Monday, July 15, 2019

Cuando La Mente Ama Lo Que Piensa, Ama Todo…


“Cuando la mente ama lo que piensa, ama todo lo que percibe porque todo es una proyección de lo que está adentro.” -Byron Katie

Comentario: Para mí este comentario de Byron Katie es la base de la paz y la felicidad. Elaboremos un poco sobre ello. La mente piensa todo tipo de pensamientos. El cuerpo siente todo tipo de sensaciones. El mundo tiene todo tipo de circunstancias. Y aunque todo es un pensamiento, inclusive “yo” soy un pensamiento dentro de la mente que me piensa, para efectos de este comentario utilizare conceptos como pensamientos, sensaciones y circunstancias como si las mismas fuesen diferentes entre sí; como si un pensamiento fuese algo diferente de una sensación y a su vez algo diferente de una circunstancia. Pero a final de cuentas es todo lo mismo.

Continuando con el comentario, prestemos mucha atención. Toda filosofía espiritual, de una forma u otra hace hincapié en no juzgar, y lo dice de muchas maneras, utilizando inclusive analogías, parábolas, todo tipo de ejemplos, pues sabemos que la única razón por la cual el sufrimiento tiene lugar es a raíz de una interpretación (juicio). Si no me gusta (juzgo como “negativo” “incorrecto”) lo que pienso, lo que siento, lo que ocurre en mi experiencia de vida, sufro. Si, por el contrario, me gusta (juzgo como “positivo” “correcto”) lo que siento, lo que pienso, lo que acurre en mi experiencia, aunque en la superficie aparenta como que es la clave de la felicidad, de la paz, todavía estoy distraído.

Aquí es donde se necesita profundizar. Cuando la mente se identifica con el cuerpo como su “realidad”, sea lo que sea que tanga lugar, será interpretado de manera que se experimente placer o dolor. Pero cuando la mente es consciente de su Realidad (letra mayúscula) es Mente Soñadora, donde no hay una identificación con el “cuerpo”, lo que queda es paz y aceptación de lo-que-es.

Entonces, hablando a nivel práctico, para no quedarnos con conceptos esotéricos, no es que tenga que “amar” mis pensamientos, mis circunstancias, mis sentimientos. Si sustituimos el significado a la palabra amar por aceptación, una mente que acepta lo que piensa, que acepta lo que siente, que acepta cada circunstancia, en fin, todo lo que percibe, está amando todo lo que piensa, todo lo que siente, todo lo que ocurre. Porque amor (aceptación) es lo que está adentro. Y su manera de percibir lo que piensa, lo que siente, lo que ocurre lo corrobora.

Eso es vivir en paz con lo-que-es. Eso es ser verdaderamente feliz. Porque la felicidad, la paz de la que ahora estamos hablando no es condicionada por lo que la mente piense, por lo que el cuerpo sienta, ni por lo que tenga lugar en el mundo, que como sabemos, todo en el mundo cambia. Esa paz, esa felicidad, está anclada en ese espacio interno ecuánime en el que ningún pensamiento, ninguna sensación y ninguna circunstancia puede afectar. El que está identificado con ese espacio, no puede sino amarlo (aceptarlo) todo. Y, de nuevo, amor (aceptación) es lo que va a percibir en todo, porque eso es lo que está adentro.

En ejemplo, durante mi estancia en Ciudad de México me agarro una gripe en la cual sentí mi cuerpo cortado, y la sensación, obviamente no era cómoda. No obstante, cuando se le despoja de significado a la experiencia misma, estaba amando la gripe. No implica que no tomé vitamina C, ni que tampoco me dejé de atender y cuidarme. Hice lo que cualquier persona haría para sentirse mejor, solo que, en total aceptación de lo-que-es, estuve amando todo el proceso. Y como estaba amando (aceptando) todo el proceso, porque eso es lo que estaba en mi “interior”, mi “exterior”, aunque en la superficie una mente identificada con el miedo hubiese percibido esa circunstancia como indeseable, para mí era perfecta. No hubiese querido que fuese diferente.

