Wednesday, June 20, 2018

Se Requiere Valentía Para Rendirse

Este preciso instante es lo que se requiere para estar en paz y ser feliz. El desear algo más, o diferente, que no sea el agradecimiento pleno de este momento, és sufrimiento. Sin embargo, ¿qué hace tan difícil aceptar este instante? La valentía de rendirse ya que el momento presente es la aceptación total del Amor (Dios). Y al uno no creer ser merecedor de ese amor, lo busca donde nunca lo va a encontrar, "fuera", en relaciones, en actividades, en entretenimiento, en substancias, etc.

El amor que está teniendo lugar en el momento presente, dado que es nuestra naturaleza, es teñido por el deseo de que este momento sea diferente. Esa falta de comprensión es la raíz de todo sufrimiento y dolor. Queremos que sea diferente porque al percibirse uno como individuo separado, actúa bajo la creencia de que su paz y su felicidad la encontrará en un momento "futuro", o cuando las cosas vayan de alguna manera "especial".

Lo que uno no se da cuenta es que esa actitud es la que siempre estará presente en cada instante. ¿Qué implica esto? Que cuando alcance eso que tanto ha deseado, y esa experiencia se convierta en el momento presente, la actitud subyacente saldrá otra vez a la superficie una vez que el subidón de ese aparente "logro" se disuelva.

Debido al condicionamiento mental cultural, inclusive en nuestra propia experiencia que constantemente refuerza la creencia de que la felicidad se encuentra en el placer, y es por eso que constantemente queremos algo diferente, para algunas personas puede que le tome casi toda una vida darse cuenta de que la felicidad, la paz duradera no se va a encontrar en nada de lo que este mundo pueda ofrecer.

Es ahí cuando se empieza a cuestionar si la felicidad y la paz la va a encontrar persiguiendo sus deseos. George Sanders, el famoso actor de cine y television, músico, compositor y autor, extremadamente exitosos en su carrera y en su vida, antes de suicidarse dejó una nota diciendo, "Querido mundo, me voy porque estoy aburrido. Siento que he vivido lo suficiente. Los dejo con sus preocupaciones en este dulce pozo. Buena suerte." Y todo esto por el terror a rendirse.

Como podemos ver, experimentó todo lo que cualquier ser humano desearía, sin embargo, no pudo encontrar ese estado de plenitud que ha sido siempre parte de lo que él es, dada la naturaleza de ser Uno con Dios. Y por cierto, esta no es sólo su historia. Es la de todo aquel que después de haberlo obtenido "todo" se enfrenta con la dura realidad de que no ha adquirido nada. Ha sacrificado el Todo (el Amor, su Paz, Dios por la nada (los diminutos e insignificantes placeres mundanos y temporales que el mundo ofrece como sustitutos al amor de Dios).

La rendición implica soltar todo "control", ese control que en realidad nunca tuvimos pero que todavía creemos en él, que surge a raíz de la creencia de que la "seguridad" y "bienestar" se deriva de poder controlar la experiencia de vida. Y que a su vez, surge a raíz de la creencia subyacente que dice soy un ser humano separado. Otra manera de decirlo sería, "soy un individuo (una parte) separado del amor de Dios (del Todo) y ahora necesito buscar, encontrar ese amor que tanto deseo. Un curso de milagros lo plantes de la siguiente manera: "El reconocimiento de que la parte es igual al todo y de que el todo está en cada parte es perfectamente natural, pues así es como Dios piensa, y lo que es natural para Él es natural para ti." T-16.II.3:3

Eso es lo que da pie a la búsqueda, o el suicidio.

Y cuando hablo de suicidio, no estoy hablando necesariamente de "matar" el cuerpo. Bajo el contexto que aquí comparto, el suicidio es cualquier actividad diseñada para negar este momento presente. Cuando la gente se suicida es porque no puede más con el contenido de su mente en el momento presente. Entonces, buscar algo que hacer, cualquier actividad que de una forma u otra pueda mantener a la mente distraída del momento presente, es el intento de suicidar esa voz interna, esos pensamientos, esas sensaciones.

A eso se debe la constante búsqueda del placer, y es por eso que se requiere una gran valentía para quedarse con los pensamientos, sensaciones, sentimientos que surgen en el momento presente que a toda costa queremos evitar. ¿Por qué queremos evitarlos? Porque mirarlos de frente con la mentalidad del Espíritu Santo es que pierden el poder ilusorio que se les ha otorgado. Y al ser atravesados, lo que queda es la paz y la felicidad que ¡SIEMPRE HA ESTADO AHI! Ésa paz y esa felicidad simplemente estaba cubierta por capas y capas de deseos, creencias, que una vez más, sólo servían para reforzar la creencia subyacente que dice, "soy algo separado del Todo, soy incompleto, soy carente".

