Thursday, January 17, 2019

¿Porque Se Hizo Realidad Un Sueño De Miedo (Perder la Pareja) En Vez De Uno De Amor?

Pregunta: “Hace tiempo que me llevo relacionando con una mujer, es maravillosa, me hace feliz, quiero compartirlo todo con ella, pienso que es el amor de mi vida. Y todo esto esta bien ya que me hace sentir un amor muy profundo, me ha enseñado muchas cosas. El problema es que hace un mes y medio digamos que se ha dado un tiempo y no nos estamos viendo. En el momento en que eso sucedió entré en pánico, shock, como quieras llamarlo. Fue tan intenso el dolor solo de imaginar que no vaya a volver a verla nunca.. y aún sigue siendo así, puesto que aún sigo esperando su regreso. Y no sé como responder a ello, intento mirar esto de otra manera y buscar mi paz pero me siento como partida por la mitad como si me hubieran robado algo muy importante en mi interior. También quisiera comentarte algo curioso de esto que pasó, y es que unas semanas antes de que ella me dijera que "se iba" yo soñé exactamente con que eso pasaría ¿Porque se hizo realidad un sueño de miedo en vez de uno de Amor? Creo que por eso también fue tan traumático para mí. Gracias, saludos desde Madrid.”

Comentario: Entiendo tu sentir, lo honro y lo respeto. Solo que me gustaría empezar por hacerte consciente de que en tu pregunta hay una confusión de niveles. El proceso del perdón, del deshacimiento del miedo, va enfocado a que recordemos nuestra esencia como Ser, eso que es ilimitado, amor, eso que no le falta absolutamente nada y que no desea nada de este mundo como su fuente. Si no tienes eso claro, vas a creer que el perdón es para que se cumplan tus deseos aquí, y eso simplemente mantiene a la mente distraída con el sueño. Eso no implica que no podamos vivir experiencias maravillosas en el sueño. Pero si implica no confundir el propósito que el ego tiene para el sueño con el que el Espíritu Santo tiene para él.

Miremos por ejemplo, en tu pregunta dices, “Hace tiempo que me llevo relacionando con una mujer, es maravillosa, me hace feliz, quiero compartirlo todo con ella, pienso que es el amor de mi vida. Y todo esto esta bien ya que me hace sentir un amor muy profundo, me ha enseñado muchas cosas.”

¿Puedes ver la trampa? Mirémoslo juntos:

- “Ella es el ‘amor’ (tu Dios) de tu vida.”
- “Ella me hace sentir…” (culpa proyectada haciéndola a ella tu fuente de eso que sientes que por eso es que te percibes como algo “separado” de ella [separado de Dios, de Ti] en vez de tomar consciencia de que lo que sientes proviene de ti),
- “Ella me hace feliz…” (de nuevo, tu fuente de felicidad viene de ella [del mundo] y no de Dios [de ti]).
- “Quiero compartirlo todo con ella.” Para compartir algo tienes que primero tenerlo. Si la carencia es lo que te llevó a buscar el “amor” en esa relación (fuera de ti), no puedes compartir nada que no tengas. Te sientes carente, y lo que en realidad quieres es lo que puedas derivar de ella, y a eso es a lo que tu le llamas “compartir”.


Y podríamos seguir indefinidamente para que veas cómo has idolatrado a esa persona, a lo que Un curso de milagros le llama un idolo falso. Y claro, en el momento que algo “externo” a ti la conviertes en tu fuente de todo, ¿cómo no ibas a poder sufrir cuando eso es va?

También dices, “…unas semanas antes de que ella me dijera que "se iba" yo soñé exactamente con que eso pasaría ¿Por qué se hizo realidad un sueño de miedo en vez de uno de Amor?”

Porque el sueño de amor es el recordar que TÚ ERES amor, y que este mundo es una distracción a lo que ¡TÚ YA ERES!. El sueño de miedo es la experiencia humana. Y tú crees que el sueño de “amor” es una relación especial con una pareja. ¿Ves la confusión?

Por qué crees que Un curso de milagros dice, “Los sueños que te parecen gratos te retrasarán tanto como aquellos en los que el miedo es evidente. Pues TODOS los sueños son sueños de miedo, no importa en qué forma parezcan manifestarse. El miedo se ve adentro o afuera, o en ambos sitios. O puede estar oculto tras formas agradables. Pero nunca está ausente del sueño, pues el miedo es el elemento básico de todos los sueños.” T-29.IV.2:1-5?

Por consiguiente, lo que tu tienes ahora es una oportunidad para perdonar de manera que puedas soltar el apego al mundo, que en este caso se representa como el apego a tu pareja y puedas entonces ser consciente del VERDADERO amor en ti. Mejor dicho, del verdadero amor que TÚ ERES. Y cuando eso se asiente, eso es lo que vas a compartir, ¡sin desear nada a cambio!

Claro que eso le quita todo el romanticismo del “amor” de las películas de Hollywood, que mas bien es drama. Y podrías argumentar “pero eso es lo que yo quiero”, y yo te digo, “sin embargo mira el precio que ahora mismo estás pagando. Utilizando tus propias palabras, “…entré en pánico, shock, como quieras llamarlo. Fue tan intenso el dolor… me siento como partida por la mitad como si me hubieran robado algo muy importante en mi interior.”

¿Eso es lo que deseas? Si la respuesta es no, entonces puedes utilizar esa experiencia para perdonar. Cuando hay una transformación mental las relaciones ahora se convierten en currículos para sanar. Y lo que intercambias por el drama de Hollywood es paz interior PERMANENTE!

El regalo mas grande que mi relación con Fayna me ha ofrecido es mirar los obstáculos al amor, y en ocasiones fue para mi muy doloroso. Pero esa fue la puerta para la liberación. Nuestra relación no era para hacernos fantasías de estar “juntos para siempre” en el que “ella es todo para mi y yo para ella”. Nuestra relación desde un principio tenia un propósito muy claramente establecido, perdonar. Una vez que empiezas a conectar con esa paz en ti, y aprendes a relacionarte con una compañera de camino, pues inclusive la etiqueta “pareja” se cae, no podrás vivirte en otra relación especial, por mas que lo intentes.
¿Por qué? Porque la relación especial se origina en la mente y no en la forma. ¿Qué quiere decir eso? Que si en la mente estoy identificado con el sistema de pensamientos del ego estoy en una relación especial conmigo mismo, y por consiguiente así es como me relaciono con el mundo. Si por el contrario en la mente se establece una relación Santa con el Espíritu, es esa la relación que tendré conmigo mismo, y por consiguiente así es como me relacionaré con el mundo.