Entiendo que cualquiera podría decir que cuando se habla de una gripe pueda que la aceptación sea más fácil aplicar. ¿Pero que hay de una enfermedad terminal, de un gobierno corrupto, de un ataque terrorista, de personas inocentes siendo asesinadas, de la pérdida de un ser querido, etc.?

Comprendo perfectamente como una persona que se cree que su realidad es cuerpo separado se le es imposible asimilar lo que aquí se está compartiendo. Y por eso reconozco que este comentario no es para todo el mundo. Por eso hay una frase en la Biblia que dice, "aquellos que tengan un buen par de oídos que escuchen." Es otra manera de decir, aquellos que estén listos, el mensaje será comprendido. Mientras tanto, los que no estén listos continuarán el camino que tenga que recorrer hasta que a raíz de su experiencia estén preparados para una nueva comprensión.

Volviendo a la practicidad de este comentario, solo para aquellas personas que estén listas y abiertas a esta manera de vivir la vida, la cual es diametralmente opuesta a como se nos ha enseñado a vivir, todas esas circunstancias, sean cuales sean, independientemente de cuan "negativas" aparenten ser, si se les despoja de juicio (de significado), en total aceptación lo-que-es. Eso es amar (aceptar). Y dado ese el caso, no hay nada que tuviese lugar en cada experiencia que no pudiese ser amada. Eso es liberación.

#nickarandes

Friday, July 12, 2019

La Única Razón Por La Cual El “Ser Humano” Experimenta Miedo

Entrevistador: “¿Papaji, quién es usted?”
Papaji: “Yo soy Eso de la cual “tu”, “yo” y “todos” emanamos.”

Comentario: Cuando uno duerme y sueña, ¿de donde surge el sueño con todas y cada una de sus aparentes “diferentes” y “separadas” partes? De la única mente que lo está soñando. Lo que Papaji quiere decir es, solo existe Dios, Esencia, Conciencia, como se le quiera llamar, y no hay nada más. La experiencia fenoménica (la experiencia humana) es una proyección de esa única Conciencia.

Entonces, la única razón por la cual el “ser humano” experimenta miedo es porque se cree ser una entidad separada del resto, pasando completamente por alto su Realidad como Conciencia, como Dios, como Unidad. Cuando entonces se habla de silencio, no es intentar “callar” la mente. Es una manera de decir, deja de prestar atención a lo que la mente te cuenta como “realidad”, y observa cada escenario con una mente abierta, libre de conceptos y de interpretación sobre lo que crees que cada escenario significa o creer saber lo que está teniendo lugar.

Eso permite que la mente deje de poner su atención fija en la manifestación y vuelva a traer presencia de manera que sea consciente de que es Conciencia. Lo que tiende a frustrar a buscadores es que intentan llegar a ese estado de conciencia, sin darse cuenta que el querer alcanzar un estado de conciencia es el obstáculo mismo porque sigue habiendo una identificación con un “yo” que ahora quiere alcanzar algo. Esto me recuerda una conversación que Ramesh Balsekar tuvo con uno de los asistentes a una de sus charlas:

RAMESH: Mientras una persona considere el esfuerzo como su esfuerzo personal, con el propósito de lograr algo, está rechazando el poder absoluto del Todopoderoso. Mientras una persona quiera algo del Todopoderoso, está rechazando el hecho de "hágase Tu voluntad". El verdadero amor de Dios significa rendirse a Èl, sin querer nada, ni siquiera la salvación. "Allan" queriendo ser uno con Dios, ser Dios no puede suceder. Por lo tanto, ser Dios solo puede suceder cuando Allan no quiere ser uno con Dios. Y eso solo puede suceder si es la voluntad de Dios. Eso es. Esa es la última palabra, Allan.