Entonces, este proceso, esta valentía de la que hablo es necesaria para poder atravesar esas nubes, para poder ser conscientes del amor verdadero. Un curso de Milagros lo plantea de la siguiente manera, "Trataremos ahora nuevamente de llegar a la luz en ti, que es donde realmente se encuentra tu salvación...Recuerda que tienes que atravesar las nubes antes de poder llegar a la luz." W-pI.70.8:1..5 La Biblia describe este proceso de atravesar el miedo de la siguiente manera, "Porque estrecha es la puerta y angosta la senda que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan." [Mateo 7:14]

De la única manera que esa nube puede ser atravesada, que esa puerta angosta puede ser cruzada, es cuando se mira el miedo de frente. Por eso el Curso nos recuerda, "Escapar de la oscuridad comprende dos etapas: Primera, el reconocimiento de que la oscuridad no puede ocultar nada. Este paso generalmente da miedo. Segunda, el reconocimiento de que no hay nada que desees ocultar aunque pudieses hacerlo. Este paso te libera del miedo. Cuando ya no estés dispuesto a ocultar nada, no sólo estarás dispuesto a entrar en comunión, sino que entenderás también lo que es la dicha y la paz." T-1.IV.1:1-5

Una rendición total es simplemente otra manera de decir, "que se haga Tu Voluntad". Así se mira el miedo de frente porque una rendición total implica la ausencia de todo juicio, de toda interpretación, que paradójicamente, todo miedo es solo una interpretación. Siempre tengamos en cuenta que Su Voluntad no es que el proceso sea doloroso ni que suframos. El dolor y el sufrimiento no tiene lugar a raíz de hacer Su Voluntad, sino a raíz de querer hacer la nuestra. Dios no quiere arrebatarnos los juguetes porque para nosotros es algo muy doloroso debido al valor que le hemos dado, sin ser conscientes del daño que nuestros propios juguetes nos hacen. Por eso Un curso de Milagros me recuerda, "Socavar el sistema de pensamiento del ego no puede sino percibirse como un proceso doloroso, aunque no hay nada que esté más lejos de la verdad. Los bebés gritan de rabia cuando se les quita un cuchillo o unas tijeras; a pesar de que, si no se hiciese, podrían lastimarse. En este sentido todavía eres un bebé." T-4.II.5:1-3

El Espíritu Santo, nuestra mente Recta, sólo quiere que seamos conscientes de que nuestra paz y felicidad no depende de ningún juguete, y en ese sentido somos verdaderamente libres. En ese sentido, somos nosotros los que voluntariamente soltamos los juguetes. ¿Pues quien querría conservar algo que carece de valor?

Lo que Dios desea para su Hijo es que sea libre, no que se mantenga aprisionado por sus deseos (juguetes). En un principio esto no se puede comprender porque la creencia fundamental de que nuestros deseos son la fuente de la felicidad está demasiado arraigada en la mente. Pero de nuevo, una vez que somos conscientes del alto precio que pagamos por continuar persiguiendo ideales, fantasías temporales, suicidándonos constantemente, Dios nos ofrece la salida, la cual es la paz y el amor de la cual somos dignos AQUI Y AHORA cada vez que nos rendimos al momento presente. Según las creencias y fantasías subyacentes se van debilitando, nuestra dicha, QUE SIEMPRE HA ESTADO, Y SIEMPRE ESTARÁ AHÍ, sólo que negada, continúa aumentando.

Ese es el regalo de la rendición total a lo que es. Cuando la rendición total tiene lugar, se da uno cuenta que no requería coraje ni valentía. Solo un simple cambio de mentalidad, que ni siquiera hacemos nosotros. Simplemente tiene lugar cuando se le da bienvenida. Es por eso que un curso de Milagros recuerda, "Deshacer no es tu función, pero sí depende de ti el que le des la bienvenida o no." T-21.II.8:5 Pues recordemos, "Tú no puedes ser tu propio guía hacia los milagros, pues fuiste tú el que hizo que fuesen necesarios." T-14.XI.7:1

No hay nada que tenga yo que "hacer". Un curso de Milagros reitera, "Tú no tienes que buscar la realidad. La realidad te buscará y te encontrará cuando satisfagas sus condiciones. Sus condiciones son parte de lo que ella es. Y esa parte es lo único que depende de ti. El resto tiene lugar por su cuenta. Necesitas hacer tan poco, porque tu parte, aunque pequeña, es tan poderosa que te brindará la totalidad. Acepta, por lo tanto, la pequeña parte que te corresponde y deja que la totalidad sea tuya. T-8.IX.2:4-10 Otro extracto del Curso que también hace referencia a lo poco que se requiere de nosotros es, "Este curso apenas requiere nada de ti. Es imposible imaginarse algo que pida tan poco o que pueda ofrecer más." T-20.VII.1:7-8

No obstante, aquí se encuentra uno, experimentando la experiencia de separación, y por ende sus consecuencias. Entonces, no hay nada mas que hacer sino que recordar la única función, perdonar,  y confiar en el proceso. Y el proceso funciona si se trabaja. Por eso comparto este extracto de una conversación que el Dr. Kenneth Wapnick tuvo con una estudiante del Curso la cual he compartido anteriormente, pero nunca está de mas recordarla;

Pregunta al Dr. Wapnick: “Yo amo este Curso. El perdón me ha traído mucho consuelo real y yo estoy muy agradecida a ti por ayudarme a entender la práctica. Me ha ayudado a ver que todo es el mismo problema, y en términos generales me ha hecho mucho mas tolerante. Pero todavía estoy en un viaje, todavía tengo miedo de perder esta identidad especial, soy ambivalente acerca de su valor y a veces me aterrorizo de perder mis relaciones especiales aun cuando me observo a mi misma rechazando el amor humano. ¿Podrías darnos algún consejo de como mantener la fe a aquellos que vamos por la turbia mitad de este viaje a casa? En otras palabras, ¿podrías darnos animo?”