Así que la pregunta que te hago es, ¿qué es lo que deseas más que nada, la paz de Dios o a tu pareja? Cuando tengas eso bien claro, tu camino de regreso a casa, de regreso a la verdadera felicidad comienza. Y te tengo buenas noticias. Si la vida te ha llevado a que hagas esa pregunta, y por alguna razón me la has dirigido a “mi”, como yo tengo claro mi deseo por recordar el amor en mi, y “tú” y “yo” al igual que "todo aquel” que se encuentre leyendo este escrito formamos parte de la misma mente, vamos juntos de camino a Casa. :)

Tuesday, January 15, 2019

¿Cómo Puede Ser La Voluntad de Dios Que Ultrajen a Mi Pareja?

Pregunta: “Hola Nick, sigo tus vídeos y comentarios desde hace unos años y con el curso unos más, has sido de apoyo en este camino. Sé que la historia de mi personaje es irrelevante, pues solo es un escenario más, pero me nace compartirla. Mis dificultades siempre han sido de tipo económica, con sentido común, hice todo lo que estaba a mi alcance para resolver la situación, pero siempre sucedía algo inesperado que me dejaba igual, me tomo tiempo, frustración, pero llegué a aceptar que no controlo el resultado, sin importar lo que me esfuerce, aún así sigo haciendo lo que el sentido común dice, luego acepte eso de que no soy el hacedor y, realmente sentí alivio porque como dices, nos libera de cualquier sentido de culpa, si algo va "mal" en mi vida, no soy yo quien hizo mal algo, yo no fallé. Mi personaje no toma decisiones, pero a este nivel si experimenta las consecuencias de las decisiones de esa Mente única, en mi caso, no poder cumplir mis deudas, que entiendo es la voluntad de la vida, trae consecuencias a este nivel, inicialmente fueron pleitos y amenazas, y desde esa posición de no soy el hacedor de esa situación, lo experimentaba sin mucho sobresalto, pero luego vinieron agresiones físicas, ahora último producto de esa situación, mi pareja fue secuestrada, ultrajada, resultando embarazada, "decidimos" interrumpir ese embarazo. Ahora estamos nuevamente en la misma escena de no poder pagar, y como consecuencia de eso, que más puede suceder?....

Ahí está mi inquietud, no siento culpa por todo lo ocurrido, lo que ocurrió es lo que llamas la voluntad de la vida o de Dios, pero aceptar eso, no quiere decir que lo mire con gusto y una sonrisa, no siento culpa pero si el dolor de la experiencia, en este caso, de ver cómo agreden a un ser querido. En un video tuyo dices que hay posibilidad que en el plan de la vida, una situación dada, no cambie, que puede que toda la vida física experimente la misma situación miserable.... realmente es tan necesario pasar por tanta intranquilidad y dolor para llegar a la paz?

Pareciera que la vida cada vez pone escenarios de prueba de más intensidad....si en mi guión está escrito vivir siempre este tipo de escenarios que hace experimente dolor, debo reconocer que siento miedo, del plan de la vida, miedo de la voluntad de Dios, de los escenarios de dolor que me tenga esperando....si hay una manera de estar en paz sin importar si veo escenas de dolor como agresiones contra seres queridos, eso es lo que pido.”

Comentario: Antes que nada, agradezco tu apertura, y quiero que sepas que no estoy aquí para hablar de conceptos espirituales sin reconocer lo doloroso que puede ser pasar por una experiencia como la tuya, sobre todo cuando la consciencia del Ser todavía no ha sido plenamente integrada. Y por eso estamos a aquí, para que mientras cada cual vive su guion, recordar ese estado de conciencia de paz y amor que vive en cada uno de nosotros y nos sostiene.

Habiendo dicho eso, voy a elaborar en la teoría y conceptos para que por lo menos pueda haber una comprensión y se habrá un espacio, si es que eso tiene que tener lugar, en el que puedas experimentar una ligereza mientras afrontas las lecciones de perdón que el guion te presenta.

Siento que hay algunas cosas que puedan haber sido sacadas fuera de contexto, así que vamos a mirar juntos tu inquietud. Empecemos por reconocer a que nos referimos cuando se habla de la voluntad de Dios. Generalmente la gente asocia a Dios con un “algo” que piensa como los humanos, y que decide que hacer con sus marionetas. Por eso es que algunas personas hablan de un dios que "castiga" y otras de un dios que "perdona". Si ese dios decide que una de sus marionetas va a ser maltratada, pues esa es su voluntad, etc. Pero no es así como se aborda el concepto De Dios.

Cuando aquí se habla de la voluntad de Dios, lo que se está reconociendo es que si la Consciencia, o Dios es lo único que hay, no puede haber una voluntad aparte a ella. Por consiguiente, nada puede proceder de un origen que no sea Dios. Observa que no estoy hablando de lo que Dios o Consciencia haga o deje de hacer. Estoy hablando de que todo lo que ocurre, si tiene un origen tiene que ser de Dios y nada mas. De lo contrario tendría que haber otra voluntad, otro “origen”.

Ahora, presta mucha atención. Como este mundo es la experiencia de la dualidad, un aspecto no puede existir sin su opuesto. Ese es el precio que tendremos que pagar si queremos seguir sosteniendo nuestra identidad separada. Es el precio que el Hijo Prodigo tiene que pagar por querer irse del Reino. En Dios no hay dualidad. En Dios lo único que hay es amor. Pero “aquí”, en este “mundo”, para que un aspecto pueda ser definido como “bueno” tiene que por ende haber su opuesto para que haya contraste.

