Saturday, February 16, 2019

¿Si Deseo La Verdad No Puedo Ejercer Mi Trabajo Como "Trader" (Inversionista)?

Pregunta: "Hola Nick, si tienes un espacio te agradecería me respondas si esta frase es de Nisargadatta Maharaj y si es así como se interpreta a la luz de que el no-dualista de UCDM habla de que  estamos siendo soñados y no tenemos libre albedrío, y si me encuentro deseando dinero y en una profesión como "Trader" (inversionista) y a la vez deseando saber la "verdad", no es por mi decisión sino que es lo que esta ocurriendo. Mil gracias por tu respuesta y un saludo desde Colombia"

Comentario: Efectivamente, es lo que está ocurriendo. Por consiguiente, no tienes que sentir culpa porque te guste la profesión de "Trader" (inversionista), ni porque te guste hacer dinero. Lo que empieza a ocurrir, no obstante, es que según el deseo por la Verdad continúa, empiezas ahora a cuestionar las razones por las cuales estás persiguiendo el dinero. Si lo hacías por miedo, al ya empezar a enfocar en la verdad, ese deseo, por su naturaleza se irá cayendo. Si por el contrario, no tienes apego al dinero y no sientes que eso te define, puede que continúes ejerciendo tu profesión como "Trader", y lo disfrutas sin hacer nada especial de ello.

Recuerda, al Espíritu Santo le da igual que lo que esté teniendo lugar "aquí", porque la realidad es, ¡"aquí" no está ocurriendo nada!

Friday, February 15, 2019

El Tiempo No Cura Nada, El Amor Sí


Hay una creencia muy popular que dice que el tiempo lo cura todo. En mi experiencia no he visto que esto haya sido así. Por consiguiente, me gustaría elaborar un poco sobre el tema. En el ámbito de las relaciones de pareja, que es a la que generalmente esa frase se le adjudica, cuando hay una ruptura, una separación, digamos, dolorosa, una persona que no es consciente lo que intenta es olvidar. Y durante ese tiempo que se encuentra sola, para evadir esos sentimientos dolorosos que salen a la superficie, intenta distraerse.

La forma de distraerse difiere en cada persona. Algunas salen con las amistades. Otras se van de fiesta, vacaciones, otras se ahogan en alcohol, drogas, o buscan placer en relaciones pasajeras, etc. Otras pueda que busquen terapia, sólo que quizá es la terapia convencional donde se sientan en un colchón y simplemente hablan para desahogarse. Y también existe la posibilidad de que aparezca otra relación con la que intentan tapar el dolor de la previa, sólo que, tarde o temprano, el condicionamiento escondido aflora y el círculo vicioso se repite generando más frustración, dolor y autoengaño.

Imaginándonos que la persona no se envuelve en otra relación por un tiempo, pero utilizo el tiempo que estaba sola para distraerse, para “olvidar”, pueda que esos sentimientos hacia la persona con quien estaba se hayan calmado de tal manera que si se encontrase con esa persona en un futuro puede establecerse una amistad. Es ahí donde creemos que el tiempo ha curado algo. Pero en realidad, todo lo que el tiempo ha hecho es esconder esos miedos profundos en el inconsciente.

Cuando la persona cree que ha “sanado” y dice que está lista para una relación, y la vida se la presenta, aunque quiera intimar, en realidad pone una barrera, una coraza para asegurarse que no será herida de nuevo. Eso, obviamente, pone una restricción a la relación que la otra persona, tarde o temprano, la siente. Luego uno dice, “voy a empezar a abrir mi corazón hacia ti, pero lo hago cautelosamente para evitar que pueda ser herida como una vez lo fui”. Esto me recuerda una relación que tuve hace años atrás, claro, yo estaba muy inconsciente en ese tiempo, pero ella me preguntó, ¿es seguro enamorarme de ti? Y yo le dije que sí porque no quería "perderla". Pero el desastre que tuvo lugar finalmente era inevitable.

Continuando con el relato, esa persona qué cree estarse "abriendo", está simplemente tanteando el terreno para asegurarse que pueda sentirse “segura”. ¿Porque se siente de esa manera? Porque las heridas que creía haber "sanado" están ahí latentes listas para surgir de nuevo.

Una vez que la persona se envuelve en la relación, y el conflicto surge, y a raíz de ello se experimenta otra separación dolorosa, después de un sinnúmero de esas experiencias, en algunas ocasiones las personas empiezan a generalizar las relaciones diciendo, “las mujeres son…” o “los hombres son…”, o “yo no sirvo para estar relaciones….”, o “las relaciones son dolorosas…”, y así sucesivamente.

¿Cómo entonces el miedo a las relaciones, o a relacionarse puede ser superado? La respuesta es, amando, no “olvidando”. ¿Pero amar qué? ¡El dolor! En otras palabras, lo que toda relación nos ofrece es el regalo de poder mirar los obstáculos escondidos al amor que hemos albergado en el inconsciente. Esto es lo opuesto al propósito que el miedo tiene para las relaciones. El miedo busca una relación para “completarse”, para “sentirse pleno”, para “llenar” un vacío, mientras que el amor utiliza las relaciones para reconocerse como amor. No busca nada de ellas, no exige nada de ellas, simplemente se abre a ellas para amar.

Entonces, digamos que surge una ruptura de relación, una separación que pueda experimentarse como muy dolorosa. ¿Cómo una persona consciente abordar esta experiencia? Lo primero que hace es, toma completa responsabilidad de lo que siente, sin culpar a la otra persona. Este paso es el más importante. Porque esto abre el espacio para atreverse a mirar el condicionamiento inconsciente que esa persona a estado permitiendo que rija su vida.