Contestación del Dr. Wapnick: “Bueno, el proceso realmente trabaja y tu te sientes mucho mejor. Yo a veces le digo a la gente que planten sus narices en la página que tienen enfrente y que no se preocupen por el resto de la música, trabaja con lo que justo tienes enfrente y confía de que hay un amor en ti al cual estás escogiendo acercarte más y más. Y si tu realmente trabajas día a día en solo observar las proyecciones de tu ego, entonces los beneficios son inconmensurables. Es incomprensible cuan maravilloso es y vas a seguir sintiéndote mucho mejor. El Curso realmente trabaja si tu lo trabajas, así que no te detengas. La clave es trabajarlo con una dulce sonrisa y no con toda esa seriedad.”

Así que cerremos esta nota con una paradoja, ¡animo y ríndete! Jejeje :)

Tuesday, June 19, 2018

La Carencia es Solo Una Apariencia - Nick Arandes

El cuerpo es un límite superimpuesto a la Totalidad (Amor, Dios). Sin cuerpo no habría experiencia de "separación". Como cuando duermes y sueñas, sólo hay UNA SOLA mente soñando, más las "diferentes" imágenes que forman parte del sueño sólo dan la "apariencia" de que la únicamente está "dividida". Pero no es así.

Sin la experiencia de un cuerpo la carencia no podría tener lugar. ¿Cómo podría existir carencia en la Totalidad? Es como decir, ¿cómo podría existir oscuridad en un cuarto iluminado? Cuando me percibo como cuerpo, la idea de abundancia adquiere un nuevo significado, lo cual sería que "abundancia" es añadirle al cuerpo, que ya de por sí se percibe como un objeto limitado, más objetos limitados (dinero, juguetes, otros cuerpos, etcétera). Eso sólo incrementa aún más la sensación de carencia. Es una partida ya perdida.

Sin embargo, siendo todo esto un concepto mental, cuando la mente se aquieta, lo que en realidad está teniendo lugar es que se va despojando de juicios (limites perceptibles). A raíz de eso se va abriendo una comprensión que pasa por alto la percepción errada que tiene de sí misma y accede a la Conciencia Universal de la cual forma parte. Otra manera de decirlo, se experimenta plena y abundante, libre de límites, una con todo.

Deja entonces de buscar en el mundo objetivo más objetos para sentirse plena ya que su plenitud es la paz y la confianza que siente en cada momento presente. Ese estado de sosiego y dicha se mantiene, dándole paso a la inspiración que surge espontáneamente, que la lleva en ocasiones a tomar la acción que sea necesaria para que su conciencia de abundancia se siga sosteniendo. Inclusive, hasta el mundo fonemético puede acomodarse de manera que la mente se sienta sostenida por el amor (abundancia) de la cual ella forma parte.

Hay una lección de Un curso de milagros que me recuerda; "El Amor de Dios es mi sustento: He aquí la respuesta a cualquier problema que se te presente, hoy, mañana o a lo largo del tiempo. Crees que lo que te sustenta en este mundo es todo menos Dios. Has depositado tu fe en los símbolos más triviales y absurdos: en píldoras, dinero, ropa "protectora", influencia, prestigio, caer bien, estar "bien" relacionado y en una lista interminable de cosas huecas y sin fundamento a las que dotas de poderes mágicos..Todas esas cosas son tus sustitutos del Amor de Dios. Todas esas cosas se atesoran para asegurar la identificación con el cuerpo. Son himnos de alabanza al ego. No deposites tu fe en lo que no tiene valor. No te sustentará." W-pI.50.1:1-3..2:1-5

Sólo cuando se limita la Totalidad, el Amor a un concepto (dinero, juguetes, relaciones, estatus, deseos, etcétera) es que la sensación de escasez tiene lugar. Ese deseo por objetos, que la mente ego etiqueta como "abundancia", sólo sirve para alimentar la creencia subyacente qué dice que yo soy un objeto separado. Una vez más, esa es la definición de carencia. No obstante, por más que intente ignorar mi realidad interponiéndole límites a la Totalidad (al Amor, a Dios), dada la naturaleza de lo que realmente soy, la carencia nunca podrá ser un hecho, solo una apariencia.

¿Debo Esperar A Que Un Adicto Toque Fondo Para Ser Ayudado?

Pregunta: "Hola: Yo tengo una pregunta, muchas personas dicen que debes de dejar sola a la persona que tiene adicciones para que toquen fondo? Es verdad?"

Comentario: Aquí hay que tener mucho cuidado porque una cosa es lo que uno cree que "debe" hacer y otra es lo que se termina haciendo. Me explico, esa idea de lo que se "debe" hacer va en función a unas reglas, unas normativas establecidas, pero que en realidad no tienen nada que ver con lo que sucede, con el momento presente.

Las decisiones que se toman en cada momento son simplemente efectos de nuestro estado mental. Por lo tanto, para ir directamente a tu pregunta, no es, qué se "debe" hacer o no. Sino que mas bien, en qué estado mental te encuentras en el momento en que una decision se ha de tomar. Si te encuentras en un estado mental conflictivo (eligiendo el sistema de pensamientos del ego), pueda que permitas que la persona toque fondo, o pueda que no. Sin embargo, no importa que decision se tome bajo ese estado mental, el resultado siempre va a terminar siendo el menos amoroso.

