Monday, March 27, 2017

La Enfermedad Es Una Defensa En Contra la Verdad


Pregunta: “Hola Nick hermano querido! ante todo dar las gracias a la vida que se expresa en tí para comprender Nos cada vez mas y aceptar nuestra realidad sagrada…y darte gracias a vos personaje por estar al servicio!! Tengo una pregunta por si deseas contestarla y tiene que ver con aquello que postearte acerca de la enfermedad y la lección 356: en la lección 136 “la enfermedad es una defensa contra la verdad” el curso nos habla a mi entender a “nosotros” y acerca de la enfermedad del cuerpo. Entiendo que aquí trata sobre la enfermedad física y su propósito, la enfoca como un mecanismo mas del resto de los ilusorios, de las defensas contra la verdad y la enfoca como la enfermedad del cuerpo, que utiliza la mente en quien se cree una persona como una defensa mas contra Dios.

Nos insta a reconocer ésto y nombra Al cuerpo como el objeto y vehículo de esa experiencia de rechazo. Entonces: si Jesus le habla a la mente que mora en esta conciencia que soy (mas allá del personaje que creo ser) por qué no reconocer a la enfermedad como lo que es y perdonarla, entregarla y desear liberarse de ese mecanismo en un acto de reconocimiento consciente de lo que significa? por qué no darnos ese poder si sabemos que lo que deseamos es el fin del sufrimiento, es dejar de defendernos contra la verdad.

Digo todo ésto por que siento que también podemos elegir soltar la enfermedad del cuerpo y en tu comentario pareciera que decidir esto al verse uno enfermo esto no tuviera ningún sentido. No deseo contradecirte en absoluto, solo clarificar por que este tema me genera una confusión de niveles tremenda…y Digo que somos personaje y también conciencia en esta experiencia o no es así? Abrazote amigazo y te espero por Argentina. Mil gracias!!”

Comentario: Entiendo perfectamente tu pregunta y también reconozco la razón por la cual extractos como ese pueden confundir a un estudiante en el momento que se saca el mensaje de el curso, el cual es puramente NO DUAL, fuera de contexto.

Si agarras esa misma lección y sustituyes la palabra enfermedad por juicio se te es más fácil mantener la congruencia del mensaje del curso sin problema alguno. Por lo tanto se puede decir en vez de la “enfermedad” es una defensa contra la verdad, que el JUICIO es una defensa contra de la verdad.

Me encantaría elaborar en esa lección párrafo por párrafo pero es tan larga que terminaría escribiendo un libro jejeje. Sin embargo vamos a volver a recordar lo que el curso nos dices sobre ésta experiencia física para que una vez más no confundamos los niveles.

“Nada real puede ser amenazado.
Nada irreal existe.
En esto radica la paz de Dios. T-In.2:2-4

En este pequeño extracto establece que lo único que es real es Dios, por lo tanto nada real puede ser amenazado. Luego en la segunda línea establece que nada irreal existe. Esto aplica al sueño que aparenta estar teniendo lugar aquí. Cuando uno es conciente de ello la paz automáticamente se apodera de la mente porque ya da igual lo que tenga lugar con el “mundo”, y para los efectos de ésta pregunta en especifico, con el “cuerpo.”

Ahora vamos a continuar con el prefacio:

“Así comienza Un curso de milagros, el cual establece una clara distinción entre lo real y lo irreal, entre el conocimiento y la percepción. El conocimiento es la verdad y está regido por una sola ley: la ley del amor o Dios. La verdad is inalterable, eterna e inequívoca. Es posible no reconocerla, pero es imposible cambiarla. Esto es así con respecto a todo lo que Dios creó, y sólo lo que Él creó es real. La verdad está más allá del aprendizaje porque está más allá del tiempo y de todo proceso. No tiene opuestos, ni principio ni fin. Simplemente es.” (Prefacio)

Todo ese párrafo establece muy claramente que lo único que es real es Dios y nada más.