Vamos ahora a mirar a los escenarios. Aquí se experimenta todo tipo de escenario. Y la identificación con un “yo” separado es lo que hace que los escenarios parezcan tan “reales” como “yo”. Como cuando la mente sueña un sueño. Si la mente pasa por alto el hecho de que es mente soñando un sueño, y se identifica con el personaje soñado, va a sufrir todas las consecuencias de ese sueño. No será afectada por el sueño, pero si va a experimentar el miedo como si la mente fuese el sueño mismo.

Entonces, el ser consciente de no ser el hacedor erradica todo sentido de culpa. Eso es algo que has empezado a integrar. Eso esta muy bien. Por lo tanto, trayendo conciencia a los escenarios que tienen lugar, cuando se miran desde la perspectiva del ego (yo soy el hacedor), hay sufrimiento, hay culpa y deseo de culpar. Hay preocupación, hay apego. Cuando se miran desde la perspectiva del amor (solo se hace la voluntad de Dios), hay compasión, hay aceptación, hay confianza. Eso no implica que un suceso como el tuyo se tenga que experimentar con “alegría”. Como tu muy bien dices, “…pero aceptar eso, no quiere decir que lo mire con gusto y una sonrisa…,”


Lo que sí implica es que se vive desde un estado de paz, de apertura, que sin necesidad de intentar entender, hay una confianza que no se opone al plan de la Vida, que creámoslo o no, es devolvernos a la verdadera felicidad.

No es fácil. Lo reconozco, pero es la única salida. De lo contrario la mente se sumerge en un infierno de sufrimiento, pasando por alto su esencia. Y eso es lo que el perdón nos ofrece, un recordar de nuestra esencia. Por eso es que una enseñanza como Un curso de milagros nos dice, "El milagro establece que estás teniendo un sueño y que su contenido no es real" T-22.II.7:1 O "El milagro no te despierta, sino que simplemente te MUESTRA QUIÉN ES EL SOÑADOR." T-28.II.4:2

Vamos ahora a otra de tus inquietudes. Dices, “En un video tuyo dices que hay posibilidad que en el plan de la vida, una situación dada, no cambie, que puede que toda la vida física experimente la misma situación miserable.... realmente es tan necesario pasar por tanta intranquilidad y dolor para llegar a la paz?”

Lo que intento decir es, lo que sea que esté teniendo lugar, si la consciencia ha elegido jugar ese papel, no hay nada que el personaje pueda hacer al respecto. Pero eso no es una afirmación para que el ego proyecte un futuro y empieza ahora a especular diciendo, “mi futuro va a ser así”, o “quizás dios quiere que yo sea una persona sufrida”, etc. De hecho, eso es todo lo que el ego hace para sacar la mente del momento presente. Busca memorias del pasado, y las proyecta al futuro.

El “futuro”, primero que nada ¡no existe!. Es solo un concepto que alimentamos en este momento presente, el único que hay, para castigarnos y asustarnos. Y segundo se desconoce. Es decir, tú no sabes lo que la vida depara. Lo único que sabes es que lo que sea que estés viviendo, si lo vives conscientemente no sufres.

Ahora, mi experiencia ha sido, y no digo que sea la regla de oro ni la verdad absoluta. Pero mi experiencia me ha enseñando que lo primero que necesito tener claro es, ¿qué es lo que realmente deseo, a Dios, o al mundo? En otras palabras, ¿mi relación con la paz, con el amor en mi corazón, o mi relación conmigo como “persona” y por consiguiente continuar persiguiendo los placeres del mundo?

Porque la vida en este mundo, cuando el enfoque es en el mundo, es sufrimiento. Pueda que algunos tengan un guion mas “cómodo” que otros. Pero la vida es sufrimiento en el sentido de que hagas lo que hagas, siempre vas a experimentar el opuesto de cada escenario, Y no importa cuantos logros experimentes, cuanto hayas acumulado, cuanto placer hayas derivado, no vas a salir de aquí con vida. Hemos sustituido la vida eterna por la muerte. Y lo que el perdón hace es llevar a la mente a que sea consciente de que su único problema es su deseo de seguir sosteniendo el sueño. En otras palabras, el UNICO problema que el Hijo Prodigo tiene es que no quiere regresar a casa.

Cuando tu deseo profundo es por la verdad, por el Amor, mi experiencia ha sido, y sigue siendo, que las cosas se van acomodando para que el Hijo de Dios pueda descansar antes de que la mente despierte del sueño. Pero de nuevo, aquí es donde la pregunta es, ¿qué deseas, seguir manipulando el mundo para que las finanzas se “arreglen”? ¿Para que ya no tengas mas problemas, o soltar completamente y entregarte a los brazos de tu Padre? Cuando esa intención de entrega total se asienta en la mente, observas entonces como la vida se va acomodando para que puedas vivir en paz con lo que es. Y la inspiración surge para hacer lo que sea que tengas que hacer en vez de adherirte al “sentido común”, como tu dices, que te mantiene corriendo en círculos.

El ratón en una rueda en la que corre en círculos puede utilizar todo el “sentido común” para intentar establecer una base ahí, pero cada vez que pone algo en el suelo la fuerza centrifuga lo vuela para fuera, hasta que, no por “sentido común”, sino que una comprensión le llega y le dice, ¡SAL DE LA RUEDA! Pues igual que a todos nosotros, estamos en la rueda del placer y el dolor y no queremos salir de ella. Y nos creemos “felices” cuando las cosas en la rueda TEMPORALMENTE aparentan ir “bien”, pero nos quejamos cuando las cosas en la rueda empiezan a ir “mal”. ¿Ves la trampa?