Si por el contrario, eliges el sistema de pensamientos del Espíritu Santo (perdonas), al igual que lo que compartí anteriormente, pueda que permitas que la persona toque fondo, o pueda que no. Sin embargo, no importa que decision se tome bajo ese estado mental, en este caso el resultado va a ir en acorde con la decisión mas amorosa.

Es por eso que no se puede dar "consejos", pues los mismos están basados en experiencia. Y lo que aparentemente "funcionó" para uno en un momento pasado, no necesariamente funcionará en este. Recuerda entonces que en toda situación, tu función no es "aconsejar" sino que perdonar. En función a ello, se dirá lo que se tenga que dicer si es que algo se tiene que decir, al igual que se hará lo que se tenga que hacer si es que algo se tiene que hacer.

Monday, June 18, 2018

Ríndete, Aunque En Realidad No Tienes Opción

"Cuando el hombre se estudia a sí mismo con imparcialidad honesta, observa que no es el artesano consciente y voluntario ni de sus sentimientos ni de sus pensamientos, y que sus sentimientos y sus pensamientos son solo fenómenos que le suceden. " -Hubert Benoit

Comentario: Si somos completamente honestos. podemos darnos cuenta de que nunca actuamos en función a nuestro "libre albedrío", sino que actuamos en función a un plan predeterminado.

Un curso de Milagros lo plantea de la siguiente manera utilizando solo tres extractos de ese material;

"Tener libre albedrío no quiere decir que tú mismo puedas establecer el plan de estudios (elegir las experiencia que tendrán lugar en tu vida). Significa únicamente que puedes elegir lo que quieres aprender en cualquier momento dado (perdonar o juzgar)." T-In.1:4-5

"El tiempo es un truco, un juego de manos, una gigantesca ilusión en la que las figuras parecen ir y venir como por arte de magia. No obstante, tras las apariencias hay un plan que no cambia. El guión ya está escrito. El momento en el que ha de llegar la experiencia que pone fin a todas tus dudas ya se ha fijado." W-pI.158.4:1-4

"El mundo del tiempo es el mundo de lo ilusorio. Lo que ocurrió hace mucho parece estar ocurriendo ahora. Las decisiones que se tomaron en aquel entonces parecen como si aún estuviesen pendientes; como si aún hubiera que tomarlas. Lo que hace mucho que se aprendió, se entendió y se dejó de lado, se considera ahora un pensamiento nuevo, una idea reciente, un enfoque diferente..., no eres libre de elegir el programa de estudios (las experiencias que tienen lugar en tu vida), ni siquiera la forma en que lo vas a aprender. Eres libre, no obstante, de decidir cuándo quieres aprenderlo. Y al aceptarlo, ya lo habrás aprendido (si perdonas, has aprendido la lección)." M-2.3:1-8

El sistema de pensamientos del ego, que se cree ser un "individuo separado" con "voluntad personal" va a resistir a toda costa esta noción de que no tiene libre albedrío. Sin embargo, será cuestión de tiempo antes de que se dé cuenta, que por más que intente "controlar" su mundo, nunca podrá pasar por alto la Voluntad de Dios, la cual es que su Hijo recuerde su naturaleza como Totalidad.

Es por eso que Jesús en el Curso no nos pone presión, sino que muy amorosamente espera a que se de uno cuenta de que su felicidad nunca la va a encontrar en el mundo que fabricó, y muy amorosamente nos dice, “Si quieres ser como yo, te ayudaré, pues sé que somos iguales. Si quieres ser diferente, aguardaré hasta que cambies de parecer." T-8.IV.6:3-4

Reconozco que este planteamiento puede ser extremadamente inquietante debido a que nuestra cultura fomenta la creencia de que "elegimos" nuestro destino. Esa idea de control se basa en la creencia subyacente de que soy algo separado de Dios, inseguro, vulnerable, y por ende necesito controlar de manera que me pueda sentir "seguro".

Eso es falta de confianza en el amor mismo. Pero cuando uno ha corrido lo suficiente, y está cansado de sufrir, de el esfuerzo, del sacrificio, es que está listo para rendirse. En esa total rendición es que la mente descansa y permite que el amor y la paz de Dios le arrope. Entonces todo en su mundo misteriosamente se acomoda, no para que  el individuo manifieste sus deseos personales, sino que para que la paz, el amor, en otras palabras el recuerdo de Dios siga asentándose aún más.

Esa es la dicha y la felicidad que siempre fue parte de nosotros y que por mucho tiempo nos mantuvimos distraídos buscándola donde nunca se iba a encontrar. Ahora podemos estar plenamente agradecidos de que las cosas no funcionaron como queríamos pues de haber sido así, la creencia de que la felicidad y la paz se encuentra "afuera" se seguiría sosteniendo aumentando más el miedo y el sufrimiento. Ahora podemos decir, "¡soy libre al fin!"

Esto requiere confianza plena en el momento presente, que por un tiempo se puede experimentar como muy doloroso, no porque así lo sea, sino porque todas nuestras creencias sobre lo que creíamos desear, dado que nuestra "felicidad" dependía de ello, saldrán a la superficie para ser cuestionadas.

Pero según se va uno rindiendo, la experiencia misma dará testimonio de que la única elección cuerda es, y siempre será, elegir la paz de Dios (el sistema de pensamientos del Espíritu Santo) sobre todas las cosas. Es por eso que el Curso nos recuerda; “Todavía tienes muy poca confianza en mí, pero ésta aumentará a medida que recurras más y más a mí -en vez de a tu ego- en busca de consejo. Los resultados te irán convenciendo cada vez más de que ésta es la única elección cuerda que puedes hacer.” T-4.VI.3:1-2

Ahora es solo cuestión de confiar, ya que no solo no hay nada mas que "hacer", sino que ¡nunca "hicimos" nada!