“El mundo de la percepción por otra parte, es el mundo del tiempo, de los cambios, de los comienzos y de los finales. Se basa en interpretaciones, no en hechos. Es un mundo de nacimientos y muertes, basado en nuestra creencia en la escasez, en la pérdida en la separación y en muerte. Es un mundo que aprendemos, en vez de algo que se nos da; es selectivo en cuanto al énfasis perceptual, inestable en su modo de operar e inexacto en sus interpretaciones.” (Prefacio)

Este segundo párrafo nos habla de la experiencia física como un mundo perceptual que sólo se sostiene bajo nuestro juicio. Esa es la “enfermedad” de la que el curso habla constantemente. Y lo que se enferma no es el cuerpo debido a que el cuerpo es ilusorio. Lo que está “enferma” es la mente y esa es la que necesita ser sanada. No estoy pasando por alto tu pregunta pero si tenemos que establecer unas bases antes de poder elaborar un poco con ella.

“Del conocimiento y de la percepción surgen dos sistemas de pensamiento distintos que se oponen entre sí en todo. En el ámbito del conocimiento no existe ningún pensamiento aparte de Dios porque Dios y Su creación comparten una sola Voluntad. El mundo de la percepción, por otra parte, se basa en la creencia en opuestos, en voluntades separadas y en el perpetuo conflicto que existe entre ellas, y entre ellas y Dios. Lo que la percepción ve y oye parece real porque sólo admite en la conciencia aquello que concuerda con los deseos del perceptor. Esto da lugar a un mundo de ilusiones, mundo que es necesario defender sin descanso, precisamente porque no es real.” (Prefacio)

En este tercer párrafo el curso reconoce que hay dos sistemas de pensamientos que no sólo son completamente distintos sino que se oponen entre sí en todo. Por lo tanto vamos a aprovechar ahora y mirar un extracto de tu pregunta para que tú veas la trampa. Tu dices, “Digo que somos personaje y también conciencia en esta experiencia o no es así?”

Lo que estás diciendo con ese comentario es que es posible ser Dios y no Dios simultáneamente. O que es posible ser amor y miedo simultáneamente. O que es posible ser luz y oscuridad simultáneamente.

Si no tienes eso claro, seguramente vas a encontrar muchos extractos del curso y los interpretarás para que se acomoden a la identidad con la que quieres identificarte.

Si hubiese un “cuerpo” que pudiese “curarse” utilizando el poder de la mente estaría corroborando la creencia de que existe un cuerpo, de que la separación de Dios ocurrió. Sin embargo la lección de la cual hablas está simplemente estableciendo un punto, el cual es, una mente que se identifica con el miedo proyecta una experiencia física dentro de la cual todas las experiencias subyacentes pueden tener lugar. Pero aún así, un cuerpo “enfermo” o un cuerpo “sano” se utilizan con el mismo propósito, mantener a la mente distraída de la verdad.

Mal interpretar una lección como esa con el objetivo de intentar curar el cuerpo no es ni malo ni bueno sino que una vez más mantiene a la mente distraída de la verdad. Por eso es que compartí que puedes sustituir la palabra juicio por enfermedad, y como el curso constantemente te habla de dejar el juicio a un lado hace perfecto sentido que el juicio es una defensa en contra de la verdad.

Vamos a utilizar las dos oraciones que se encuentran en esa misma lección y te darás cuenta como todo hacer perfecto sentido.
La primera dice:

“La enfermedad es una defensa contra la verdad.
“Aceptaré la verdad de lo que soy, y dejaré que mi mente sane hoy completamente. W-pI.136.15:6-7

Observa como te dice aceptaré la verdad de lo que SOY. ¿Y qué es lo que soy, un cuerpo, o una mente soñando un cuerpo? Sí creo que soy un cuerpo entonces tendrías mucha razón y todo el enfoque sería en el cuerpo. Dado ese el caso se intentaría utilizar la mente para “curar” el cuerpo. Pero si lo que soy es mente (Dios), ¿para qué quisiera poner la atención en el cuerpo si es eso lo que me distrae la verdad, de lo que SOY?

Por lo tanto, EL JUICIO (la creencia de que soy un cuerpo) ES una defensa contra de la verdad.

Miremos ahora la segunda oración con la que esa lección cierra:

“He olvidado lo que realmente soy, pues me confundí a mí mismo con mi cuerpo.
La enfermedad es una defensa contra la verdad.
Mas yo no soy un cuerpo.
Y mi mente es incapaz de atacar.
Por lo tanto, no puedo estar enfermo.” W-pI.136.20:3-7

Mira que interesante como la primera oración de ese extracto te dice, “he OLVIDADO lo que SOY, pues me confundí a mi mismo con mi “cuerpo”. En otras palabras, si he olvidado lo que soy y me he confundido con un cuerpo entonces ¿para qué querría curar un cuerpo?