Ahora viene el proceso más difícil, pero a su vez, es la puerta de salida. Cuando la persona se encuentra sola, en vez de buscar la manera de distraerse, utiliza ese espacio para meterse de lleno en esos sentimientos que surgen, sin justificarlos de ninguna manera. Es una manera de entrar en ese oscuro abismo, y sentir en su totalidad esos sentimientos, que de nuevo, al tener tanto terror a sentirlos, la persona busca, a toda costa, la manera de distraerse. El regalo de ese trabajo es que esos sentires son simplemente memorias escondidas que no tienen qué tener ningún tipo de justificación, son sólo memorias que se expresan o se experimentan a través de sentimientos, que al ser abrazadas, que al ser amadas, pueden ser desintegradas ante la luz del amor.

Como podemos ver, no hay intelectualización, no hay conceptuación, no hay que “entender” el “por qué” de nada. Lo que hay es un sentimiento crudo y profundo, que, al poder ser sentido, libera la mente de todo el condicionamiento que paradójicamente, en un principio, es lo que nos llevaba a buscar una relación que nos “diese” lo que no podíamos darnos a nosotros mismos.

Si la persona utiliza todo su tiempo libre para mirar todos esos sentires que surgen, todas esas memorias que surgen, se libera de tal manera, que lo que está haciendo es llenándose a su mismo de amor. No de un “amor externo”, sino de su propio amor suprimido e ignorado.

Ahora se da cuenta que el regalo más grande que le había ofrecido su relación fue sacar a la superficie todas esas memorias escondidas, todo ese miedo enterrado, para poder ser liberado y sanado. Ahora que la persona a empezado a contactar con su amor propio, a raíz de atravesando todas esas capas escondidas de miedo, algo muy curioso sucede; no se encuentra necesitada de una relación. Sin embargo, está abierta a la posibilidad de que si la vida la pone en una tesitura de relación, aprende ahora a relacionarse con la otra persona desde un espacio de amor y no carencia. No se relaciona desde el deseo de buscar algo que le “falta”, sino más bien, se relaciona con el deseo de compartir y extender lo que esa persona ¡ya es!

Como podemos ver, el tiempo, en este caso, no fue el que "curó" nada. El tiempo fue el que se utilizó para mirar profundamente aquello que teníamos tanto terror de mirar. Reconozco que para algunas personas puedan haber memorias escondidas que sean tan dolorosas que el miedo a sentir pueda que les supere. Mi experiencia, no obstante, ha sido que si mi intención y deseo profundo es de sanar, o para utilizar un lenguaje con el que estoy muy familiarizado, perdonar, la vida, o el amor, va a sacar a la superficie las memorias o sentimientos qué esté listo para mirar.

Y aunque algunos de esos sentimientos y memorias hayan sido bastante dolorosas, nunca se me presentó nada que en ese momento no pudiese superar. Una vez que se aprende a mirar, y se experimentan los resultados directos del proceso mismo, un cambio de actitud hacia el sentir empieza tener lugar en el que el miedo a sentir se cae. Y ahora, todo es bienvenido. Porque la vida, por experiencia, nos ha mostrado el beneficio de poder atravesar esas nubes, y que no hay nube que no nos pueda superar.

Para las personas familiarizadas con las enseñanzas de Un curso de Milagros, lo que acabo de compartir puede resumirse en este párrafo: “Escapar de la oscuridad comprende dos etapas: Primera, el reconocimiento de que la oscuridad no puede ocultar nada. Este paso generalmente da miedo. Segunda, el reconocimiento de que no hay nada que desees ocultar aunque pudieses hacerlo. Este paso te libera del miedo. Cuando ya no estés dispuesto a ocultar nada, no sólo estarás dispuesto a entrar en comunión, sino que entenderás también lo que es la dicha y la paz.” T-1.IV.1:1-5

Para los simpatizantes de la Biblia sería: "Aunque pase por el valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque tú estás conmigo; tu vara y tu cayado me infunden aliento." [Samos 23:4] "13 Entrad por la puerta estrecha, porque ancha es la puerta y amplia es la senda que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella. Porque estrecha es la puerta y angosta la senda que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan." [Mateo 7:13-14]

Esa puerta estrecha es la puerta del sentir. Y es paradójicamente, la puerta a través el cual no queremos entrar, ¿por qué? ¡Porque duele! Pero es la ¡única salida!

Si no doliese, todo el mundo la atravesaría. La pregunta es, ¿por qué el amor ha puesto una puerta tan dolorosa para atravesar? Y la respuesta, el amor ¡no ha puesto nada! Ese es el muro sólido que nosotros mismos construimos para evadir el amor. Esa es la distancia que el Hijo Prodigo antepuso ante Su Padre. Y esa distancia es la que nuestro sentir, que se interpone entre “yo” y mi hermano se tiene que atravesar para unirme a mi hermano (para unirme a mi mismo).

Por lo tanto, si nuestro deseo profundo es sanar, utilicemos el tiempo, no para olvidar, no para evadir, sino para sentir, para perdonar, para mirar todo eso que nos duele, todo eso que nos asusta, y abrazarlo, amarlo. Es así como el miedo se atraviesa. ¿Para qué? Para aprender a amarlo ¡todo! Para poder ¡amarme completamente!

Thursday, February 14, 2019

¿Cómo Rendirse Uno A La Vida?

Pregunta: “Buenos días Nick, En cada meditación veo que estoy aferrada al control y en el miedo, a pesar de que mi mente= conocimiento y no certeza sabe que el control es una ilusión.  Cada mañana le pido al Mi Ser, al Amor que me muestre como rendirme a la vida, al Amor que Soy y veo que a pesar de quererlo hay resistencia a hacerlo y que además no se hacerlo, ni sé escuchar al Amor. ¿Cómo rendirse uno a la Vida? Un abrazo y muchas muchas GRACIAS por tu Bloc, tus vídeos, tu Presencia....tu entrega y Amor BENDICIONES”

Comentario: El problema no es rendirse la vida, el problema es el “cómo”. En otras palabras, rendirse a la vida es la aceptación total de este momento. Es lo-que-es. El “cómo”, que ahí es donde surge la pregunta, es que ese que pregunta “cómo rendirse la vida” es el problema.