Por lo tanto, observando ahora tu experiencia, y lo que conlleva seguir sosteniendo este mundo con sus placeres y dolores, hazte la pregunta de todo corazón, ¿qué es lo que realmente deseo? Y si es la paz de Dios, puedes entonces observar como la paz te mueve, sin expectativas de nada, sin intentar controlar nada, simplemente como un pescador que después de luchar contra corriente, agotado y frustrado porque no encuentra los peces, inclusive en lugares donde antes los había, pone los remos en su barco dejando de dirigirlo en dirección a donde el cree que hay peces dado que eso es lo que su experiencia (sentido común) le decía. Ahora confía hacia donde la corriente le lleva. ¿Qué ocurre? Dos cosas; una, ¡por primera vez puede descansar! No tiene que remar ni hacer esfuerzo innecesario, no tiene que luchar. Solo cuando la consciencia lo inspira a remar rema para hacer correcciones diminutas. Y segundo, lo lleva ¡a dónde hay peces!. ¿Y sabes dónde estaban los peces? ¡EN SU PUNTO DE PARTIDA! Y él solo se alejaba a buscarlos en otro lado.

Mi vida cada vez se hace mas simple, pues estoy dejando de remar innecesariamente. Solo tomo los remos cuando se me inspira, como ahora, para compartir este comentario. Pero luego los pongo en el barco y no tomo ningún tipo de crédito por estas palabras. Estas palabras solo sirven como recordatorio, que aunque aparenten surgir de “mi”, son para que juntos recordemos lo que de verdad es importante, la paz de Dios. Eso es todo.

Sunday, January 13, 2019

Valentía Implica Total Aceptación


El concepto que el mundo tiene de valentía es luchar por lo que se desea, superar obstáculos, demostrar que uno puede, intimidar, etc. Sin embargo, una persona que acepta la vida tal como se presenta, con todas sus altas y bajas, una persona que se acepta a si misma con todos sus defectos y virtudes es una persona valiente porque no tiene miedo. Eso es lo curioso, que la valentía en realidad es la ausencia de miedo. No estoy hablando del miedo que nos lleva a si estamos cerca de un precipicio dar un paso hacia atrás o mirar hacia los dos lados antes de cruzar la calle, que forma parte del mecanismo para que el cuerpo no se haga daño. Estamos hablando del miedo sicológico. Pues el que lucha, por mas “valiente” que sea, ¿de qué le sirve la lucha, la intimidación, el “superar” lo que sea, el “yo puedo” si lo que le impulsa es el miedo, lo que le impulsa es la no aceptación de lo que es en función a lo que él cree "debería" ser?

El verdadero “guerrero” no lucha contra la vida, se abre a ella. ¿En ese contexto, quienes en realidad han sido ejemplo de verdaderos guerreros? Jesús, Buda, Gandi, al igual que muchos como ellos, porque ganaron la única batalla que todos tenemos, la batalla contra nosotros mismos. Sus mentes están en paz. Sin embargo, eso es exactamente lo que deseamos en lo mas profundo de nuestro ser. Y “luchamos” por ello. Cuando para ello ¡no hay que hacer nada!.

A mí me da vértigo las alturas. Me aterran. Eso no me hace una persona “cobarde”, ni peor que otras. Eso solo me hace una persona cuyo condicionamiento no le permite sentirse cómodo con las alturas. Luego vemos esas personas que no le temen a las alturas y decimos, “que valientes”. Y queremos ser como ellos. Y sufrimos. Y vamos a cursos de auto superación para forjar una “mejor” versión de nosotros. Sin darnos cuenta de que el negar nuestro condicionamiento solo conlleva al sufrimiento y la frustración. Pues el objetivo no es ser un “mejor” ser humano. En otras palabras, no es ser un “mejor ego”. El objetivo es reconocernos como Esencia, como Amor.

Puedo entonces ser completamente útil en otros contextos en el que la perdida de miedo a las alturas no es necesario. Como por ejemplo, desde el amor pueda que se me guie a acompañar a personas durante sus procesos. De la misma manera, una persona cuyo condicionamiento es no temerle a las alturas, desde el amor puede ser guiada a ayduar personas que se encuentran atrapados en lugares altos. Esa persona que no le teme a las alturas puede sufrir terror al perder algo muy querido y la vida pueda que me ponga para servirle de apoyo. Y viceversa. Pueda que me encuentre atrapado en un elevador panorámico en el piso 60 de un rascacielos en el que solo se puede tener acceso desde fuera y esa persona puede acompañarme y llevarme a tierra firme por su destreza y ausencia de miedo a las alturas. ¿Ven como todo tiene un orden? Pero ese orden no puede ser respetado si yo impongo el mío a raíz de mi “valentía”, que mirado ahora objetivamente es mi cobardía.

¿Significa eso que si hay algo en mi que me gustaría cambiar que no pueda hacerlo? Es mucho mas simple. Si hay algo en mí que necesita ser cambiado, LA VIDA MISMA plantará el deseo de ir en pos de ese cambio, y me proveerá con los recursos necesarios para que ese cambio tenga lugar para beneficio del Amor, no para beneficio del ego en su deseo de agrandamiento y superioridad. Por lo tanto, no tengo que “sufrir” ni “luchar” por querer ser algo diferente de lo que soy. Lo interesante es, solo si me acepto tal y como me experimento es que puedo aceptar a todos, sin necesidad de que ellos cambien. Porque detrás de sus aparentes “imperfecciones” o “diferencias”, lo que hay es la Sabiduría del Amor operando a través de todo para beneficio del Amor mismo.

Por consiguiente, eres valiente por la naturaleza de lo que eres. Te acobardas cuando quieres ser otra cosa. Y es una batalla perdida, porque nunca podrás ser otra cosa por mas que lo intentes. Eres amor. Y si quieres experimentarte como amor AHORA MISMO, acepta todo, acéptate a ti mismo, y observa como el miedo de desvanece. Eso, ¡es ser valiente!

Friday, January 11, 2019

Qué Hacer Con Los Pensamientos Suicidas

Pregunta: "Hola Nick, no se si corresponde preguntar esto por acá, pero aquí  va, es sobre el suicidio, se que has hablado antes acerca del tema pero me gustaría si pudieras abordarlo ahora con términos de un lenguaje no dual como lo has hecho con tus últimos videos, he tenido muchos pensamientos suicidas el ultimo año, estoy cansada y me surge la duda, si no soy el hacedor eso quiere decir que tampoco hay forma de escapar de esos pensamientos porque no soy yo quien los genera ni los puede controlar, por que la mente se empeña en proyectarme todo eso? Y si finalmente se comete el acto era simplemente algo inevitable de lo que tampoco tenia control? En este mundo no hay nada de real valor, estoy convencida de que este mundo no tiene ningún sentido ni nada real que ofrecerme, pero la paz interior que tanto anhelo siento que es una utopia para mí, inalcanzable, hay alguna otra forma de ver todo esto?. Un abrazo."