Luego la segunda línea dice la enfermedad es una defensa en contra de la verdad, qué es lo mismo que decir, la creencia de que soy un cuerpo es una defensa en contra de la verdad.

Luego corroborar en la tercera oración que no soy un cuerpo. De nuevo, si no soy un cuerpo ¿para qué hablar de “curar a un cuerpo?

Luego la cuarta y quinta oración te dicen que mi mente es incapaz de atacar, por lo tanto no puedo estar enferma. La mente, que es lo único que es real, es incapaz de atacar porque realmente es amor. Por lo tanto la mente no puede estar enferma porque Dios no puede estar enfermo. Pero al proyectar un cuerpo parece que la mente está enferma y por consiguiente la mente es la única que tiene que sanar. Y lo que mantiene a la mente enferma es el juicio (la creencia en la separación). Eso es lo que la mantiene distraída de la verdad. Por lo tanto el juicio (enfermedad) es una defensa contra la verdad.

Por lo tanto mientras tu experiencia sea la de ser un cuerpo, atiéndelo como cualquier persona “normal” no haría, pero no intentes utilizar el curso para poner tu atención en él pues todo lo que estás haciendo es manteniendo a la mente distraída de la verdad. De lo contrario vas a utilizar el curso para que se acomode a lo que sea que tú quieras creer. Y créeme que encontrarás todo tipo de evidencia para malinterpretar su enseñanza y apoyar tu argumento. Por eso el curso mismo nos recuerda,He tomado las máximas precauciones para usar palabras que sean casi imposible de distorsionar, pero siempre es posible tergiversar los símbolos si así se desea.” T-3.I.3:11

Sunday, March 26, 2017

Lo Que Significa: “Hágase Tu Voluntad”, “Líbranos de Todo Mal”

En este encuentro facilitado por Gabriel Molnar y Nick Arandes en la Ciudad de Mexico el día 11 de Febrero del 2017 comparten sobre Lo Que Significa: “Hágase Tu Voluntad”, “Líbranos de Todo Mal”.

Este video se puede ver en YouTube a través del siguiente enlace: https://youtu.be/_87N1RhG7WM

Para información sobre Gabriel Molnar visita: www.GaMolnar.com
Para información sobre Gabriel Molnar visita: www.NickArandes.com

Leccion 356: La Enfermedad no es Sino Otro Nombre para el Pecado


“La enfermedad no es sino otro nombre para el pecado. La curación no es sino otro nombre para Dios. El milagro es, por lo tanto, una invocación que se le hace a Él.” W-pII.356

Comentario: Si no somos conscientes de que el curso es una enseñanza puramente no dual, y de que la misma va dirigida a la mente que está soñando el sueño, no al “yo” (personaje) que se cree estar teniendo esta experiencia física, se va a intentar aplicar la lección al cuerpo en vez de a la mente. Eso se le conoce como la típica confusión de niveles.

Cuando el curso habla de la “enfermedad” no tiene nada que ver con un “cuerpo” que esté “enfermo” sino que con la creencia (enfermedad) en la mente de creer ser un cuerpo. Por lo tanto otro nombre para la creencia en la separación es el pecado.

Miremos esa lección linea por linea y luego cerramos con la oración que le sigue.

“La enfermedad no es sino otro nombre para el pecado.”
La creencia en la separación es otro nombre para el pecado.

“La curación no es sino otro nombre para Dios.”
Recordar que eres Dios y no un cuerpo separado es otro nombre para Dios, para la verdad.

“El milagro es, por lo tanto, una invocación que se le hace a Él.”
El ser consciente de que soy Dios (ese es el milagro) es una invocación que se le hace a Dios (a Uno Mismo).

Si permitimos que el ego interprete esas palabras vamos a creer que está hablando de la curación de un “cuerpo” y va a intentar llevar la mente a pedir un “milagro” desde una perspectiva dual en donde se percibe un “cuerpo enfermo” desear un “cuerpos sano”. Y eso no es curación sino que mas bien es un intercambio de ilusiones pasando por alto que nuestra Realidad es Dios y no individuo separado, que nuestra realidad es amor y no miedo, que nuestra realidad es unidad y no separación.