A lo que voy es, ese que pregunta cómo rendirse a la vida, ese es el obstáculo. Por ejemplo, dices, “Cada mañana le pido al Mi Ser, al Amor que me muestre cómo rendirme a la vida,…” Ese que le pregunta a “su ser” es el ego mismo. ¿Ves que curiosa la trampa?

Es toda una paradoja. Para experimentar el despertar tengo que dejar de desearlo. Para experimentar la paz tengo que dejar de desearla. Para experimentar la felicidad tengo que dejar de desear.

Y sin embargo se nos dice, y yo lo he dicho muchas veces sólo que desde otro contexto, que lo más importante es desear la paz de Dios. Pero como las palabras son tan limitadas aparenta como que me estoy contradiciendo. Pero a lo que le estoy hablando NO ES al personaje. Le estoy hablando a la mente que sueña personaje "yo". El mensaje va dirigido a la mente que suene el personaje. En mi caso, yo no me levanto por las mañanas pidiéndole al Ser o al amor que me muestre cómo rendirme a la vida.

Simplemente en silencio, siento éstas palabras; "hoy se hace en mí Su Voluntad." De ahí en adelante confío en lo que esté teniendo lugar en cada momento. Observó los pensamientos que surgen, observo las historias que la mente constantemente fábrica, observo las interacciones que tengo con el mundo, observó los miedos que puedan surgir, observó los deseos que puedan surgir, y me rindo a todo eso. Que es lo mismo que decir, lo entrego al Origen. Eso es todo lo que hago.

Lo que hace este proceso tan difícil, y me imagino que es por eso que surge tu pregunta, es que no estamos acostumbrados a sentir los sentimientos que surgen. Creámoslo o no, no tenemos problema lidiando con pensamientos ni circunstancias. Solo que en el momento que el sentimiento surge, ahí es donde se pone dificultosa la práctica. Por eso escuché una vez decir, imagínate la catástrofe más horrorosa que pudiese tener lugar en tu vida, sólo que no hubiese un sentimiento alrededor de ella, ¿sería entonces eso para tí un problema? La respuesta es obvia; no.

Pues lo que estamos aprendiendo ahora, es adentrarnos profundamente en cada uno de nuestros sentimientos. En vez de huir de ellos, esta vez permitimos que nos atraviesen. Pero para que eso tenga lugar necesitamos identificarnos con el sistema de pensamiento del Espíritu Santo (Mente Recta, Mente Cuerda, Sabiduría Interna, Silencio, etc.). De lo contrario será imposible. Porque con el sistema de pensamiento del ego el terror sería tan grande que no podríamos afrontar el sentimiento.

De hecho, eso es lo que lleva a que en ocasiones extremas algunas personas se suiciden. No el sentimiento en sí. Sino que la historia que la gente se cuenta alrededor de él. Por lo tanto, identificarse con el sistema de pensamiento del Espíritu Santo es muy simple. Podría citar cientos y cientos de extractos del Curso de cómo hacer eso. Pero siempre me he sentido a elegir el mismo porque siento que aplicado de corazón resume la práctica del Curso en su totalidad. Y ese es el siguiente; “Cuando de alguna manera tu paz se vea amenazada o perturbada (cuando me encuentro interpretando, juzgando, sintiendo), afirma lo siguiente: No conozco el significado de nada, incluido esto. No sé, por lo tanto, cómo responder a ello. No me valdré de lo que he aprendido en el pasado para que me sirva de guía ahora." T-14.XI.6:6-9

Tú estás emprendiendo un camino diametralmente opuesto a todos los que has seguido en el pasado. Este es un camino que no te lleva a evadir nada. Todo lo contrario, te lleva a afrontarlo todo. A que mires los miedos de frente. No para asustarte, sino para que puedas tener la experiencia directa de que todos esos miedos son falsos, eran fabricaciones mentales que te las creíste.

Cuando permites que el Espíritu Santo (Sabiduría Interna, Esencia, Dios, Jesus, Krishna, Buda, como le quieras llamar) comparta Su visión de cómo mirar todos y cada uno de los miedos, no podrás sino que terminar riéndote. Esto me recuerda el siguiente extracto del Curso cuando nos dice, “Él te exhorta a que lleves todo efecto temible (tus interpretaciones de lo que sientes y de lo que piensas) ante Él para que juntos miréis su descabellada causa y os riáis juntos por un rato (pues reconoces su irrealidad). Tú juzgas los efectos (lo que piensas y lo que sientes), pero Él ha juzgado su causa (la mente que los proyecta). Y mediante Su juicio se eliminan los efectos.” T.VIII.9:1-5

Por lo tanto, no hay respuesta a tu pregunta. Lo que hay es un deseo profundo en ti por dejar de sufrir. Y eso no ocurre a raíz de una contestación intelectual. Ocurre a raíz de una rendición total. Una rendición total en la que no hay preguntas, sólo aceptación total de lo-que-es. Mi vida es una rendida a cada momento. No sé lo que el futuro depara para mí. No sé la decisión que voy a tomar en cada instante. O mejor dicho, la decisión que se tomará a través de mí en cada instante. Ahora es escribir estas palabras. Ya veremos qué sucederá después. Pero sea lo que sea que tenga lugar en mi vida, es lo mejor que me puede ocurrir. Eso para mí, es rendirse a la vida.

Wednesday, February 13, 2019

Soy Terapeuta, ¿Es Normal Perder Clientes Cuando Se Empieza a Deshacer al Ego?


Pregunta: "Hola Nick! Quería hacerte una pregunta: Soy terapeuta energético y bueno descubrí la psicoterapia de un curso de milagros y la estoy aplicando en mis terapias, pero no se que ha pasado desde que la estoy utilizando han parado de llegar los clientes.. no sé lo que pueda estar pasando. Has tenido algún caso parecido? Gracias. Un abrazo”

Comentario: El objetivo del curso no es que un “yo” personal adquiera clientes para “sanarlos”. Es recordarle a la mente que sueña este sueño qué ese “yo” que me creo ser no es real. La relación terapeuta y paciente es para que, juntos, agarrados de la Mano del Espíritu Santo, que en este caso el terapeuta lo sabe aunque el paciente no, se unan en ese propósito. Cuando el propósito está establecido, el Espíritu Santo genera todos esos encuentros para beneficio de la mente, no para beneficio de ninguna de las partes “individuales”, aunque así lo parezca.