Comentario: Preguntas, “…he tenido muchos pensamientos suicidas el ultimo año…, si no soy el hacedor eso quiere decir que tampoco hay forma de escapar de esos pensamientos porque no soy yo quien los genera ni los puede controlar?”

Según la enseñanza Advaita, al igual que Un curso de milagros, nosotros no tenemos voluntad personal porque al igual que un sueño, los personajes soñados no tienen voluntad propia. Ellos actúan en base a lo que la mente que los sueña dicta. Ellos no pueden controlar sus pensamientos ni sus acciones en el sueño.

Ahora, según Un curso de milagros, el perdón puede tener un efecto sobre la mente que sueña el sueño, y por consiguiente experimentar un cambio en el guion. El Advaita dice lo mismo pero con diferente lenguaje. El Advaita dice que una aceptación total a lo-que-es, es la actitud que también podría actualizar en condicionamiento de la mente y por consiguiente dirigirla a soñar un guion diferente.

Pero eso ocurre a nivel de la mente que sueña el sueño, o podrías decir a nivel de la consciencia, que es la que sueña el sueño, no a nivel de la mente humana que forma parte del personaje “yo” soñado. En ese sentido, tienes mucha razón, no puedes controlar los pensamientos que surgen. Luego preguntas, “¿…por que la mente se empeña en proyectarme todo eso? La contestación simple y directa sería, porque es lo que está ocurriendo.

Sin embargo, y presta mucha atención. El problema no son los pensamientos ya que todos tenemos todo tipo de pensamientos demente. El problema es el significado que le atribuyes a ellos. El perdón según Un curso de milagros, al igual que la aceptación según el Advaita, te llevan a que puedas tomar la posición del observador de la mente al no proyectarles ningún significado, y como toda nube pasajera, continua su rumbo mientras la mente mantiene esa paz, que es su esencia natural.

Habiendo elaborado un poco con la teoría, vamos ahora a tu inquietud. Miremos los hechos. ¿Te has suicidado? La respuesta es obvia, sino le estaría escribiendo a un fantasma jejeje. Eso implica que aunque tengas pensamientos suicidas, no te toca en tu guion. Así que puedes relajarte y respirar. Si no se supone que estuvieses aquí, créeme que para la consciencia no es ningún problema sacarte de aquí, independientemente de los medios, suicidio, accidente, enfermedad, o simplemente una “muerte” repentina.

Lo que ocurre es, la mente a través de ti está comenzando a tomar consciencia para despertarse a su realidad como amor. Por algo te encuentras mirando videos y explorando información de esta índole. El conflicto que experimentas, no obstante, es que al estar uno tan arraigado a nuestra identidad “personal” que es limitada cuando nuestra esencia es Totalidad ilimitada, hay un miedo profundo a soltar esa identidad. Pero estamos ya en un callejón sin salida porque como decía Nisargadatta Maharaj, “Tienes la cabeza en la boca del tigre y no puedes sacarla.”

En otras palabras, el buscador en ti ha nacido, y eso hace que el mundo deje de tener sentido. Yo me he encontrado ahí mismo. Y lo único que puedo hacer al respecto es rendirme y confiar en el proceso a través el cual la mente dirige a este personaje “Nick”. Solo que el proceso, aunque no tiene que ser así, puede experimentarse como muy doloroso porque por un lado deseo la paz de Dios (el mundo Real), pero por el otro no quiero soltar el mundo que la mente ha fabricado por miedo a “perder” algo. Pero la realidad es que no se pierde nada, al contrario, ¡se gana todo!.

Pero esto no es algo que la mente conceptual pueda entender. Es una experiencia que va teniendo lugar según el condicionamiento de la mente se va actualizando a raíz de la practica del perdón, o aceptación total, lo cual son lo mismo.

Ahora, cuando dices, “…pero la paz interior que tanto anhelo siento que es una utopia para mí, inalcanzable…” Lo que ocurre es que pueda que el concepto que tienes de paz es inalcanzable porque es falso. El ego tiene un concepto de paz, que a su vez lo usa para sostener su identidad como ego. El ego te dice que la paz es ese estado en el que solo tendrás pensamientos “positivos” o que nunca surgirán pensamientos indeseables, que vivirás libre de problemas, que nada te va a afectar, en fin, que será un ser humano “perfecto”. Y la realidad es, este mundo es el mundo de la dualidad, por lo tanto se rige por los opuestos.

Pero hay una manera de vivir en paz dentro de los opuestos cuando la mente deja de identificarse con el sistema de pensamientos del miedo. Y eso es lo que estás ahora aprendiendo, solo que el sistema de pensamientos de miedo, al sentirse amenazado por la nueva elección, está intentando a toda costa llamar la atención; pensamientos suicidas, apatía, sin ganas de vivir, etc. Pero según se aprende a observarlo, libre de juicio, deja de tener poder sobre la mente. Entones reconoces que la paz que tanto deseas, es una actitud de plena aceptación. Aceptación del dolor y el placer, de los altos y de los bajos, y como muy bien dice la Biblia, “esto también pasara”. Así es como aprendes a vivir en paz, que es la inclusión de todo. En ese sentido, la paz deja de ser algo utópico y se convierte en algo real.


Y si por alguna razón sintieras la inclinación a buscar ayuda profesional, no lo resistas, pues no serás "tú" quien se mueva en esa dirección, será a Vida misma a través de ti moviéndote en esa dirección. El Espíritu Santo habla a través de lo que sea necesario para llevarle el mensaje a la consciencia; un libro, un terapeuta, una canción, un escrito, un video, y todo eso está en ti. Solo que hasta que lo puedas reconocer aparentará como que la respuesta viene de "fuera". Así que confía en el flujo de la Vida que muy sabiamente sabe lo que hace. Y todo lo que la Vida quiere es que seas verdaderamente feliz. Paciencia, un pie en frente al otro.