Cuando uno es consciente de que Un Curso de Milagros va dirigido a la mente que sueña el sueño y no al personaje “yo” que cree “existir” en este mundo, es fácil no confundir su teoría, y las lecciones son simples de entender y de poner en practica. Pueda que el curso no sea fácil de aplicar debido a la resistencia que hay a la verdad, pero no se puede negar lo simple que es su enseñanza si reconocemos que el objetivo es despertar del sueño.

Vamos ahora a leer el resto de esa lección reconociendo su contexto puramente no dual, y al igual que cualquier otra lección que estemos leyendo, donde se utilizan palabras como “curar” o “cuerpo” o “mundo” o “hermanos”, etc., ya siendo conscientes, podremos ponerlas en practica libre de confusión.

Oración de esa lección:
“Padre, prometiste que jamás dejarías de contestar cualquier petición que Tu Hijo pudiese hacerte. No importa dónde esté, cuál parezca ser su problema o en qué crea haberse convertido. Él es Tu Hijo, y Tú le contestarás. El milagro es un reflejo de Tu Amor, y, por lo tanto, es la contestación que él recibe. Tu Nombre reemplaza a todo pensamiento de pecado, y aquel que es inocente jamás puede sufrir dolor alguno. Tu Nombre es la respuesta que le das a Tu Hijo porque al invocar Tu Nombre él invoca el suyo propio.” W-pII.356.1:1-6

“Padre, prometiste que jamás dejarías de contestar cualquier petición que Tu Hijo pudiese hacerte.”
El Hijo no es un “ser humano” que se encuentra en el mundo separado de Dios. El hijo somos todos en el sentido de que es la parte de la mente que proyecta el sueño. Entiendo que el ego es el que que proyecta el sueño. Pero lo que intento explicar es que el ego en sí no existe, solo la mente es lo único que existe. Y el hijo de Dios se encuentra en la mente no en el sueño. Por lo tanto cuando se erradica en la mente la creencia que da lugar a la proyección de un sueño, la mente se sana. O para los efectos de este ejemplo se “cura”.

“No importa dónde esté, cuál parezca ser su problema o en qué crea haberse convertido.”
No importa si cree estar en un mundo separado de otros. No importa cual aparente ser su “problema”, salud, dinero, relaciones, trabajo, gobierno, etc. No importa que se crea haber convertido en un cuerpo. En otras palabras lo que ocurra en el sueño es completamente irrelevante. Un sueño es un sueño y no tiene ningún poder para afectar al Santo Hijos de Dios que es la mente que se percibe dividida. Por eso, y repito, es bueno hacer hincapié de que Un Curso de Milagros no va dirigido a lo que ocurra en el sueño. El sueño es simplemente lo que mantiene a la mente distraída de su realidad como mente.

“Él es Tu Hijo, y Tú le contestarás.”
El es Tu y Tú eres Él y por consiguiente siempre contestarás. Contestará porque es la mente hablando consigo misma, no con un cuerpo. Por eso el Instante Santo nos brinda la oportunidad de dejar de prestar atención a las formas, al cuerpo, a esta experiencia física. Así es como se puede escuchar Su Voz, “Nuestra Voz”, la Única Voz. Y esa voz no es algo que nosotros como “seres humanos” “escuchamos”, pues eso refuerza la creencia en el sueño. Es simplemente la Única Voz que existe, que para efectos de utilizar un lenguaje descriptivo, esa Voz se le conoce como Amor.

“El milagro es un reflejo de Tu Amor, y, por lo tanto, es la contestación que él recibe.”
El milagro, siendo un reflejo del amor, lo único que hace es que al recordarle a la mente que su realidad es Dios y no esta experiencia física de separación, todo miedo automáticamente se erradica. Es por eso que el milagro no tienen nada que ver con lo que suceda en el mundo de las formas sino que tiene que ver con un cambio de percepción, un cambio de mentalidad. Es simplemente una corrección que tiene lugar en la mente. Al elegir la interpretación del Espíritu Santo el miedo es reemplazado por la paz, por el amor, y por consiguiente un milagro ha ocurrido independientemente de que en la forma ningún cambio haya tenido lugar. Pues de nuevo, pues lo que se está “curando”, es la creencia EN LA MENTE de que la mente es algo separado de Si Misma, de que es algo separado de Dios.