Miremos lo que el Manual de Psicoterapia del Curso nos recuerda: "Muy sencillamente, el propósito de la psicoterapia es eliminar los obstáculos a la verdad...Dios ha dado a todo el mundo un Maestro (Espíritu Santo) Cuya sabiduría y ayuda sobrepasan ampliamente cualesquiera contribuciones que un terapeuta terrenal pueda proveer. Sin embargo, hay momentos y situaciones en las cuales una relación terrenal paciente-psicoterapeuta se convierte en la manera a través de la cual Él (Espíritu Santo) ofrece Sus más grandes regalos A AMBOS." P-1.1:1...4-5

Dado ese el caso, cuando tú, y repito, cuando tú, y solamente tú deseo profundo es recordar la Verdad, el Espíritu Santo te utiliza como vehículo a través del cual, si en tu caso ser terapeuta es la manera en que Su mensaje es recordado para ti, y a su vez se extiende “otros”, siempre tendrás lo que sea necesario para que puedas ser sostenido en este mundo ejerciendo tu carrera como terapeuta. Como nos lo recuerda el Manual de Psicoterapia del Curso: “Nadie puede pagar por la terapia, pues la sanación es de Dios y Él no pide nada. Sin embargo, es parte de Su plan que todo en este mundo sea utilizado por el Espíritu Santo para ayudar a cumplir con el plan. Aun el terapeuta avanzado tie¬ne algunas necesidades terrenales mientras está aquí. Si ne¬cesita dinero se le dará, no como pago, sino para ayudarle a desempeñarse mejor dentro del plan.” P-3.III:1-4

El Dr. Kenneth Wapnick, cuando hacia formaciones para terapeutas basadas en las enseñanzas de Un curso de Milagros les recordaba qué tenían que tener mucho cuidado cuando se encontraban buscando pacientes. Si tú, por ejemplo, te formaste como terapeuta en la disciplina que sea, cuyo propósito es “curar” otros cuerpos, y ahora estás emprendiendo un camino en el que el recuerdo de lo que realmente eres (no un cuerpo separado) está siendo establecido, si esa terapia sólo sirve como distracción pueda que te encuentres en la tesitura en la que dejan de llegar pacientes.

Pues ahora se está poniendo en cuestión todas las creencias que tienes acerca de lo que tú eres y de lo que tu “realidad” es. Se pone en cuestión todos tus valores: el miedo a perder el aspecto económico se pone en cuestión, el miedo a perder tu identidad como terapeuta se pone en cuestión, pero si todos esos miedos e incertidumbres se ponen al servicio del perdón, la vida los utilizará para liberarte del miedo y hacerte consciente de tu verdadera esencia.

Según esa certeza se va estableciendo, de nuevo, si tu función en este mundo es ser terapeuta, la vida te utilizará, y te presentará los pacientes que sean necesarios para que juntos se hagan conscientes de la verdad, mientras que simultáneamente, repito, si tú necesitas ingresos para poder sostenerte en este mundo como terapeuta se te serán proveídos.

La diferencia es, tengas pacientes o no, descansas en esa paz desde la cual sirves de ejemplo para todo aquel que la vida ponga en tu camino. En ese sentido, creámoslo o no, aunque algunos se dediquen oficialmente a ejercer la carrera de terapeutas, la realidad es, TODOS SOMOS TERAPEUTAS. Eso es a lo que Un curso de Milagros se refiere a Maestros de Dios. “Todos somos Sus psicoterapeutas, pues Quiere que todos seamos sanados en Él.” P-1.5:10 El que barre las calles por la mañana en un parque y te ofrece una sonrisa que te calma en un momento que sientes angustia, ese es tu terapeuta. El taxista que estaba de mal humor y al ir tú en su coche le ofreces unas palabras que le apoya a sentirse mejor, aunque tu carrera sea la de contabilidad, ese era tu paciente.

Y en una relación “formal”, terapeuta-paciente, recuerda: “Pues la psicoterapia, entendida correctamente, enseña el perdón y ayuda al paciente a reconocerlo y a aceptarlo. Y en su sanación EL TERAPEUTA SE PERDONA JUNTO CON ÉL.” P-1.2:6-7

Ahora, mas que nada, es imperativo que recuerdes tu única función, la cual es perdonar. Observa todo miedo qué surge, ya sea el de la posibilidad de perder los pacientes o clientes, el de quizá dejar de ejercer esa terapia, que aunque en un pasado tuvo una función, con tu nueva comprensión pueda que ya deje de ser útil, o pueda que sigas ejerciéndola ya que cualquier terapia en manos del Espíritu Santo es útil, el miedo a perder tu identidad, estatus, posición social, en fin, todo miedo que de una forma u otra se genere, se pone a disposición del plan de Dios para la salvación de la mente.

Al final de cuentas, tu deseo más profundo es sentirte libre. No libre de problemas, pues en este mundo, como decía un ministro en California, o estás en un problema, saliendo de uno, o listo para entrar en otro. Pero lo que sí puedes ser libre, es del miedo y la preocupación. Y eso se establece inmediatamente en la mente cuando la misma está presente, regida por el sistema de pensamiento del Espíritu Santo. Él es el que dulcemente te recuerda en cada momento: , “Si supieras Quién camina a tu lado por la senda que has escogido, sería imposible que pudieses experimentar miedo.” T-18.III.3:2

Monday, February 11, 2019

Amar es Simple, Odiar es Difícil, Sin Embargo…

En el proceso de deshacimiento del miedo, aunque amar, que es nuestra verdadera naturaleza, es tan simple, la resistencia inconsciente al amor hace que eso que es tan simple se experimente como algo tan difícil.