Disfrutar la Fragancia de Una Rosa Aun Sabiendo Que Se Va a Marchitar

Hay personas que le aterroriza abrirse a amar a alguien por el temor de perder eso que tanto “aman” y por consiguiente sufrir. El problema aquí es que con ese ejemplo no sé está hablando del verdadero amor. Inclusive, ni siquiera se está amando.

El amor desde el punto de vista de la condición humana es apego, es adueñamiento. Y como en el mundo nada es permanente eso que tanto “amo” en cualquier momento lo puedo “perder”. Esa falsa premisa es la que no permite que se puede abrir uno, no al amor que tiene sino al amor que uno es. Es una tesitura muy complicada para la mente condicionada a la creencia de que soy un cuerpo separado de otros cuerpos, pues quiero sentirme amado, pero no puedo abrirme a amar por el miedo a sentirme herido y por eso me niego la experiencia del amor.

La pregunta que ahora surge es, ¿y cómo puedo abrirme a ese amor? Honestamente, dado que la palabra amor está tan cargada de significado asociada con sentimientos de placer, etc., yo preferiría sustituirla por la palabra paz. Pero voy a continuar utilizando la palabra amor para efectos de este escrito solo que recuerden que de lo que estoy hablando es de paz. Pues lo que me ha servido es observar cuánto sufrimiento experimento al no querer abrirme a ese amor. Eso, por lo menos da pie al trabajo.

Solo que como el miedo es lo que está surgiendo en la mente dada la gran resistencia al amor, en ocasiones el proceso de apertura al amor puede experimentarse como muy doloroso. Pero el amor, ni el abrirse al amor es doloroso ya que si ese fuese el caso no tendría sentido abrirse al proceso. Lo que es dolorosísimo es el aferramiento tan profundo que hay al sistema de pensamientos del miedo, que es simplemente lo que creemos es nuestra identidad.

Partiendo de la creencia de que soy una “persona”, que de por si es el único problema, por ejemplo, si tengo muy arraigado como mi identidad el deseo de sufrimiento, cuando empiezo a abrirme a este camino, el no querer, inconscientemente, soltar ese sentido de identidad es lo que hace que el proceso sea tan doloroso. Porque créalo o no, derivo un gran valor en sostener esa identidad. La utilizo, como casi todos, para justificar un autocastigo por no sentirme merecedor de amor. A partir de ahí, cada uno tendrá su manera “especial” para utilizar ese deseo de sentirse como víctima sufriente en la forma en que su condicionamiento así lo dicte. Algunas personas lo utilizarán para generar atención, otras para querer castigar a “otros”, pero la justificación, sea cual sea es totalmente irrelevante.

Lo importante es, una vez que se toma consciencia de ello, y el deseo profundo es la paz, la vida me continuará presentando experiencias para que pueda mirar los obstáculos a ese deseo de manera que puedan ser deshechos, y pueda vivir en amor. Según esa comprensión se va integrando se puede observar como la tendencia es a querer amarlo todo, sin miedo a perdida ya que se empieza a ser cada vez mas consciente de ese amor interno que permanece siempre. Y el objeto (pareja, o lo que sea) al que se le extiende ese amor pueda que se vaya o pueda que se quede. Pero es irrelevante porque el objeto no es la fuente de amor. El amor como fuente es aquello permanente en nosotros que se extiende.

En una reciente conversación que Fayna y yo tuvimos, ella dijo, “Es como una Rosa que cuando se abre emite una fragancia. Pero para poder disfrutar de esa fragancia primero tienes que plantar la semilla y muy amorosamente cuidar de ella, sabiendo de antemano que la Rosa en su momento se va ha marchitar. Si el amor que se siente por esa Rosa fuese el “amor” humano, mejor sería no plantarla para evitar el dolor que tendría lugar cuando se pierda al marchitarse dado que se ha hecho de la Rosa nuestra fuente de amor. Si por el contrario tengo presente en todo momento el amor interno como mi fuente permanente, se puede disfrutar de lo que sería amar esa Rosa dentro de la condición humana, libre de miedo, sabiendo que cuando se marchite el amor permanece. Y el regalo que me pude dar mientras la Rosa estaba presente era poder disfrutar de su fragancia.”

Tuesday, January 8, 2019

Los Miedos De Su Pareja Son Tema Y Discusiones Diarias

Pregunta: "Hola Nick. Sigo en este caminar. Oye te platico otra inquietud. Sucede que tengo una pareja que piensa que el curso es una tontera. El problema es que se la pasa hablando de su miedo al futuro, la seguridad, las amenazas etc. Yo ya tengo con lidiar con mis miedos y sensaciones. Trato de estar quedó y muchas veces me funciona. Sin embargo los miedos de ella son tema y discusiones de todos los días. Si nada existe, como interpretó todos los miedos de ella? Son mis miedos? La convivencia con ella es sinónimo de problemas porque yo no le doy la importancia que ella. Sí gustas comentar. Saludos. Y mil gracias"

Comentario: Dices, "La convivencia con ella es sinónimo de problemas porque yo no le doy la importancia que ella. "

Si no le das importancia entonces no hay necesidad de hacer la pregunta. Simplemente observas a tu pareja vivir su experiencia de vida mientras tú vives la tuya.

También dices, "Yo ya tengo con lidiar con mis miedos y sensaciones. Trato de estar quedó y muchas veces me funciona. Sin embargo los miedos de ella son tema y discusiones de todos los días."

Lo miedos de ella son tema de discusión porque tu te involucras. Se necesitan dos manos para hacer "clap". Si tú no te involucras ¿donde hay discusión? Atiende a lo que se mueve en ti, que al negarlo, consciente o inconscientemente, es mas fácil proyectárselo al "otro", pero es que ¡no hay otro!