“Tu Nombre reemplaza a todo pensamiento de pecado, y aquel que es inocente jamás puede sufrir dolor alguno.”
El reconocimiento de la verdad (Tu Nombre) reemplaza la creencia en la mente de que eres un cuerpo que existe en un mundo de separación. Eso es reemplazar todo pensamiento de pecado. En otras palabras cuando estas durmiendo y sueñas una pesadilla (el pecado es soñar), en el momento que eres consciente de que estás soñando un sueño, aunque el contenido de ese sueño (la pesadilla) no cambie, dejas de sufrir dolor, inclusive puedes empezar hasta a reírte de ella.

“Tu Nombre es la respuesta que le das a Tu Hijo porque al invocar Tu Nombre él invoca el suyo propio.”
La Verdad (Tu Nombre) es la respuesta que le das a la mente porque una vez que la mente deja de enfocar en el sueño Se está recordando a Si Misma.

En resumen:

La curación es para la mente que está enferma por creer que es un cuerpo.
El pecado es creer que somos un cuerpo pasando por alto que lo que realmente somos es mente soñando.
El milagro es simplemente recordar que nuestra realidad es mente y no cuerpo separado.

Saturday, March 25, 2017

Lo Que Es Ser Uno Con Todo, Ser Consciente No Es Ser “Perfecto”

En una charla facilitada por Nick Arandes en Cancún Mexico febrero del 2017 se comparten los siguiente temas: Temas:

Lo Que Es Ser Uno Con Todo.
Ser Consciente No Es Ser “Perfecto”.
Lo Que El Perdón Es
Nuestro Unico “Problema”.
Perdonar Toma un Instante.

Este video se puede ver en YouTube a través del siguiente enlace: https://youtu.be/9lUjG1AdkTQ

Para información adicional sobre Nick Arandes visita su sitio web: www.NickArandes.com

No Entiendo La Lección Sobre Estar Enojada Por Ver el Pasado


Pregunta: “Hola cómo estás? Estoy en los comienzos de UCDM. Mi duda radica En una de las primeras lecciones que dice que estoy enojada por qué solo veo el pasado. La pregunta es como se aplica está idea a momentos en los que acontece algo grave en el presente. Pongo de ejemplo algo extremo... Supongamos un ser torturado...O alguien en un campo de concentración en la Alemania Nazi...Como podría aplicar esta lección? su sufrimiento se debe a ver el pasado? Se resuelve ignorando por completo el sufrimiento del cuerpo y perdonando? …”

Comentario: La experiencia que estamos teniendo ahora mismo, aunque aparenta ser “presente”, sigue siendo pasado porque la separación de Dios nunca ocurrió. Y aunque “aparenta” que sí ocurrió debido a que esa es la experiencia que aparentamos estar teniendo, en el momento que “supuestamente” ocurrió se deshizo. “En el instante en que la idea de la separación se introdujo en la mente del Hijo de Dios, en ese mismo instante Dios dio Su Respuesta. En el tiempo esto ocurrió hace mucho. En la realidad, nunca ocurrió.” M-2.2:6-8

Sientes el enojo (miedo), una vez más, no por lo que estás experimentando en el “presente” sino que porque lo que tú crees está “ocurriendo” es simplemente una interpretación del pasado. Si no hubiese pasado en tu mente no tendrías punto de referencia para interpretar tu aparente “presente”. Dado ese el caso no habría razón para experimentar enfado alguno. Aunque el extracto que compartí del curso aplica en general a la experiencia de la separación, vamos a utilizar un ejemplo de la vida cotidiana para que puedas ver como esto hace perfecto sentido.

Trae a tu memoria la imagen de una persona que cuando piensas en ella te genera un sentimiento de incomodidad. Alguien en la que tú no confías en lo absoluto o que sientes te haya hecho daño. Si esa persona te llamase ahora mismo tu obviamente sentirías esos sentimientos. Si te preguntas por qué sentirías esos sentimientos la contestación es simple. Porque no estás viendo a esa persona en realidad sino que estás viendo el pasado en tu mente. Si soltases el pasado verías a esa persona como si la conocieses por primera vez. Eso es amor.