Lo que he podido observar es, primero tengo que ser brutalmente honesto conmigo mismo y darme cuenta de cuanto miedo hay en mi. Esto puede ser muy difícil para algunas personas aceptar, sobre todo cuando entramos en el camino “espiritual” porque existe la tendencia de negar esos condicionamientos. En muchos casos hay quienes creen que han “superado” eso, quizás porque se rodean de gente que piensa de la misma manera, o evitan circunstancias y escenarios que según ellos son “negativos”.

Lo que estoy haciendo hincapié con este escrito es, no intentar suprimir esos aspectos oscuros solo porque nos hemos llenado la mente de conceptos espirituales. Sino que ser lo suficientemente honestos, y humildes, para reconocer que necesitamos ayuda. Pues el amor que mora en nosotros no puede hacer nada si se mantiene negado bajo conceptos como, “yo soy la luz del mundo”, “yo amor a todos mis hermanos”, soy el amor de Dios…”, que aunque todo eso es verdad, la pregunta honesta es, “¿cómo en realidad me siento?”

Esa pregunta pasa por alto la conceptuación intelectual y me lleva directo a lo que realmente siento. Y es ahí, en ese sentir crudo, donde se hacer el trabajo. Es como un alcohólico que cree no tener un problema. Dado ese el caso, no tendría sentido ir a las reuniones ni hacer los 12 pasos. ¿Por qué? Porque eso, en un principio, requiere sacrificio (dejar de beber solo por hoy). Y cuando su condicionamiento es el de beber, cuando su cuerpo lo “necesita”, cuando se lo pide a gritos, dejar de beber, aunque solo sea por hoy, es mas que un sacrificio, es una muerte súbita, es muy doloroso. Pero hasta que no llega el punto en el que reconoce que no puede con el problema, no puede caer HUMILDEMENTE de rodillas y rendirse. Solo cuando reconoce que necesita ayuda es que se abre completamente a recibirla.

Me encantan los primeros tres pasos de Alcohólicos Anónimos porque representan humildad y una entrega total a Dios:

Primer Paso: Admitimos que éramos impotentes ante el alcohol, que nuestras vidas se habían vuelto ingobernables. (Humildad)
Segundo Paso: Llegamos a creer que un Poder superior a nosotros mismos podría devolvernos el sano juicio. (Humildad)
Tercer Paso: Decidimos poner nuestras voluntades y nuestras vidas al cuidado de Dios, como nosotros lo concebimos. (Entrega a Dios)

Si no soy lo suficientemente humilde para reconocer que hay ira en mi, resentimiento en mi, en fin, miedo en mi, no puedo recibir ayuda. Esto no significa que ahora agarro todo ese miedo y me siento culpable por tenerlo. Recordemos que, si no hubiese miedo en nosotros, ¡NO ESTERIAMOS A AQUÍ! Todo “aquel” que ya está en ese estado de unión con el Amor, ¡no se esconde en un cuerpo! Pero si estoy abierto a reconocer cuanto miedo le tengo al amor, ENTONCES puedo abrirme a MIRAR TODO lo que está escondido en el inconsciente, solo que esta vez con un Nuevo Maestro (Espíritu Santo).

Ahora voy caminando por el valle de las sombras, no escondido en una cueva pretendiendo que estoy “bien” porque me encuentro meditando diciendo para mis adentros que soy amor, que solo siento amor y que todo es amor, mientras tengo terror de abrir los ojos y mirar lo que tengo a mi alrededor.

Todo lo contario, camino por el valle de las sombras AGARRADO FIRMEMENTE de la Mano de Aquel que me acompaña, MIRANDO TODOS LOS RINCONES de “MI MIEDO”, sin esconder ninguno, sin azucararlo con conceptos espirituales, sin pretender que no está ahí, y muy importante, SIN SENTIRME CULPABLE por sentir miedo. Es así como puedo entonces recibir ayuda. Esa es la verdadera humildad. “Bienaventurados los humildes, pues ellos heredarán la tierra.” [Matéo 5:5]

Por eso es que este trabajo, como decía un ministro en los Estados Unidos, no es para cobardes. Un curso de milagros habla de no ocultar el miedo de la siguiente manera en múltiples ocasiones:

“Escapar de la oscuridad comprende dos etapas: Primera, el reconocimiento de que la oscuridad no puede ocultar nada. ESTE PASO GENERALMENTE DA MIEDO. Segunda, el reconocimiento de que NO HAY NADA QUE DESEES OCULTAR aunque pudieses hacerlo. ESTE PASO TE LIBERA DEL MIEDO.” T-1.IV.1:1-4

“Recuerda que tienes que ATRAVESAR LAS NUBES (el miedo) antes de poder llegar a la luz…Trata de ir más allá de las nubes utilizando cualquier medio que te atraiga. Si te resulta útil, piensa que te estoy llevando de la mano, y que te estoy guiando. Y te aseguro que esto no será una vana fantasía. W-pI.70.8:5..9:2-4

Cuanto más te aproximas al sistema de pensamiento del ego, MÁS TENEBROSO Y SOMBRÍO SE VUELVE EL CAMINO…Estáte dispuesto a juzgarlo CON ABSOLUTA HONESTIDAD. PON AL DESCUBIERTO LA TENEBROSA PIEDRA ANGULAR DE TERROR sobre la que descansa Y SÁCALA A LA LUZ. Ahí verás que se basaba en la insensatez y' que todos tus miedos eran infundados.” T-11.In.3:5..8-10

Reconozco, por lo menos para mí, y solo puedo hablar de mí, que este trabajo no ha sido fácil. Pueda que para otros así lo sea, y dado ese el caso, respeto su guion. Pero para mí, no ha sido así. Ha sido, y sigue siendo, estar dispuesto a mirar CON HONESTIDAD las sombras que hay escondidas EN MÍ que me separan de mi hermano (de mi mismo). Pero para los que estamos dispuestos a seguir mirando, y así poder compartir la Visión de Aquel que nos guía, recordemos entonces:

"Lo único que necesitas hacer para morar aquí apaciblemente junto a Cristo, es compartir Su visión. Su visión se le concede inmediatamente y de todo corazón a todo aquel que esté dispuesto a ver a su hermano libre de pecado. Y TIENES QUE ESTAR DISPUESTO A NO EXCLUIR A NADIE, si quieres liberarte completamente de todos los efectos del pecado. ¿Te concederías a ti mismo un perdón parcial? ¿Puedes alcanzar el Cielo mientras un solo pecado aún te tiente a seguir sufriendo? El Cielo es el hogar de la pureza perfecta, y Dios lo creó para ti. Contempla a tu santo hermano, tan libre de pecado como tú, y permítele que te conduzca hasta allí."T-22.III.13:1-7

Y de nuevo, solo puedo contemplar a mi santo hermano libre de pecado, SI YO ESTOY LIBRE DE PECADO. Y para yo estar libre de pecado tengo que reconocer que deseo el pecado. Es por eso que necesito ayuda. Y recordemos que pecado significa error de percepción. El Hijo de Dios no puede “pecar” porque es inocente. Pero, sí, puede confundirse con relación a su inocencia, y ese error de percepción (pecado) no necesita castigo, necesita corrección. Eso es lo que el Espíritu Santo, Sabiduría Interior, Esencia, Cristo, Dios, o como se le quiera llamar hace por nosotros. Amorosamente CORRIGE, no “castiga”. Y solo puede hacer Su trabajo cuando se le pide ayuda. Y solo se le pide ayuda cuando soy lo suficientemente humilde en reconocer que la necesito. Y solo puedo reconocer que la necesito cuando estoy dispuesto a no esconder ninguno de mis miedos. Y mi motivación para no esconder ninguno de mis miedos es el deseo profundo de experimentar el amor que soy. No deseo nada más.

Sunday, February 10, 2019

Cómo Olvidar una Ex, y Cómo Soltar el Apego al Marido


Estas dos preguntas que se me hicieron, opté por responderlas en un solo escrito debido a, aunque en la superficie se perciban como diferentes, en realidad son bastante similares.

Pregunta 1: “hola Nick es un placer poder comunicarme con vos! quería hacerte una pregunta. no sé exactamente como hacerla. pero necesito olvidarla a una ex novia que pasó mucho tiempo, exactamente 10 años, durante ese tiempo tuvimos encuentros, el último fue este jueves, siempre nuestras vidas se vuelven a cruzar. me produce mucha ansiedad, desequilibrio está situación, no se como hacer para olvidar y mirar al horizonte porque actualmente estoy en pareja con otra persona. desde ya gracias”

Pregunta 2: “No logro no dejar de sentir tristeza por los conflictos en mi matrimonio de 25 años, no se como salir, tengo pánico de soltar esto, y eso que he escuchado tantos videos , que desgaste .... cono hiciste para dejar ir tanta gente sin que te duela tanto????”

Comentario: Empezando por la primera pregunta, el objetivo no es “olvidar” ninguna ex pareja. Es más bien poder observar ese recuerdo libre de contenido. Porque la realidad es, “nosotros”, siendo marionetas de la totalidad, no controlamos los pensamientos que surgen. Son simplemente nubes pasajeras que, si se les permite ser, sin resistirlas, sin juzgarlas, continúan su rumbo. El problema que veo aquí, y es solo mi interpretación, que al ese recuerdo no haber sido perdonado, se mantiene recurrente. Recurrente a nivel mental, y recurrente a nivel físico en el sentido de que continúan cruzándose en el camino.

Así que voy a elaborar en función a cómo entiendo los conceptos que he aprendido y a cómo los vivo. Dado que todos somos parte de lo mismo, de la misma Fuente, del mismo Amor, esa “ex pareja” tiene que, por consiguiente, formar parte de esa misma fuente de la que tú formas parte de. Entonces, si la rechazas a “ella, tienes que por consecuencia estar rechazando una parte de ti. Y como a través de “ella” sigues rechazandoTE, la vida la sigue poniendo de frente hasta que puedas acoger, aceptar, amar, perdonar totalmente eso que estás rechazando.

Esto no implica qué tienes que compartir con ella, ni invitarla a tu casa. Pues no quiero que confundamos lo que tiene lugar en la experiencia del mundo con lo que está teniendo lugar en la mente. Porque es lo que está teniendo lugar en tu mente, tal como tú mismo dices, “me produce mucha ansiedad, desequilibrio está situación…” que necesita ser acogido, amado, perdonado, no rechazado. Ese rechazo a ese pensamiento, que una vez más, no eres “tú” quien lo controla, te pone en guerra contigo mismo, lo que a su vez, continúa alimentándolo. ¿Ves como es un callejón sin salida? Intentar "olvidarlo" no te saca de tu encrucijada, simplemente, le das más poder.

Una vez eso ha sido perdonado, pueda que no necesites encontrártela de nuevo. Inclusive, pueda que el pensamiento de ella deje de surgir en tu mente. Y si por la razón que sea el pensamiento surgiese, o te cruzases con ella en el camino, lo único que habría sería una sensación de amor y de comprensión. Pues, de nuevo, ella no es algo “separado” de ti. Ella simplemente te muestra, al igual que todo en el mundo te muestra, todo aquello que hay en ti, que, o estás aceptando, y ahí no habría nada que perdonar, o estás rechazando, con el propósito de que pueda ser acogido, perdonado, aceptado, amado. Es así cómo se restaura la unidad, el amor EN TÍ.

Ahora, necesitamos ver algo que puede ser la razón por la cual se te dificulta perdonar. Dices que estás en otra relación de pareja. La pregunta que te tienes que hacer ahora es, "¿cuál es el propósito que tiene esa nueva relación para mí?" Y aquí es donde la pregunta que haces se encuentra con la segunda pregunta que la otra persona hace. Tú quieres olvidar a una ex pareja y la segunda pregunta quiere aprender a soltar el apego a la suya y así poder dejar de sufrir.