ALLAN: Esa es la última palabra. Gracias, porque cuando me miras ...

RAMESH: Cuando te miro, Allan, ¿sabes lo que siento? Compasión profunda Eso es lo que siento. Siento profunda compasión porque Allan sigue intentando hacerlo, lo cual es imposible. Por eso sigo diciéndole a Allan: "Mientras haya un Allan que quiera ser uno con Dios, ser Dios no puede suceder". Solo puede suceder si es la voluntad de Dios. Por lo tanto, ¿hay algo que Allan pueda hacer? ¡Sí! Déjaselo a Dios. Eso es lo único que puedes hacer, dejarlo a Dios. Mientras tanto, deja que la vida pase a través de este organismo mente-cuerpo y simplemente se testigo de lo que está sucediendo.

ALLAN: Por eso creo que disfruto más y más la vida.

RAMESH: Bien, bien.
----- Final de conversación -----

Por consiguiente, la vida es mucho mas simple. Cuando hay una total aceptación de cada experiencia, de cada escenario, libre de juicios, libre de conceptos, libre de historias, la mente deja de prestar atención al “yo” y se funde con la experiencia misma. La vida se vive igual. Nada especial tiene que tener lugar. Ahora mismo, en este instante que se escriben estas palabras, lo que hay es, persona escribiendo palabras. Nada más ni nada menos. Y este acto no significa nada. No hay expectativas sobre ello. Solo escribir. La vida es así. Si tuviese expectativas o una agenda para estas palabras, se pasa por alto la espontaneidad de la experiencia y se tiñe de pensamientos “futuros”, los cuales si se cumplen el personaje “yo” se siente “bien”, y si no se cumplen el personaje “yo” se siente “mal”. Y “bien” o “mal” son interpretaciones que llevan la mente otra vez a identificarse con el personaje “yo”.

Y ya se estableció que si esa identificación con el “yo” tiene lugar, es porque esa es la voluntad de la Conciencia. Es la gran paradoja. Por lo tanto, si estoy escribiendo estas palabras, y tú las estás leyendo, digamos que la Conciencia se está recordando a si misma que su realidad es Conciencia. Y no hay que darle mas vueltas al asunto, sino que disfrutar de esa comprensión y vivir esta experiencia presente (la única que hay) despojándola de significado. Por lo menos, esa actitud permite que la paz reine en la mente mientras se vive la experiencia “humana”.

Wednesday, July 10, 2019

¿Qué Hay De La Infidelidad?


Pregunta: “Hola Nick, con el tema acerca de la infidelidad...veo mucho en este circulo; no alcanzo a ver lo que tendría que ver aquí o simplemente sucedió como tenia que ser. Es un tema silencioso. Pero que mueve muchas cosas. Te agradezco tu tiempo.”

Comentario: Primero que nada, todo sucede como tiene que suceder. Sin embargo, vamos a mirar un poco mas de cerca tu inquietud. Cuando el deseo por una relación es la búsqueda del placer, es porque la persona no se siente plena consigo misma y busca algo “fuera” de la cual derivar la satisfacción que no encuentra en si misma. Y como todo, una vez ese objeto deja de satisfacerla, necesita buscar otro, y otro, y otro, y es un circulo interminable.

Cuando el deseo profundo es la paz, ahora, la relación, o cualquier otro objeto o experiencia, cuyo propósito era llenar un vacío se le cambia el propósito y se utiliza para perdonar, para sanar. La única relación que tiene sentido y que nos puede satisfacer totalmente es nuestra relación con la Fuente, con el Ser, con Dios (con Uno mismo). No con ninguna “otra” persona u objeto. Si eso se tiene claro, ahora la infidelidad deja de ser un problema porque a la relación no se le pone limites. ¿Qué quiero decir con esto? Que tengo claro que la relación no es para adueñarme de nadie o para aprisionar a nadie, sino para expresar mi libertad de ser.