Friday, June 15, 2018

La Trampa Sutil de Creer Estar Haciendo el Curso "Bien"

Pregunta: "Hola Nick! Estoy aplicando UCDM y creo estar bastante bien encaminado jaja ya que suelo sentirme muy bien. Pero tengo una pelea de dos con un hermano mío y cada ves que quiero contactarme con el, el solo me ataca. Yo no le devuelvo esa agresión, hago lo posible por mantenerme en paz. Pero siento un volcán dentro con mucho dolor por su respuesta. Seguramente sea porque espero a que reaccione de otra forma, pero no logro o no se como hacer que no me afecte y lograr tomarlo de otra forma... si podes orientarme, te agradezco. Gracias de cualquier modo por tus videos, me ayudaron muchísimo."

Comentario: Primero que nada me gustaría aclarar lo siguiente. Cuando dices, "...Estoy aplicando UCDM y creo estar bastante bien encaminado jaja ya que suelo sentirme muy bien..."

Esto se presta a mucha confusión ya que la creencia subyacente es que si haces Un curso de Milagros te vas a sentir bien.

Obviamente, si lo aplicas y lo integras el resultado es la paz que sobrepasa todo entendimiento. Que seria otra manera de decir que te sientes bien. Pero si ya estuvieses ahi, no necesitarías el Curso.

Lo que tiende a ocurrir es que el sistema de pensamientos de el ego agarra la enseñanza y se la trae a la condición humana. Y es desde ahí desde donde uno puede muy fácilmente auto engañarse creyendo que lo está haciendo "bien" porque en ocasiones se siente "bien".

Sin embargo, observa como en tu pregunta por un lado dices que te sientes bien al hacer el curso, y por otro experimentas conflicto con tu hermano. Ese volcán, ese conflicto que sientes no tiene nada que ver con tu hermano. Si en realidad te sintieses bien al aplicar Un curso de Milagros nada de lo que tu hermano haga te podría afectar. Eso para mi es hacer el Curso bien.

Por lo tanto, aplicar Un curso de Milagros implica mirar todos los volcanes que están escondidos. Esa es la razón por la cual Un curso de Milagros no es una enseñanza muy atractiva, pues de nuevo, el ego la trata como una enseñanza para auto validarse sin ser consciente que lo que la enseñanza hace es deshacerlo.

Así que vamos ahora con el tema de tu hermano y tú. Dices, "...Yo no le devuelvo esa agresión, hago lo posible por mantenerme en paz. Pero siento un volcán dentro con mucho dolor por su respuesta."

No es que tú le devuelvas o no el ataque, sino que el ataque está en ti, antes de que tu hermano siquiera "existiese" por así decirlo. Ese es el resentimiento, la culpa inconsciente que está en ti, pero que ahora se la proyectas a tu hermano, y crees que el problema está afuera.

Utilizando la analogía del espejo, esta es la razón por la cual intentar dialogar con el es unaperdida de tiempo. Imagínate ir a un espejo, tú lleno de rabia, el espejo refleja la rabia que estás sintiendo tú hacia ti mismo que no quieres reconocer en ti. Quieres ahora que la imagen del espejo de alguna forma cambie a una mas amorosa. ¿Pero como es posible que la imagen en un espejo sea mas amorosa si lo que tiene en frente es una persona llena de rabia? Por eso es que el espejo no ataca, el espejo refleja.

Por lo tanto, tu hermano atacando es irrelevante. Él simplemente está aflorando el volcán en ti, que por alguna razón no lo puedes reconocer por ti mismo, y la manera a través del cual lo puedes ahora mirar es a raíz de tu relación especial con tu hermano.

Eso es lo que Un curso de Milagros hace, que te pone en contacto con todos los obstáculos al amor en ti, y los gatillos que utiliza son tus relaciones especiales.

Ahora que eres consciente de ello, no culpas a tu hermano por su comportamiento. Pero sí, atiendes plenamente ese volcán que estás sintiendo, pidiendo ayuda al Espíritu Santo. Eso es lo que se le conoce como perdonar. No estás perdonándole a tu hermano ni a ti, simplemente estás abriéndote a sentir eso que se encuentren ti, y en ese sentido puedes agradecerle a tu hermano, obviamente no tienes que decírselo personalmente, por el hecho de que él es la imagen que se está utilizando para que puedas contactar con ese volcán en ti y se pueda sanar.

¿Ves ahora como tu hermano deja de ser el enemigo y se convierte tu salvador?