La práctica del Instante Santo te apoya en dos maneras; una, que al observar cada momento presente libre de tu pasado (de tus interpretaciones) te relacionas desde el amor, y segundo, de ser consciente, no necesariamente de que esto nunca ocurrió, sino que más bien de que tu realidad es en Dios lo cual va más allá de lo que tus sentidos aparentan mostrarte.

Lo que ocurre en cada momento es irrelevante para la mente que está soñando el sueño porque nada de lo que ocurre en el sueño tiene poder sobre ella. La mente, siendo lo que es real, y el sueño, siendo lo que es irreal, a eso se debe que el curso puede resumirse de la siguiente manera, “Nada real puede ser amenazado. Nada irreal existe. En esto radica la paz de Dios.” T-In.2:2-3

Eso es todo lo que es importante recordar. Y las lecciones te van poco a poco apoyando en ello. Sin embargo el sistema de pensamientos del ego plantea escenas hipotéticas para intentar responder a una pregunta que en realidad no viene al caso. Pero para satisfacer tu inquietud, si un individuo en un campo de concentración compartiese la mentalidad del Espíritu Santo no experimentaría sufrimiento alguno. Tan simple como eso.

Así que para efectos de la lección del curso, ahora mismo tú estás viendo el pasado porque al querer seguir sintiéndote separada de Dios continúas proyectando la película, que una vez más, se deshizo en el momento que aparentó haberse proyectado. Pero aunque sigas percibiendo el pasado ya que eso es lo que esta experiencia física representa, el Espíritu Santo te enseña a reinterpretarlo de tal manera que el sufrimiento se erradica de la mente.

Por lo tanto atiende a las elecciones y aplícalas tal como se te indican, aun cuando en momentos quizás no las entiendas. En la introducción de las lecciones se nos recuerda: “Recuerda solamente esto: no tienes que creer en las ideas, no tienes que aceptarlas y ni siquiera tienes que recibirlas con agrado. Puede que hasta te opongas vehementemente a algunas de ellas. Nada de eso importa, ni disminuye su eficacia. Pero no hagas excepciones al aplicar las ideas expuestas en el libro de ejercicios. Sean cuales sean tus reacciones hacia ellas, úsalas. No se requiere nada más.” W-pI.In.9:1-5

Deja a un lado todas las preguntas hipotéticas que el ego formula. Pues a final de cuentas si no estás siendo torturada y no estás en un campo de concentración, ¿para qué perder tu tiempo formulado esas preguntas? Disfruta mejor de la paz que la mente va a ir experimentando según aplicas el perdón a tu experiencia diaria.

Friday, March 24, 2017

Si No Etiqueto Las Emociones, ¿Ellas Desaparecen?


Pregunta: Buenas tardes Nick, tengo una duda: cuando dejamos de ponerle un titulo y una interpretación a las "emociones" que aparenta el "cuerpo" tener/sentir, qué es lo que pasa con esas emociones? Se borran automáticamente y empezamos a sentir la paz que estaba escondida o todas esas sensaciones se quedan ahí acumulándose hasta que nos hacemos una bomba de tiempo? Perdón si es tonta la pregunta jaja gracias y saludos!“

Comentario: Cuando permitimos que las emociones surjan sin hacer interpretaciones de ellas vivimos la experiencia sin sufrimiento alguno. Esa es la paz que sobrepasa todo entendimiento. Reconocemos que son sólo emociones que están saliendo y que no tienen nada que ver con la “causa” que el ego quiere vendernos.

Si por ejemplo sientes rabia (que en realidad no es rabia sino que una etiqueta que la das a esa emoción) porque tu hermano no llegó a la hora que le pediste, y en ese momento, gracias a tu práctica, te llega a la memoria la lección número 5 del curso que te dice, “nunca estoy disgustado por la razón que creo,” (W-pI.5) eso no necesariamente erradica la emoción, pero si te hace consciente de que tu hermano no es culpable de nada por lo cual no diriges tu rabia hacia él. (Jolin, que oración mas larga jejeje.)