Pues si solo hay uno, los limites que le impongo a mi compañera de camino son los limites que me impongo a mi mismo. Y eso, creámoslo o no, genera resentimiento. La paradoja es, cuando uno está en una relación en la cual la pareja tiene total liberta de ser, es menos apto que la infidelidad tenga lugar. Eso no implica que la pareja no sienta el deseo por otra persona. O que uno no sienta ese deseo. Solo que el concepto infidelidad desaparece. No solo eso, si uno está claro que la única relación es consigo mismo, ¿a quién le está siendo infiel, sino que a si mismo? Por lo tanto, si la relación es con otra persona, el miedo a la infidelidad, a la perdida, todo miedo automáticamente se activa. Porque está corroborando la creencia en la separación, de que soy un ente separado de todo.

Pero cuando la relación es con la Fuente, lo paradójico es, ya no hay necesidad de una relación de “pareja”. Ya uno está pleno. Y si se da la relación de pareja, que, de hecho, hasta el concepto relación de pareja se cae, se disfruta como uno se disfruta cualquier experiencia de vida, solo que, al no haber apego ni expectativa, no hay sufrimiento. Si no hay miedo de perdida, si no hay miedo de que la otra persona se vaya o se quede, eso es paz, y esa habría de ser el objetivo, no solo de toda relación de “pareja” sino que de toda experiencia que tenga lugar en este mundo.

Por consiguiente, en vez de poner el foco en temas como la infidelidad, ¿por qué no mejor utilizar la relación para perdonar, para sanar la mente de todo miedo? Ahora toda relación tendría perfecto sentido. Inclusive el concepto de “matrimonio” se caería por su propio peso porque no se puede sostener. La taza de divorcio, que es mas de un 70% da testimonio de eso. Pero nos casamos porque creemos que eso va a “asegurar” que nuestra pareja no se va a ir con otro, o que no nos será “infiel”.

La realidad es, no hay garantías en este mundo, solo experiencias. Y si el enfoque es en la Verdad, en Dios, en la Fuente, por lo menos las experiencias del mundo dejan de ser distracción a la paz, al amor, a la verdadera felicidad al cambiarles su propósito, el cual es ¡soltarlo todo! Cuando sueltas experimentas paz, cuando te aferras experimentas sufrimiento. Por consiguiente, la pregunta mas importante en cada momento es, ¿qué es lo que realmente deseo en este momento? Si se tiene claro que el deseo mas profundo es la paz interior, entonces, toda experiencia es utilizada para cumplir ese único propósito. Es como decir, pongo ahora todo en manos de Dios. O para efectos de el tema en discusión, pongo toda relación en manos de Dios.

#nickarandes

Thursday, June 27, 2019

La Vida Es Simple Cuando Se Vive, No Cuando Se Interpreta

La vida es simple porque se trata de este instante. Teñida de futuro es preocupación (miedo). Teñida de pasado es culpa (miedo). Aún así, el momento presente es lo único que hay. Este entendimiento no implica que pensamientos de un pasado o de un futuro dejarán de surgir en la mente. Vivir el momento presente implica permitir que todo o sea como es, libre de historias. Simplemente observando el transcurrir de la vida. Eso es paz interior.

La vida continúa presentándonos escenarios, sensaciones, pensamientos, y si se les despoja de significado, lo que queda es, escenarios, sensaciones, pensamientos, solo que vividos desde un espacio ecuánime conocido como, “la paz que sobrepasa todo entendimiento”. Sin embargo, ¿por qué, aunque intelectualmente esto sea tan fácil de comprender, para muchos es tan difícil de aplicar?