Recuerda, "El secreto de la salvación no es sino éste: que eres tú el que se está haciendo todo esto a sí mismo. No importa cuál sea la forma del ataque, eso sigue siendo verdad. No importa quién desempeñe el papel de enemigo y quién el de agresor, eso sigue siendo verdad. No importa cuál parezca ser la causa de cualquier dolor o sufrimiento que sientas, eso sigue siendo verdad. Pues no reaccionarías en absoluto ante las figuras de un sueño si supieses que eres tú el que lo está soñando. No importa cuán odiosas y cuán depravadas sean, no podrían tener efectos sobre ti a no ser que no te dieses cuenta de que se trata tan sólo de tu propio sueño." T-27.VIII.10:1-6

El perdón es simple. Pero si te soy honesto, no es fácil. Pero esa es solo mi experiencia, y no tiene que ser la tuya. ;)

Thursday, June 14, 2018

Cuando Aflora la Ira - Nick Arandes

Cuando sentimientos de ira o resentimiento surgen, el ego tiene dos maneras de abordarlas. Una es suprimiéndolas, lo cual eventualmente resulta en depresión, o la otra es actuando sobre ellas, lo que conduce a actos de violencia contra otros o contra uno mismo. Cuando la mente no está lo suficientemente entrenada es como si automáticamente la misma reaccionara de cualquiera de las dos maneras que acabo de compartir.

Sin embargo, la práctica del perdón no es para dejar de sentir ira, es sino para poder ser consciente de que si permitimos que la ira, o cualquiera de esas sensaciones que surgen de la nada se puedan sentir, libre de historias, libre de juicios, es como se es consciente de que somos el espacio en el que las sensaciones surgen y no el personaje separado que asume la autoría y se adueña de ellas. En ese sentido es que se puede ahora observar la ira, o cualquiera de esas sensaciones como nubes pasajeras que en su debido momento se disuelven en la nada de donde surgieron.

Este es un proceso que en un principio aparenta ser imposible de aceptar o de poner en práctica. Sin embargo, con la práctica es que uno puede poco a poco darse cuenta que ninguna emoción tiene poder sobre uno. Pero para ello hay que primero ser consciente de qué es lo más importante, la paz interior, o el deseo por el placer o evitar el dolor. El deseo por el placer o evitar el dolor es simplemente una identificación con el cuerpo-mente (el "yo" que me creo ser), que se percibe separado. El deseo por la paz interior, no obstante, es el deseo por la verdad. Ese deseo genuino abre el espacio para que toda la culpa inconsciente, para que todo ese odio y ese resentimiento pueda aflorar de manera que pueda ser observado y por consiguiente desecho. Esta es la parte del proceso que no es cómoda, que inclusive se puede experimentar como extremadamente dolorosa. Por eso se nos dice, "En primer lugar, tienen que pasar por lo que podría calificarse como un "período de deshacimiento". Ello no tiene por qué ser doloroso, aunque normalmente lo es." M-4.I.A.3:1-2

El mismo no puede ser deshecho en absoluto si todavía hay una justificación, una historia que de alguna forma haga parecer que esas sensaciones tienen sentido de ser. Por eso es que Un curso de milagros no nos dice que la rabia no debe ser sentida, sino que no es justificada. "La ira nunca está justificada." T-30.VI.1:1

Como por ejemplo, "siento rabia porque...", "siento lo que sea por la siguiente razón...". Eso es lo que mantiene a la mente aprisionada y a esas sensación latentes. En otras palabras, eso es lo que hace que el "yo" que me creo ser continue sosteniendo esa sensación. Porque créalo o no, tiene un gran valor para mi. Y esto no sucede conscientemente sino que inconscientemente. Por lo tanto, no puedo "yo" hacer nada al respecto. Que por algo el Curso nos dice, "Tú no puedes ser tu propio guía hacia los milagros (ejercer un cambio de mentalidad), pues fuiste tú el que hizo que fuesen necesarios." T-14.XI.7:1

¿Como entonces puede uno abordar esos momentos en el que la ira, o cualquier sentimiento que para efectos de este ejemplo etiquetamos como "desagradable" se apoderan de la mente sin uno perder el sentido de razón y reaccionar? Una vez más, y esto lo continuaré reiterando una y otra vez. Si mi propósito es la paz interior en cada momento. No el deseo de buscar experiencias placenteras y evitar experiencias dolorosas. Pues si mi deseo es buscar experiencias placenteras es porque inconscientemente sigo sosteniendo la creencia de que soy un individuo separado, y que mi felicidad depende de que esas experiencias placenteras tengan lugar.

Recordemos que cualquier sentimiento de ira o sentimiento que de una forma u otra perturbe la paz que soy, es por la simple creencia subyacente que dice que soy algo separado de la tonalidad, que soy algo separado de Dios, que soy lo opuesto al Amor.

Así que voy a compartir una experiencia personal para que vean como el personaje Nick aborda ese tipo de experiencias de la mejor manera que puede en cada momento. Y esto aplica a cualquier experiencia en el que la mente se encuentre completamente aprisionada por los sentimientos, sean los que sean.

En la noche me encontraba desvelado y la mente estaba dando vueltas. Surgieron unas sensaciones de resentimiento e ira, y sabía conscientemente de que si intentaba erradicarlas todo lo que terminaría haciendo es reforzarlas. Esas sensaciones estaban buscando aferrarse a cualquier historia que la mente pudiese fabricar de manera que la identificación con este cuerpo-mente se siga sosteniendo. Las historias salieron, una detrás de la otra, razones por la cual debería sentirme así al igual que personajes a quien podría culpar de manera que pueda justificar lo que estaba sintiendo.