Esa emoción, al ser consciente, le permites ser reconocido que es sólo culpa inconsciente escondida que está saliendo a la superficie para brindarte la oportunidad de poner en práctica el perdón. Si lo vez de esa manera puedes reconocer que tu hermano al llegar tarde te ofreció el regalo de que pudieras mirar ese obstáculo para ser sanado. Y como tienes claro que tu propósito es sanar, que es perdonar, aunque esto suene un poco ridículo, le das la bienvenida a todas esas experiencias porque te están regalando la oportunidad de derrumbar las barreras que has interpuesto ante el amor incondicional que es lo que deseas experimentar.

Otra de tus inquietudes, cuando uno se convierte en una bomba de tiempo, no es cuando permite que las emociones que surjan. Es cuando las suprime. Digamos que sientes enfadado porque tu hermano llegó tarde, sobre todo cuando te prometió que iba llegar temprano. Tú sientes la emoción pero la cubres con un velo que dice, “no pasa nada”, o “yo no me debo sentirme así porque soy ´espiritual´, o “porque mi maestro espiritual dice…,” o “porque me religión dice…”, o “porque no es lo ´correcto´, y así sucesivamente.

Pero si permites que la emoción se mueva, en otras palabras le das cabida sin interpretarla, sin juzgarla como “buena” o “mala”, “deseable” o “indeseable”, etc., la misma continúa su rumbo y por lo general se deshace.

Sin embargo para abordar otra parte de tu pregunta donde preguntas que si una vez que le quitases el título y las interpretaciones las emociones automáticamente se borran, cuando uno es consciente, el que se sientan o dejen de sentirse ya es irrelevante. Simplemente se aceptan como una experiencia que está teniendo lugar libre de historias y como ya comenté no hay sufrimiento alguno.

Siempre recuerda que las emociones no es el problema, el sufrimiento lo es. Y el sufrimiento nunca tiene lugar a raíz de las emociones sino que raíz de nuestra interpretación sobre ellas.

Pero vamos a explorar esto un poco mas a fondo. En realidad, la razón por la cual sufrimos cuando experimentamos emociones es porque nos llevan a identificarnos con el personaje “yo”, con el cuerpo que creemos ser. Dado ese el caso, si no somos conscientes, las emociones solo sirven para apoyar la creencia de que somos un cuerpo que puede “morir”. Si de lo contrario no le temes a la muerte porque sabes que tu realidad es infinita te sorprenderás lo fácil que lidiarías con cualquier emoción que surja. Porque a final de cuentas aparentan existir dos emociones, amor y miedo. Dije que aparentan porque en realidad solo existe una, amor. El miedo es simplemente una versión distorsionada del amor.

¿Cómo es Posible Que Proyecte Crueldad Hacia Animales Si No Pienso en Ello?


Pregunta: “Hola Nick: tengo una duda. Tengo entendido que todo lo que veo exteriormente es una proyección de mí interior. Pero si en la calle veo que alguien mata a un perro a golpes y yo nunca he hecho eso, ni siquiera he pensado en ello. ¿Cómo es posible que yo pueda proyectar algo como esto??? gracias”

Comentario: Vamos por partes. La proyección no tiene lugar en “tu mente” (cerebro) como persona sino que mas bien la proyección tiene lugar EN LA MENTE que te está soñando a ti.

La condición interna es la creencia en la separación EN LA MENTE que sueña el sueño. Y lo que el personaje soñado, que para los efectos de este ejemplo serias “tu”, “ve externamente” (percibe) simplemente da testimonio de esa creencia de separación EN LA MENTE. Con “tus ojos” en realidad no estás viendo nada. Es la mente que está soñando el sueño que aparenta estar viendo a través de lo que se conoce como “tus ojos”.

Mirémoslo de la siguiente manera, cuando duermes por ejemplo, y dentro del sueño crees estar viendo una escena enfrente de ti, no eres tú en el sueño la que está “viendo” esa escena con “tus ojos”. Es LA MENTE que está proyectando el sueño que contiene la escena completa. Solo que al identificarse con una parte de sí misma, que en este caso serías tú, cree estar viendo algo a través de ti, pasando por alto que ella (LA MENTE) es el espacio que contiene el “tu” qué cree estar observando algo al igual que ese algo que aparenta estar siendo observado por “ti”.