Primero que nada, recordemos que hay una creencia que dice que mi identidad es que soy un ser separado, y eso es lo que lleva al ser humano a la interminable búsqueda del placer, que curiosamente eso es lo que se le confunde con “felicidad”. Pero sin tener que entrar en ese detalle, a este nivel en el que me aparento encontrar, una respuesta sería a la pregunta de por qué algo tan obvio de comprender es tan difícil de aplicar, es porque hay un condicionamiento que dice que la felicidad, que la paz es algo que solo tiene lugar cuando se cumplen ciertas condiciones, cuando ciertos sentimientos o sensaciones tienen lugar, cuando el momento presente va en acorde a como uno prefiere que vaya. No obstante, si uno presta mucha atención, se puede observar como la vida se vive mas en paz, mas en armonía, cuando cada instante se le va despojando de significado.

Esto tomará el tiempo que sea necesario para cada individuo según la resistencia que haya al amor en ella o él. Pero no se puede negar, que, aunque sea por instantes, si se le despoja de significado a la experiencia presente, hay una paz que se va asentando.

Cuando el condicionamiento se va revirtiendo, dado que la comprensión se va integrando, la experiencia misma da testimonio que hay otra manera de vivir la vida en completa paz y harmonía con lo que es. Eso es aceptación, eso es paz, y solo tiene lugar cuando la vida se vive, no cuando se interpreta.

Wednesday, June 26, 2019

Cuando Se Cuela la Esperanza…

He aprendido que cuando se cuela la esperanza en mi vida, sustituirla inmediatamente por la paz. La esperanza, aunque en la superficie se vea como algo “optimista” o “positivo”, lo que hace para mí, es ponerme en resistencia a la experiencia presente.

Mi experiencia continúa siendo que la paz sólo la experimento cuando vivo en total aceptación de mi experiencia presente, sea como sea que la misma se presente. Porque si confío en el plan de la Vida, si confío en el amor como mi Fuente, tengo que confiar que lo que sea que esté teniendo lugar en cada momento tiene que formar parte de ese plan, de Su voluntad.

No tengo que entenderlo. Esa no es mi responsabilidad. Solo aceptarlo. Y no es que tenga que “aceptarlo”. Pues si está ocurriendo, no hay nada que pueda hacer al respecto. Pero, de nuevo, he aprendido que si hay aceptación hay paz.

Por consiguiente, mi deseo más profundo siempre es vivir en paz con mi experiencia presente. Este instante es el regalo que la vida me ofrece para recordar el amor que hay en mí. Ese amor no rechaza nada en absoluto. Ese amor no desea que las cosas sean diferentes. Ese amor sólo quiere ser reconocido en este instante, el único que hay. Mi única oración, aunque yo prefiero llamarlo reconocimiento, es, solo se hace Su voluntad. Y de ahí en adelante, confío en lo que tenga que tener lugar en mi experiencia. No hay más que “hacer” por "mi" parte.

En este instante, Su voluntad es que "yo" escriba estas palabras, y que "tú" las leas. ¿Por qué lo siento así? Porque eso es lo que está ocurriendo. Es ¡así de simple!

Monday, June 24, 2019

Cómo Ser Verdaderamemte Útil

“La paz mental es claramente una cuestión interna. Tiene que empezar con tus propios pensamientos, y luego extenderse hacia afuera. Es de tu paz mental de donde nace una percepción pacifica del mundo.” W-pI.34.1:2-4

Comentario: Me llamó mucho la atención la tercera oración que dice, “Es de tu paz mental de donde nace una percepción pacifica del mundo.” En otras palabras, lo que se nos dice es que cuando hay paz interior nada tiene que cambiar en el mundo que percibo. Lo que tiene que cambiar es mi manera de percibirlo. Cuando se me hacen entrevistas al igual que en las charlas, de las preguntas que más surgen es, “¿cómo puedo ayudar?, ¿qué puedo hacer, sobre todo en esos países donde hay tanto conflicto, guerras, gobiernos corruptos, injusticia, etc.? Y la respuesta siempre es, atender primero como eso está teniendo un efecto sobre ti.