Llevo más de 10 años integrando la teoría de Un curso de milagros, siendo plenamente consciente de la naturaleza de lo que soy, y aún así esas sensaciones brotaban y no había nada que pudiese hacer al respecto. Sin embargo, al tener claro que mi única función es perdonar, sabia que todo eso estaba surgiendo porque a un nivel más profundo mi deseo por amar incondicionalmente implicada mirar todo eso que está escondido. La lección número cinco del curso me llegaba a la mente, "Nunca estoy disgustado por la razón que creo." W-pI.5 También sabía intelectualmente que nada de lo que sentía tenía que ver con las historias que la mente fabricada. Esto no implica que las sensaciones se fueron, pero sí implica que estaba tomando completa responsabilidad de mi sentir. Eso en si es lo que Un curso de milagros es.

Como a las tres de la madrugada me sentí inclinado a ir a la cocina, prepararme un sandwich, y luego me senté en el colchón a sentir sin juzgar ni justificar. Eso yo le llamo meditación consciente. Donde estoy abierto a la posibilidad de que hay un amor, una paz detrás de todo ese sentir. Luego me levanté en la mañana con una mente más calmada, llevé los niños a la escuela. Cuando venía de regreso, observé como las historias volvían a salir y la ira poco a poco se iba incrementando. Llegó un punto que la ira y el resentimiento era tal, que no importa que entendiese la teoría del Curso, aparentaba como que me sobrepasaban.

Sin embargo, recordando que mi única función es perdonar, no para que se vayan las sensaciones, sino  para poder recordar que hay una parte cuerda en la mente que puede observar todo esto sin ser perturbada en lo absoluto. Cuando llegué a la casa, le doy un beso a Fayna, mi pareja, y le comparto todo este movimiento que ha estado teniendo lugar. Le compartí que lo curioso era, aunque toda esa ira estaba surgiendo, yo estaba completamente lúcido en el sentido de que no estaba conduciendo irresponsablemente, prestando mucha atención a lo que estaba sintiendo, siendo cortés con los peatones, mas sin embargo la energía estaba ahí en la mente. Quería gritar, pero ni siquiera tenía las fuerzas ni la energía para hacerlo. En otras palabras, aunque estaba sintiendo todo ese movimiento, no estaba reaccionando fisicamente en el sentido de actuándolo. Eso es un avance en Un curso de milagros. Pues mientras me siga percibiendo como un cuerpo separado, todas esas emociones continuarán surgiendo de la nada y se desintegrarán en la misma nada de la que surgieron.

Luego me senté a permitir que esas sensaciones me atravesaran. Ahi fue como pude observar, que como nubes pasajeras, simplemente están corriendo su rumbo, y es por eso que según se pone el perdón en práctica, que según el Curso dice,  "El perdón, en cambio, es tranquilo y sosegado, y no hace nada. No ofende ningún aspecto de la realidad ni busca tergiversarla para que adquiera apariencias que a él le gusten. Simplemente observa, espera y no juzga," W-pII.1.4:1-3 se observa cada nube hacer su movimiento.

Lo importante es reconocer que cualquier emoción que surja, que la única razón por la cual se apodera de la mente, es por la identificación que tengo con un yo personal. Cuando creo que soy, Nick Arandes (este cuerpo-mente), el que siente eso, la experiencia es extremadamente dolorosa. Pero cuando le permito ser, sin hacer nada especial de ello, es como la parte cuerda de la mente toma posesión del proceso. Y cualquier experiencia que tenga lugar se puede acoger libremente.

Por consiguiente, si creemos que Un curso de Milagros es un curso para nunca sentir ninguna de esas emociones que etiquetamos como "negativas" o incómodas, todo lo que estamos haciendo es auto-engañándonos. Y eso simplemente creará frustración y desilusión. Si por el contrario, aprendemos a vivir en aceptación total de lo que es, el miedo no puede apoderarse de la mente, y por consiguiente todo es acogido en ese espacio que realmente somos, ese amor que nada rechaza.

Esto requiere una humildad profunda de no caer en la tentación de pensar que estamos más avanzados de lo que realmente estamos. Mientras se siga sosteniendo la identificación con un cuerpo-mente, no sabemos lo que está escondido tras bastidores. Pues recordemos que la identificación con el cuerpo-mente es el deseo de sentirme separado de Dios.

Con una mente debidamente entrenada, lo que si tiene lugar, es que esos sentimientos de ira o resentimiento o como se les quiera llamar pueden surgir, al igual que deseos por el placer, sólo que ahora son observados en vez de juzgados. Ese estado de observación impersonal, de des-identificación con el "yo" que me creo ser, es lo que se experimenta como la paz que sobrepasa todo entendimiento, el cual es el objetivo practico de Un curso de milagros.

Si me encuentro experimentando cualquier tipo de movimiento interno, sea cual sea, con una mente abierta y completamente rendido, mi oración se resume con éstas cinco palabras;

que se haga Tu Voluntad.

Y simplemente confío. No hay nada mas que hacer. Por eso se me recuerda, "'No tengo que hacer nada` es una declaración de fidelidad y de una lealtad verdaderamente inquebrantable. Créelo aunque sólo sea por un instante, y lograrás más que con un siglo de contemplación o de lucha contra la tentación." T-18.VII.6:7-8

Wednesday, June 13, 2018

¿Se Puede Vivir En El Mundo Sin Ego?

Pregunta: "Hola Nick: Se puede estar sin ego en este mundo de ilusión? Permaneces en un estado de gozo constante o vas de la Verdad a la no-verdad? Ojalá en algún momento lo puedas explicar. Mil gracias"

Comentario: Mi entendimiento de lo que el ego es es que el ego es una creencia en la mente que a su vez proyecta un mundo para mantener a la mente distraída de si misma. Por consiguiente, la experiencia de percibirnos como cuerpos en un mundo de separación es la experiencia del ego.