Por lo tanto tú no estás proyectando la escena de una persona matando a un perro en la calle. Eso es simplemente una escena completamente neutra, sin significado, que se está percibiendo dentro del campo de conciencia en el cual tú crees ser parte de. Es como decir que en el momento que decides acostarte a dormir tú no sabes lo que vas a soñar. Estás prácticamente jugando la lotería. Pueda que el sueño sea placentero al igual que pueda ser una pesadilla. Eso no se sabe. De la misma manera, al tu creer haberte podido separar de Dios proyectas un sueño dentro del cual se percibe un “tu”, y a su vez se perciben todo tipo de escenas. Y todas las escenas tienen el mismo propósito, mantener a LA MENTE distraída de la verdad enfocada en el sueño.

No obstante, la rabia, la ira, el sufrimiento que tú experimentas es lo que le proyectas a esa escena para justificar la culpa inconsciente escondida. Esa culpa que le proyectas a esa escena es la que utilizas para justificar la creencia de que el mundo existe, de que tu existes, en otras palabras de que la separación de Dios ha ocurrido. Esa es, una vez mas, la condición interna que da lugar a la proyección “externa” (el mundo de la percepción) la cual el curso intenta sanar.

Con la ayuda del Espíritu Santo, una vez que esa culpa inconsciente se va sanando, dejas de proyectársela a las escenas que se presentan en tu entorno, que personalmente no has elegido proyectar, aunque a un nivel inconsciente si. En otras palabras yo conscientemente no diría, “voy a proyectar a una persona matando un perro.”

Sin embargo si esa proyección está ocurriendo enfrente de mi es porque a un nivel más profundo estoy eligiéndola. Lo que acabo de decir suena como una contradicción porque por un lado te digo que tú personalmente no eliges lo que proyectas y ahora te estoy diciendo que inconscientemente si.

Lo que quiero decir es que toda proyección tiene lugar EN LA MENTE, y tu eres esa mente, esa consciencia solo que creyendose que es una parte separada de ella. Si eliges el sistema de pensamientos del Espíritu Santo utilizas el poder de la mente a tu favor y por consiguiente pueda que proyecciones como la que compartes dejen de tener lugar ya que son reemplazadas por proyecciones que representan más el amor que eres. Si de lo contrario continúas eligiendo el sistema de pensamientos del ego éstas una vez más utilizando el mismo poder de la mente sólo que en vez de para extender el amor lo utilizas para proyectar separación por lo cual escenas como las que compartes pueden tener lugar.

¿Significa eso que si eliges el sistema de pensamientos del Espíritu Santo no se proyectarán escenas de personas matando perros? Eso no se puede garantizar porque el Espíritu Santo no proyecta el guión, es el ego el que lo proyecta. Y se proyecta porque tú estás eligiendo el sistema de pensamientos del. Y toda proyección es separación, por consiguiente es miedo. No obstante, si al identificarte con el sistema de pensamientos del Espíritu Santo reconoces que no está pasando nada aun cuando tus sentidos te muestran lo contrario, a raíz de esa cambio de mentalidad no hay sufrimiento, no hay rabia, lo único que hay es una comprensión profunda, una compasión y un amor que brota de ti. Entonces esa escena, que según el sistema de pensamientos del ego es cruel o incorrecta, según el sistema de pensamientos del Espíritu Santo es simplemente una petición de amor y se reconoce como el currículo perfecto para que recuerdes una y otra vez que sólo el amor de Dios es real.

De ahí en adelante, no importa cuál sea la escena que se proyecte (placentera o dolorosa, es todo lo mismo), con una mente ecuánime y en paz, pueda que amorosamente te sientas inclinada a intervenir o pueda que no. Pero hagas lo que hagas en el mundo de las formas es completamente irrelevante porque al identificarte con la mentalidad del Espíritu Santo eres consciente en cada momento que nada es real, que tu realidad no es esta experiencia de separación sino que tu realidad es el amor de Dios que es lo que realmente eres. Pero para experimentar este nivel de comprensión se requiere un deseo profundo por la verdad.

Yo me la puedo pasar años escribiendo sobre la teoría de la verdad, leyendo libros sobre la teoría de la verdad, intentando explicar la teoría de la verdad, y nada de eso me va a servir a menos que sea la verdad lo que desee. Eso es lo que te exhortó a ti ahora. Enfoca en el amor, en la paz, en la verdad, en Dios como lo más importante para ti, y asi podrás sacar provecho de todas las escenas que se presenta en tu entorno ya que todas sirven para un solo propósito, que es perdonar, no intentar entenderlas.