La razón es, al este mundo ser una experiencia dual, siempre se experimentarán opuestos. Si existe el concepto de “bien” el concepto de “mal” también tiene que existir. Si existe el concepto de “bueno” el concepto de “malo” también tiene que existir. Si existe el concepto “justicia” el concepto de “injusticia” también tiene que existir y así sucesivamente con todo. Esa es la experiencia dual la cual es la base que sostiene la experiencia física. La Verdad, Dios, Amor, Esencia, llámesele como se le quiera llamar, no es dual, y por ende no forman parte de la experiencia física

Sin embargo, mi manera de percibir lo que sea que tenga lugar tiene que ver con mi estado mental interno. Si estoy en paz, eso no implica que el mundo que percibo vaya a cambiar. Pero sí implica que lo voy a percibir de tal manera que por lo menos mi paz interna no será afectada, y lo paradójico es que, independientemente de lo que esté teniendo lugar en el mundo, desde mi paz, cualquier acción que me sienta inspirado a tomar, siempre va a ser la mas amorosa y apropiada. Por lo tanto, primero necesito atender mi estado mental, para entonces confiar en lo que me sienta inspirado a hacer. Solo así es que puedo ser verdaderamente útil.

Porque, sea lo que sea que me encuentre “haciendo” o no en el “mundo”, necesito nunca perder de vista que mi Realidad es Conciencia, es Unidad, es Amor, es Ser, llámesele como se le quiera llamar. Esa Realidad (letra mayúscula) no puede ser afectada por ningún acontecimiento. En otras palabras, el soñador del sueño nunca podrá ser afectado por lo que acontezca en el sueño, a menos que olvide que es el soñador. Por eso es que el “trabajo”, por así decirlo, que se está haciendo, es tomar conciencia de mi Realidad como Fuente, y no dejarme distraer por lo que los sentidos perciben.

Es por eso que la ecuanimidad del Buda estribaba, no en que el era algo “especial” sino que se hizo consciente de que, en sus propias palabras, “sé que soy el soñador del sueño”. En las palabras de Jesús, "El reino de Dios no viene con señales visibles, ni dirán: ``¡Mirad, aquí está! o: ``¡Allí está! Porque he aquí, el reino de Dios entre vosotros está.” [Lucas 17:21]

En otras palabras, el mundo no existe “fuera”. El mundo está en la mente que lo sueña. Y el cambio no tiene que ser un cambio “externo”, sino interno. Y es ahí donde la paz queda establecida. Y ese cambio de mentalidad del que estoy hablando no es un cambio en la “mente” o “cerebro” “humano”. Es un cambio que tiene lugar a nivel de Conciencia. Y es por eso que las palabras apuntan en esa dirección, aun cuando aparenta que es un “ser humano” el que las escucha. El intelecto humano sirve para procesar la información, pero no para tener una experiencia. Es por eso que puede uno experimentar frustración, porque quiere entender lo inentendible con esa mente, que paradójicamente, es el obstáculo mismo. Por lo tanto, aun cuando éstas palabras que están siendo leídas pueda que hagan sentido, en última instancia, solo el silencio es la única "respuesta".

Tal como le preguntó el estudiante al maestro, "¿Maestro, si practico le meditación, eso contestará mis preguntas?" Lo cual el maestro le respondió, "No contestará ninguna de tus preguntas, pero sí va a eliminar al que está preguntando."

Saturday, June 15, 2019

Tiene Deseos de Tener Pareja, Qué Hacer… (Cuando el Ego Se Aprovecha de la Espiritualidad)

Pregunta: “Hola Nick, he escuchado tantas preguntas y las respuestas es la misma para todo… Pero ahora desde mi honestidad estoy enredada y medio perdida, ¿cómo se hace cuando estás consciente que no eres un cuerpo, pero el cuerpo tiene deseos y no tienes pareja? ¿Qué haces? Aquí con mucha pena, pero me gustaría saber tu punto de vista si es posible.”