En tu caso, al igual que en la de la otra persona que hace la segunda pregunta, si el deseo por una relación es satisfacer un placer, llenar un vacío, completarme, no habrá forma de escape porque esas relaciones se convierten en dioses. Si, por el contrario, mi deseo profundo es restaurar la paz y el amor de mí, a raíz de la ÚNICA relación que de verdad es importante, la relación conmigo mismo, la relación con la Fuente, la relación con Dios, ENTONCES, todo lo que está teniendo lugar en nuestras vidas, pensamientos que se quieren olvidar, desapegarse de una relación humana, todo eso se utiliza con el propósito que se ha establecido. Como ya no se desea nada más, salvo la paz interior, memorias de una ex pareja, miedo a soltar una pareja, y todo lo que se experimenta en este mundo, da pie al trabajo. Y según la mente se va sanando, a raíz de un apego total al amor de Dios, el desapego hacia el mundo va poco a poco teniendo lugar.

Lo que entonces empieza a experimentarse es una ligereza, una tranquilidad, un espacio de total apertura en la que se pueden disfrutar las experiencias del mundo, porque paradójicamente, ya no se desean. Y reconozco que esto que acabo de compartir pueda sonar muy ridículo. ¿Cómo es posible disfrutar de algo que no deseo? PORQUE NO HAY APEGO, no hay miedo. A eso es a lo que me refiero. El deseo no viene teñido de apego, es solo un deseo, como el deseo de comerse un pedazo de pastel. Si el deseo surge, se observa sin hacer nada especial de él. Si hay pastel, se come y se disfruta. Si no hay pastel, no pasa nada. Ese deseo no se convierte en un obstáculo a la paz. ¿Vez la diferencia?

El disfrute verdadero sólo puede tener lugar cuando no hay miedo. En ese sentido, es como observar la vida ocurriendo, ofreciéndome todos sus regalos. Me los puedo disfrutar sin necesidad de que permanezcan conmigo, porque YA ME SIENTO PLENO CONMIGO MISMO.

Resumiendo, y no me tienen que hacer caso, es solo una sugerencia, yo me olvidaría de intentar olvidar a una ex pareja, y a la otra persona, yo me olvidaría de como intentar dejar de sufrir o desapegarme, en su caso, de su marido. A los dos les digo, utilicen la experiencia que la vida les brinda para poner sus valores en orden. Y el primero, el que necesita encabezar esa lista de valores es, lo único que deseo SOBRE TODAS LAS COSAS es acercarme cada vez más a mi Padre. Que se haga en mí Su Voluntad. Si eso se desea de corazón, la vida misma se encargará de proveer los medios que sean necesario para que se cumpla ese propósito.

Y aquí voy a compartir una advertencia. Y esta es la parte que no nos gusta escuchar. Cuando de corazón se desea recordar el amor que somos, lo primero que tienen que ser expuestos a la luz son los obstáculos. Y aquí viene la parte consoladora. La vida muy amorosamente nos llevará a mirar los obstáculos que estemos listos para mirar, y nunca nos presentará nada que no estemos preparados para afrontar. Es por eso que mientras atravesamos esas densas capas de nubes de miedo, que una y otra vez, nos aferremos a nuestro propósito, el cual es, perdonar.

Estas palabras no las comparto porque las he leído en un libro de texto. Las comparto porque son mi vida, son mi propósito, mi experiencia, y mi práctica diaria. Yo no sé lo que es vivir un segundo sin tener a Dios en mi corazón. Y si me preguntan por qué soy feliz, la contestación es muy clara y obvia; porque confío en Dios. No por lo que “tenga” ni por lo que “alcance”, ni por lo que “haga”. Mi felicidad es la de mi Padre, y donde quiera que "yo" esté, sé que Él está ahí conmigo. Y lo que esté teniendo lugar en mi vida, sé que es Su Voluntad, SEA LO QUE SEA: tener dinero como no tenerlo, tener trabajo como no tenerlo, tener pareja como no tenerla, estar sano como no estarlo, que las cosas vayan de una manera u de otra, etc. Y aunque Su voluntad es la que siempre se ha hecho, independientemente de que yo crea haber podido hacer algo "diferente", la diferencia ahora es, que confío SOLO en Su Voluntad y no en la mía. Eso para mí, el "secreto" de la verdadera felicidad.

Saturday, February 9, 2019

¿Podrías Compartir Sobre el Propósito de los Perros y el Maltrato de Animales?

Pregunta: “Hola Nick  espero estés bien. me gustaría  ver si pudieras compartir algo sobre  los perros en nuestra vida. Si somos una misma mente y todo es un sueño, un perro también tiene un propósito por así decirlo. Y por otro lado últimamente opino mucho sobre el maltrato animal, ya que aquí en México hay muchos perros que no los tratan bien y me duele mucho ver a un perro así, no sé si pudieras compartir algo sobre este tema. de antemano gracias. Saludos Nick”

Comentario: Los “perros” al igual que “nosotros” no tenemos ningún “propósito”. Sólo que “nosotros”, la especie en este sueño que posee un intelecto y la capacidad de “pensar” y “conceptuar”, a ese se le adjudica un “propósito”, el cual para efectos, solo de lenguaje, es perdonar. Todos siendo procedente de una misma mente, no implica que hay perros, seres humanos, al igual que toda la diversa gama de formas. Implica que sólo hay una mente indivisible en todos los aspectos. A eso se le considera como no-dualidad o Dios.

Con relación ahora al maltrato de animales, lo primero es tener claro que el mundo es un holograma lleno de imágenes de todos los “diferentes” colores, formas y tamaños. El “yo”, que me creo ser, también forma parte de ese holograma. Solo que al percibirme “separado”, es lo que la mente utiliza para mantener su atención en el sueño y pasar por alto que su realidad es mente soñadora, mente Una, es Eso que lo abarca todo.