Ella simplemente te está poniendo en contacto con tu más profundo sentir. Cuando ese sentir está perdonado, ¿dónde está el problema? Ella siente y dice lo que dice, y tú simplemente observas. Y si no hay necesidad de seguir conviviendo con ella, la vida te saca de ahí. Solo que si eso ocurre, sabes que la situación ha sido perdonada cuando no hay resentimiento hacia tu pareja ni miedo. Lo que hay es el recuerdo del amor que los unió para recordar que el único propósito de toda relación es perdonar.

Si no obstante, sales de esa relación culpando, justificando, atacando, resentido, ya sabes que el perdón no se ha consumido, y la vida te está brindando un descansa para que cuando estés listo puedas volver a mirar ese obstáculo en otro escenario de relación, que puede ser pareja, amigo, conocido, jefe, trabajo, el taxista, vecino, etc. A menos que eso solo se puede trabajar en un entorno de relación de pareja, y en ese caso, la próxima relación brindará los obstáculos al amor todavía no perdonados.

Y finalmente dices, "Sucede que tengo una pareja que piensa que el curso es una tontera." 

Y el Espíritu Santo se ríe y la ama igual.

Monday, January 7, 2019

No Hay Congruencia En Mi Vida ...Estoy Cansada

Pregunta: “Nick una pregunta... Como puedo conectar ,integrar  experimentar todo lo que he leído y aprendido en el Curso de Milagros? Me encuentro de repente en una controversia interna.  No hay congruencia en mi vida ...estoy cansada.”

Comentario: Permíteme empezar por la oración con la que cierras tu pregunta para juntos mirar tu dilema. No estás cansada por estar poniendo en practica Un curso de milagros. Estás cansada porque se está deshaciendo un sistema de pensamientos con el que te has identificado toda tu vida, y Un curso de milagros simplemente es el camino que por la razón que sea la vida ha elegido a través de ti para deshacer ese sistema de pensamientos errado. Y querer aferrarte a ese sistema de pensamientos para seguir sosteniendo tu identidad como "individuo separado" es una lucha constante.

Esto me recuerda el extracto del Curso que dice, "El cuerpo es una diminuta cerca que rodea a una pequeña parte de una idea que es completa y gloriosa. El cuerpo traza un círculo, infinitamente pequeño, alrededor de un minúsculo segmento del Cielo, lo separa del resto, y proclama que tu reino se encuentra dentro de él, donde Dios no puede hacer acto de presencia..Dentro de ese reino el ego rige cruelmente. Y para defender esa pequeña mota de polvo te ordena luchar contra todo el universo." T-18.VIII.2:5-6..3:1-2

La realidad es, tod@s estamos cansados de esa lucha. Solo que no todo el mundo está listo para reconocerlo. Hay algunas personas que simplemente están condicionadas para permanecer luchando hasta que llegue el momento en el que no podrán mas y la rendición será inevitable. Es por eso que hay un extracto del curso que me recuerda, “Si quieres ser como yo, te ayudaré, pues sé que somos iguales. Si quieres ser diferente, aguardaré hasta que cambies de parecer." T-8.IV.6:3-4

Intenta tú decirle a una persona que lucha por sus sueños y metas, obviamente porque parte de la creencia de que si alcanza sus sueños y metas será “feliz”, que se rinda. ¿Qué tu crees que esa persona va a hacer? Te va a decir que estás loc@, que no sabes “vivir”, inclusive, te sacará de su circulo de amistades porque te considerará una influencia “negativa”.

Sin embargo, en el extracto que compartí, Jesús no te pide que dejes a un lado tus sueños ni metas. Simplemente él ya sabe que nada de lo que el mundo te ofrece te va a proveer la felicidad que tanto buscas. Aun así, él no se interpone, solo respeta tu deseo de seguir persiguiendo zanahorias hasta que llegue el momento en el que no importa cuantas zanahorias obtengas te darás cuenta de que tu felicidad no se derive de ellas. Esa es una etapa crucial en el despertar de la consciencia, porque ahí es cuando nace el “buscador.” Para muchas personas esa puede ser una etapa muy dolorosa y crítica.

Sin embargo, todo lo que Jesús a través de las enseñanzas de Un curso de milagros al igual que el Buda a través de sus enseñanzas Krishna a través de las suyas el Tao a través de las suyas y toda filosofía no dual cuyo propósito es el recuerdo de la verdad conduce, es a recordar lo que realmente eres.

Este mundo ha sido fabricado para mantenerte distraíd@, y por consiguiente te la pasarás buscando la “felicidad” en donde nunca la vas a encontrar; a raíz de experiencias transitorias que solo te servirán para que el sufrimiento se siga sosteniendo. Como muy bien dice Ramesh Balsekar, “El ser humano que busca seguridad en un mundo que siempre está cambiando está destinado a la frustración.”

Cuando dices, “Me encuentro de repente en una controversia interna…”, es porque, de nuevo, estás ahora confrontando, deshaciendo todas y cada una de tus creencias.

Las creencias que sostenemos, llámelas “positivas” o “negativas” son solo zanahorias que hacen de mi experiencia en el mundo, en ocasiones “agradable” TEMPORAL, o “desagradable” TEMPORAL. Pero tu esencia es paz interior, felicidad ETERNA. Esas zanahorias (creencias) que están diseñadas para hacer de este mundo algo “especial” solo sirven para sostener la creencia en un “yo”, ¡y es ahí donde está TODO el problema!. De hecho, ese es el ÚNICO problema.

Eso me recuerda el extracto del curso que dice, "Si retienes una sola creencia, una sola ofrenda, el amor desaparece, pues has pedido que un sustituto ocupe su lugar. Y ahora la pugna -el substituto de la paz- no puede sino acompañar a la única alternativa que puedes elegir en lugar del amor. El que la hayas elegido es lo que le confiere toda la realidad que parece tener." T-24.I.1:4-6 En otras palabras, el amor es lo que eres. Este mundo es una proyección. Es un velo que no permite que reconozcas tu verdadera esencia. Si retienes una sola creencia acerca de lo que tu crees ser (un ser humano en un mundo de separación) "...le confieres a este mundo toda la realidad que parece tener." T-24.I.1:6

Es por eso que mientras se siga sosteniendo una sola creencia, esa paz, que es lo que en realidad deseamos, solo que la buscamos donde nunca se va a encontrar a raíz de persiguiendo todo tipo de zanahorias, se seguirá pasando por alto.