Comentario: En realidad es muy simple, solo que la tendencia cuando se emprende la búsqueda espiritual lo complicamos. Así que vamos por partes. No sufres porque no tienes pareja. Sufres porque estás en resistencia a tu experiencia presente. Si tu experiencia presente es que no tienes pareja, es porque eso es lo que te toca vivir. Solo que si no tienes claro tu propósito, perdonar, te la vas a pasar juzgando tu experiencia presente si la misma no va en acorde a como tu crees que “debería” ser.

Entonces, cómo abordamos los deseos. Muy simple, si deseas algo, o mejor dicho, si el deseo por algo surge, muévete en dirección a ese deseo, y aquí es donde quiero que prestes mucha atención. Lo que quieres es observar la actitud con la que te mueves en dirección a ese deseo. En otras palabras, si la actitud es que necesitas desesperadamente que ese deseo se cumpla, no solo estás sufriendo desde ya, sino que si el mismo no se cumple sufres todavía más. Si, por el contrario, te mueves en dirección a ese deseo, con la plena aceptación de que, si se da bien, y si no también, ese cambio de actitud es el que da fin al sufrimiento, que ese era el único problema.

Una de las cosas que tiene lugar con la practica espiritual es que hay la tendencia de suprimir o ignorar los deseos en pos de una “iluminación” o un “avance”, o de lo que sea, sin darse uno cuenta de que esa actitud se experimenta como un sacrificio. Y eso solo perpetua la creencia de que soy un cuerpo separado, y es, paradójicamente, el obstáculo.

Por lo tanto, vive tu vida normal, honrando tus deseos, solo que, si tienes claro que tu única función es perdonar, entonces, mientras esos deseos se observan, y se honran, tienen ahora un propósito que va mas allá del deseo mismo. Si, por ejemplo, utilizando tu ejemplo, tienes el deseo de tener una pareja, pues hay múltiples plataformas en internet que sirven ese propósito. Solo que si te mueves en esa dirección, sin prestar atención a tu única función, la cual es perdonar, recuerda la famosa frase que dice, “ten cuidado por lo que pides porque puedes terminar obteniéndolo.” Es una forma de decir, eso que tanto deseas puede convertirse en un infierno.

Por lo tanto, aprovecha este, y cada momento para poner en practica el proceso de perdón. A raíz de ese desapego, con ese cambio de actitud, si la vida te da una pareja, por lo menos ahora esa relación tiene un propósito. Si la misma despierta conflictos, los mismos se utilizan para sanar, para perdonar, y eso es lo único que le da sentido a toda experiencia humana.

Permíteme compartir un ejemplo personal, que, aunque no tiene nada que ver con pareja, es en realidad lo mismo. Uno de mis deseos es el de obtener la ciudadanía española. No tengo apego a ello, ni me quita el sueño. Pero es un deseo que surge, y lo honro. ¿Qué hago? Muy simple. Estoy mirando las opciones que tengo, moviéndome en dirección a ello, solo que mi actitud es, si se supone que tenga la ciudadanía se dará, y si se supone que no, pues no. Final de la historia.

Por lo tanto, no es cuestión de suprimir, o de ignorar los deseos en pos de una ideología espiritual. Es vivir tu vida normal, honrando los deseos que surgen, sin sentirse culpable por ello, solo que lo que cambia es la actitud. Y lo que añadiría es, cuando el deseo surge, que primero nos demos un espacio para observarlo, para perdonar, reflexionar, y no actuar inmediatamente. A veces, eso hace que ese mismo deseo se deshaga  sin ninguna sensación de pérdida o sacrificio. Pero si el deseo se sostiene, y no le hace daño, ni a ti, ni a nadie, pues moverse en esa dirección, de nuevo, nunca perdiendo de vista el propósito, el cual es, perdonar.