Cuando percibo en el mundo animales maltratados, que no difiere de un terrorista, que no difiere de un niño abandonado, y a su vez, que no difiere de su contraparte, algo que deseo obtener del mundo que valoro, todo eso me pone en contacto con sentimientos y emociones profundamente ocultos, que sino recuerdo mi propósito, el cual es perdonar, me creo toda la película. Ahí es que se me olvida, una vez más, que soy la conciencia que muy amorosamente observa sin juzgar. Recordemos que: "El perdón, en cambio, es tranquilo y sosegado, y no hace nada..Simplemente observa, espera y no juzga." W-pII.1.1.4:1,3

Así que, el problema nunca tiene que ver con lo que está “ocurriendo” en el sueño, sino creerme el sueño como si fuese mi “realidad”. Al creerme el sueño como mi “realidad”, tengo que entonces haber negado mi Verdadera Realidad; que es Dios, que es Amor, que es Unidad.

Como podemos ver, tu pregunta, aunque en la superficie aparenta ser una que quiere hacer una diferencia en el mundo y que viene de una persona que se apiada, y que siente mucha compasión por los animales, en realidad es una trampa que te montas para pasar por alto tu Verdadera Esencia. Es por eso que Un curso de milagros nos dice, "No trates, por lo tanto, de cambiar el mundo, sino elige más bien CAMBIAR DE MENTALIDAD acerca de él.” T-21.In.1:7 Cambiar de mentalidad implica, reconocer su irrealidad, y de esa manera no perder de vista lo único que es Real, el amor de Dios en ti.

Habiendo aclarado esto, la pregunta que puede surgir es, ¿eso implica que debo permitir que los animales sigan siendo maltratados y no hacer nada al respecto? ¡No! Eso no es lo que implica. Pero lo que sí implica, es desde donde estás haciendo lo que estás haciendo, ¿desde el juicio, el odio, el victimismo? ¿O desde el amor, desde la paz, desde la comprensión?

Miremos esto juntos. Todo escenario que se proyecta en este holograma llamado “mundo”, solo sirve para ponerme en contacto con todos y cada uno de los obstáculos que se han interpuesto por antes Él. Si, por ejemplo, experimento rabia al ver un animal maltratado, tengo que tomar conciencia de que esa es MI rabia, y qué NO TIENE NADA QUE VER con lo que estoy “mirando” “afuera”. Es por eso que hay lecciones del curso como las siguientes, “No soy víctima del mundo que veo.” W-pI.31 “He inventado el mundo que veo.” W-pI.32 “Hay otra manear de ver el mundo.” W-pI.33

Observemos cómo las lecciones 31 y 32 que acabo de compartir nos llevan directamente a tomar completa responsabilidad de que soy, como mente, no como persona, el responsable de el mundo que se proyecta. Luego, la lección 33, sería la manera de invocar la percepción de el Espíritu Santo, Mente Recta, Sabiduría Universal, Jesús, Dios, o como se le quiera llamar, para que me ayude a poder ver ese mundo que fabriqué desde Su visión, desde el Amor.

Es así como esa rabia que había en mí puede ser transformada en amor, en comprensión. Y las imágenes que se estaban percibiendo, en este caso, animales maltratados, sirvieron de catalizadores para que la rabia pudieses ser expuesta. Así es como se utilizan las imágenes y las experiencia del mundo para sanar. Así es como la mente se libera y el amor empieza ahora a regir nuestras vidas, no le juicio.

Una vez esto queda claro, que sería otra manera de decir, una ves nuestro propósito está firmemente anclado, que ya dijimos es perdonar, y esa no es la responsabilidad de ningún animal ni de ninguna "otra" proyección del holograma, salvo que la mía, como parte del juego que está teniendo lugar en este mundo, sin tomarse nada en serio, el amor mismo dirigirá cada uno de nuestros pasos.

Siendo ese el caso, si sientes el llamado a hacer algo con respecto a los animales maltratados, te encontrarás haciéndolo. La diferencia es, en vez de entrar en ese vínculo separando a los animales y los maltratadores EN TU MENTE como las “víctimas” y los “villanos”, serás la luz que amorosamente apoya a esos animales a que se les de amor, y que simultáneamente ve los maltratadores como el Santo Hijo de Dios inocente que quizás en su niñez han sido maltratados, y lo que puedes brindar tú ahora a ese escenario es comprensión.

Sólo en ese sentido, no sólo se les brinda ayuda a los animales maltratados, sino que también los que maltratan a esos animales pueden contactar con el amor en ellos que han olvidado a raíz de tu ejemplo. Y el escenario ahora sirve para que todos sanen, incluido tú. O mejor dicho, SOLAMENTE tú, ya que Tú (letra mayúscula) es lo único que hay.

Visto desde este nuevo prisma, ese escenario te aportó el regalo de mirar tu propia rabia. Y como efecto secundario, el regalo de que un animal pueda ser atendido, y el regalo de que un maltratador pueda ser sanado. Pero eso sólo tiene lugar cuando TOMAS COMPLETA RESPONSABILIDAD de lo que sientes, SIN CULPAR al escenario, SIN JUZGAR al escenario, permitiendo solo que la luz que mora en ti guíe todos y cada uno de tus pasos. Y para que esto tenga lugar se necesita COMPLETA HUMILDAD y un completo reconocimiento de NO SABER ABSOLUTAMENTE NADA.

¿Por qué animales están siendo maltratados? ¿Por qué nacen niños desvalidos? ¿Por qué existe el terrorismo en el mundo? ¿Por qué mi pareja se fue con otro? ¿Por qué mi madre me abandonó? ¿Por qué, por qué, por qué…? Nada de eso lo sabemos. Pero si cambiamos el “por qué” de cada experiencia y situación por un “para qué”, ahora la respuesta es muy simple y todo lo que tiene lugar en este holograma tiene perfecto sentido. Todo "ocurre" para perdonar, para ayudarme a recordar que soy Amor ¡y nada más!.

Así, es que te encuentras a ti mism@. Pues es así, como aprendes a amarte a ti mism@.