosas en el mundo.

El efecto que todo pensamiento tiene en la mente, es que se refleja en la forma cómo paz o conflicto. En ese sentido no existen pensamientos neutros.

Hagamos un ejercicio práctico ahora mismo para ver lo que el curso quiere decir con no tengo pensamientos neutros, o no existen pensamientos neutros. Quiero que mires tu experiencia presente. Si en tu mente albergas un pensamiento que dice "este experiencia no debería ser así", o "no quisiera que fuese así", o " no me quiero sentir así", o " quiero que este experiencia presente sea diferente", y puedes utilizar cualquier variación de esas palabras, experimentas los efectos de tus pensamientos, que en este caso es conflicto.

Volvemos al mismo ejemplo con tu momento presente, solo que digamos que esta vez no estás haciendo ningún juicio sobre ello, ni positivo ni negativo, ahí estás experimentando los efectos de tus pensamientos, paz.

Y de hecho, no son los efectos de tus pensamientos lo que experimentas, sino que más bien los efectos de tus interpretaciones sobre tus pensamientos.

Por consiguiente, lo que tenga lugar en nuestro guión no es algo que nosotros hemos "atraído" o "manifestado" como consecuencia de nuestros pensamientos. Es más bien el escenario que se nos ha presentado y tenemos la opción de como vamos a percibirlo. Otra forma de decirlo sería que tenemos la opción de utilizar esa experiencia para perdonar o para juzgar.

En resumen, no existen pensamientos neutros porque cada pensamiento que yo me crea dicta cómo me voy a sentir en cada momento. Por eso lo único que tengo que recordar una y otra vez es que "estos pensamientos no significan absolutamente nada".

Ahí tenemos la enseñanza de Un Curso de Milagros resumida. Al dejar de creerme mis pensamientos, al dejar de interpretar mis pensamientos, el Espíritu Santo puede tomar posesión de la mente y hacer Su trabajo sin interferencia de mis interpretaciones personales.

El Único "Problema" Que Existe


“El único "problema" que existe, para efectos de darle un nombre a la falta de paz, es creerse cualquier pensamiento que inocentemente surge en la mente.

Cuándo se experimenta dolor siempre hay un pensamiento detrás de él qué es el que la mente utiliza para justificar esa sensación, y por consiguiente se experimenta sufrimiento.

Si soy lo suficientemente honesto me puedo dar cuenta que esos pensamientos van arraigados a mi deseo de no soltar el mundo, de no soltar mi identidad. Siempre y cuando desee algo del mundo, sea lo que sea, la mente siempre tendrá pensamientos a que arraigarse y por consiguiente el sufrimiento se sostendrá vivo en el inconciente, listo para continuar resurgiendo en todo momento.

Cuándo llega uno a un estado de comprensión dentro del cual ya no desea nada del mundo, cualquier pensamiento que surge se puede observar inocentemente, libre de interpretaciones, libre de apego, y la paz se sostiene.

Es entonces que puede convertirse uno en el observador de la experiencia de vida que va teniendo lugar, sabiendo a un nivel mucho más profundo que no hay un "yo" eligiendo, que no hay un "yo" causando nada, sino que el mundo, las experiencias, las imágenes, los pensamientos, todo surge dentro de ese espacio, y ese consciente "Yo" que lo observa todo se mantiene ecuánime con una sonrisa disfrutando la película comiendo sus palomitas de maíz con su bebida favorita.”

LECCIÓN 256: Dios es mi único objetivo hoy.


"La única manera de llegar a Dios aquí es mediante el perdón. No hay otra manera. Si la mente no le hubiese concedido tanto valor al pecado, ¿qué necesidad habría habido de encontrar el camino que conduce a donde ya te encuentras? ¿Quién tendría aún incertidumbre? ¿Quién podría estar inseguro de lo que es? ¿Y quién podría seguir durmiendo entre espesas nubes de duda con respecto a la santidad de aquel que Dios creó libre de pecado? Aquí sólo podemos soñar." W-pII.256.1:1-6

Comentario: Lo que tú realmente eres, es la mente que se encuentra soñando este sueño, llegar a Dios es otra forma de decir recordar que eres la mente que sueña este sueño. El perdón es la única herramienta en el sentido de que es una manera de decir, desenfocar la mente de este aspecto objetivo y entrar en silencio, libre de juicio e interpretaciones para que el Espíritu Santo pueda hacer el cambio de mentalidad.