Esto me recuerda otro extracto del libro “Habla la Conciencia” de Ramesh Balsekar que nos dice, “...cuanto más piense que necesita cambiar o alterar su vida, más obstrucción hay.”  No es porque haya algo “incorrecto” en efectuar cambios en nuestra vida, sino que mientras mas intentas cambiar lo-que-es resistiendo la experiencia presente en función a lo que crees te va a hacer feliz (perseguir otra zanahoria), alimentas más y más la creencia en un “yo” separado, y tu realidad como conciencia, como amor, como paz, como felicidad se pasa por desapercibida.

Utilizando la analogía del sueño, mientras la mente que sueña un sueño intente cambiar algo en el sueño, todo lo que hace es seguir pasando por alto que su realidad es mente soñando un sueño. Por eso es que Un curso de milagros dice, "El milagro establece que estás teniendo un sueño y que su contenido no es real" T-22.II.7:1 O "El milagro no te despierta, sino que simplemente te MUESTRA QUIÉN ES EL SOÑADOR." T-28.II.4:2

Ahora, volviendo a tu pregunta, “Como puedo conectar, integrar,  experimentar todo lo que he leído y aprendido en el Curso de Milagros?”

¡Dejando de intentar conectar, integrar, experimentar nada!. ¿Ves la paradoja?

Simplemente, ahora que reconoces cómo opera el sistema de pensamientos del ego, reconoces que tu única función es perdonar. El ego (el sentido del “yo”) quiere una respuesta porque quiere cambiar algo. No quiere seguir sintiéndose así. Pero de nuevo, esa es la paradoja. Una aceptación total a lo-que-es, és lo que abre la mente para que la experiencia del cambio tenga lugar, si es que algún cambio tiene que tener lugar.

De lo contrario va a haber una identificación muy profunda con un “yo” que quiere cambiar algo. Y por eso es que el perdón no “analiza”, no “justifica”, no "cambia" nada. <<Simplemente observa, espera y no juzga.>> " W-pII.1.4:3 De hecho, el extracto completo es: "El perdón, en cambio, es tranquilo y sosegado, y no hace nada. No ofende ningún aspecto de la realidad ni busca tergiversarla (cambiarla) para que adquiera apariencias que a él le gusten. Simplemente observa, espera y no juzga." W-pII.1.1.4:1-3

Una vez que se tiene claro que la única función es perdonar, según el perdon se pone en práctica, el personaje “yo” será dirigido a qué “hacer” o a qué “no hacer” en cada situación para poder seguir siendo consciente de esa paz que nada ni nadie la puede tocar.

Esa es la meta de, no solo Un curso de milagros, sino de toda filosofía no dual cuyo único propósito es hacer a la mente consciente de su naturaleza como consciencia. Eso es lo que conduce a la paz que sobrepasa todo entendimiento.

Ahora me gustaría hacerte consciente de que, puedas creerlo o no, nada va “mal” en tu vida. Ese conflicto que experimentas forma parte de la perfección de tu proceso. Nada puede ir “mal” porque lo que sea que esté ocurriendo forma parte del plan que al amor mismo, orquestado para recordarse a si mismo. “Todas las cosas obran conjuntamente para el bien (de la mente, pues ahí es donde se experimenta la paz). En esto no hay excepciones salvo a juicio del ego." T-4.V.1:1-2

Por eso es que lo único pue puedo compartir es, respirar y confiar en el proceso debido a que, ”¿qué no ibas a poder aceptar si supieses que todo cuanto sucede, todo acontecimiento, pasado, presente y por venir es amorosamente planeado por Aquel cuyo único propósito es tu bien?" W-135.18:1

Y ésto que comparto no es teoría que haya leído en libros, aunque así fue como mi camino, al igual que el de “mucha gente” generalmente comienza. Lo digo por experiencia. Y no asumo que mi experiencia será la tuya. Lo que digo es, la vida me ha ido llevando poco a poco a soltar. Y ese soltar se experimenta, por lo menos a través de este organismo cuerpo/mente llamado “Nick”, como una paz interior que se va asentando cada vez más. Mientras me experimento como un organismos separado, la experiencia de las polaridades se continúa experimentando. Pero ya no son tan extremas. Siento que hay un amor con el que cada vez más se ma va poniendo en contacto.

Y esto es algo que vivirás según continúas poniendo en practica el perdón. Por lo tanto, cierro el comentario a tu pregunta con una conversación que tuvo lugar entre le Dr. Kenneth Wapnick y una estudiante del curso:

Pregunta al Dr. Wapnick: “Yo amo este Curso. El perdón me ha traído mucho consuelo real y yo estoy muy agradecida a ti por ayudarme a entender la práctica. Me ha ayudado a ver que todo es el mismo problema, y en términos generales me ha hecho mucho más tolerante. Pero todavía estoy en un viaje, todavía tengo miedo de perder esta identidad especial, soy ambivalente acerca de su valor y a veces me aterrorizo de perder mis relaciones especiales aun cuando me observo a mí misma rechazando el amor humano. ¿Podrías darnos algún consejo de cómo mantener la fe a aquellos que vamos por la turbia mitad de este viaje a casa? En otras palabras, ¿podrías darnos animo?”

Contestación del Dr. Wapnick: “Bueno, el proceso realmente trabaja y tu te sientes mucho mejor. Yo a veces le digo a la gente que planteen sus narices en la página que tienen enfrente y que no se preocupen por el resto de la música, trabaja con lo que justo tienes enfrente y confía de que hay un amor en ti al cual estás escogiendo acercarte más y más. Y si tú realmente trabajas día a día en solo observar las proyecciones de tu ego, entonces los beneficios son inconmensurables. Es incomprensible cuan maravilloso es y vas a seguir sintiéndote mucho mejor. El Curso realmente trabaja si tu lo trabajas, así que no te detengas. La clave es trabajarlo con una dulce sonrisa y no con toda esa seriedad.”