Sí la mente que sueña el sueño no le hubiese concebido tanto valor a este sueño (al pecado), no habría necesidad de encontrar el camino que le conduce a donde ahora mismo la mente se encuentra.

"Pero podemos soñar que hemos perdonado a aquel en quien todo pecado sigue siendo imposible, y esto es lo que elegimos soñar hoy. Dios es nuestro objetivo, y el perdón, el medio por el que nuestras mentes por fin regresan a Él." W-pII.256.1:8-9

Comentario: Soñar que hemos perdonado es una forma de vaciar la mente de todo contenido. En otras palabras, al dejar a un lado todas mis interpretaciones personales sobre cualquier aspecto de este sueño, que es otra manera de decir no condenar, estoy soñando que estoy perdonando pues ahora mi único deseo es la paz interior, mi único deseo es regresar, la cual la palabra "regresar" es un oxímoron porque no hay a donde "regresar". Si acaso se podía decir recordar que soy, o ser consciente de que soy Dios. Y esa es más bien una experiencia así que no hace falta hablar de ello. Solo recordar que mi única función es perdonar, y el resto se encarga por si mismo.

"Y así es, Padre nuestro, como queremos llegar a ti por el camino que Tú has señalado. No tenemos otro objetivo que oír Tu Voz y hallar el camino que Tu sagrada Palabra nos ha señalado." W-pII.256.2:1-2

Comentario: Todo lo que tengo que hacer para poner en práctica esta lección es acoger toda experiencia tal cómo se presenta, liberándola de cualquier juicio o interpretación personal que yo tenga. Dejar a un lado la idea de como yo quisiera que las cosas fuesen y en plena aceptación reconocer que todo lo que está ocurriendo está orquestado perfectamente para que en ese momento pueda ejercer mi poder de elección. Ese poder de elección es muy simple; juzgo y sostengo el sueño dándole así realidad pasando por alto que soy la mente que sueña el sueño, o me entrego a la paz de Dios en este momento confiando plenamente.

Pero tenemos que ser conscientes de que si queremos aplicar esta lección para que nuestro sueño (pecado) se "mejore", no es a Dios lo que realmente queremos.

En ese sentido la lección será confusa y frustrante porque entonces se está tergiversando y utilizando para fines del ego, qué es la parte de la mente que quiere conservar el sueño, que quiere seguir experimentando el pecado.

Envidio la Vida Que Tienes Nick...


Pregunta: "perdóname que te diga esto nick, pero envidio la vida que tienes, carajo que la envidio!!, quisiera tener tu manera de ver las cosas, pero el miedo sigue ahí."

Comentario: Primero que nada el miedo sigue ahi porque creaslo o no, lo sigues sosteniendo ya que a un nivel inconsciente tiene valor para ti. Pero antes que nada permíteme compartir lo siguiente. ¿Tú crees que yo no he pasado por lo mismo que pasaste tú, y crees que todavía no tengo momentos que paso por situaciones similares? Nunca juzgues a un libro por su cubierta. Sin embargo te puedo decir que toda experiencia que tienes simplemente te está llevando a que tú enfoque hacia la paz sea mucho más consciente y mucho más determinado.

Míralo de esta manera, si estás caminando por encima de una cerca de medio metro de alto es fácil mantenerte distraído, y te da igual si te caes o no porque sabes que no va a pasar nada. Pero si esa cerca está a 10 metros de altura tu enfoque es preciso. En ese sentido esa es la práctica consciente y determinada.

Tu dolor no es "malo" ni "negativo", es simplemente la vida apoyándote a que ahora elijas a Dios (la paz) sobre todas las cosas más enfocadamente. Eso es todo. Yo no comparto comentarios a todas las preguntas que se me hacen, a menos que por lo menos demuestran que tienen un interés por la verdad, y que estén dispuestos a trabajar en ello. El que de corazón desea la verdad está dispuesto a subirse a la cerca de 10 metros de altura porque sabe de antemano que está preparado para prestar atención enfocada. De lo contrario, yo comentar a toda pregunta que se me hace sobre sus “problemas personales” es una perdida de energía y tiempo para los dos.