Lo que ocurre, no obstante, al ser consciente de que mi naturaleza es mente universal y no individuo separado, es que el personaje "yo" continúa viviendo su vida normal, con todas las experiencias y emociones que puedan surgir. Solo que ya no se toma cada una de sus experiencias como algo personal. Sino que mas bien como un suceder que tiene lugar.

Por ejemplo, digamos que se experimenta rabia. La diferencia es que la rabia se experimenta como un suceder, y nada mas. No hay un "yo" al que se le adjudica autoría, y por ende, no hay sufrimiento. El sistema de pensamientos del ego tiene muchos conceptos y fantasías sobre la "iluminación", sobre el "despertar", sobre la espiritualidad en general. Y eso tiende a crear una gran frustración porque nos mantiene buscando un estado de "perfección" a nivel humano. Pero la perfección es nuestra naturaleza como Dios, como Mente, como Amor, no como seres "separados".

Así que mi comentario a tu pregunta será, no se puede estar sin ego en este mundo de ilusión porque el mundo de ilusiones es el mundo del ego. Sin embargo, se puede vivir con el ego sin identificarse con él como parte de uno, y en ese sentido, se observa, pero no se le toma en serio. Y eso es paz, eso es dicha, si se deja a un lado todos los conceptos que se tengan sobre lo que la paz y la dicha es. Permíteme escribirlo de otra manera. Se puede vivir en el mundo sin sentirse afectado por la experiencia del ego.

Una última analogía a ver si me explico. Si vas al cine y te sientas en la butaca no puedes no ver la película, obviamente a menos que cierres los ojos. Pero imagínate que no puedes cerrarlos. Por lo tanto es como preguntar, ¿se puede ir al cine y no ver la película? La respuesta es que no. No obstante, puedes ir al cine, ver la película, pero no sentirte afectada por ella. No porque la película deje de ser proyectada. Sino que la percibes como una película que no tiene ningún efecto sobre ti. No porque la película haya cambiado sino porque un cambio de percepción ha tenido lugar en ti, que por eso el curso como muy bien dice, "Éste es un curso de entrenamiento mental." T-1.VII.4:1 Esa es la diferencia.

A eso se refiere cuando el curso nos recuerda,  "Hay una manera de vivir en el mundo (experiencia dual, ego) que no es del mundo, aunque parezca serlo. No cambias de apariencia (sigues percibiendo cuerpos e incluso, a ti como cuerpo), aunque sí sonríes mucho más a menudo (pues ha habido una transformación mental). Tu frente se mantiene serena; tus ojos están tranquilos." W-pI.155.1:1-3

Perdona y Observa Como Tú Te Liberas

"Toca a cualquiera de ellos con las dulces manos del perdón, y observa cómo desaparecen sus cadenas, junto con las tuyas." T-19.IV.C.2:5

Comentario: Cuando soy consciente de que solo hay una mente, y de que yo soy parte de esa misma mente (un pensamiento) al igual que todos los hermanos (pensamientos), si me encuentro juzgando, atacando, condenando, no voy a poder sino que estar condenándome a mí mismo.

A eso se debe que cuando puedo observar a mi hermano (pensamientos) con la visión de el perdón, esas cadenas de las cuales él se encuentra aprisionado, que son las mías, son de las que me libero.
Es por eso que el perdón no es para liberar a "nadie" sino que para liberarme ¡a mi mismo! Y aquí no hay excepciones.

El ego podría ahora preguntar, ¿y que hay de un Hitler? La contestación es muy simple, Hitler es un pensamiento en la mente. Por lo tanto, o lo (te) condenas y por consiguiente experimentas tú las consecuencias de esa condenación, o lo (te) perdonas y experimentas tú las consecuencias de ese perdón.

Tuesday, June 12, 2018

La Liberación de Todo Conflicto, De Todo Sufrimiento

El conflicto interno tanto como el sufrimiento surgen cuando el momento presente no va en acorde con las preferencias (creencias) del personaje. Sin embargo no hay nada que el personaje en sí pueda hacer al respecto dado que el personaje, siendo una figura soñada por la mente, el conflicto tiene lugar únicamente en la mente. Sólo que la consecuencia de ese conflicto se experimenta a través de el personaje.

Esa consecuencia puede tomar la forma de ira, culpa, impotencia, resentimiento, apatía, resignación, tristeza, etc. Sin embargo el personaje se encuentra en un callejón sin salida debido a que siendo un títere, es el titiritero (la mente) la que mueve los hilos.

La pregunta que surge es, ¿que se puede hacer al respecto? La contestación directa seria, nada. No obstante, esa contestación para la mente conflictiva sólo serviría para alimentar el sufrimiento y el sentido de impotencia. Por consiguiente, vamos a explorar juntos este dilema para así poder llegar a una comprensión de manera que la paz pueda ser restaurada, el conflicto disuelto, y por consiguiente el final del sufrimiento.

Cuando la mente se identifica con el sistema de pensamientos de el ego, se la pasa juzgando, evaluando, y en constante oposición a lo que es ya que cree que su felicidad es derivada de sus experiencias mundanas. Nunca está en aceptación con su experiencia presente. Solo en ocasiones aparenta estarlo si las circunstancias van en acorde con su sistema de creencias. Y en realidad su creencia es sólo una, que dice, "soy un individuo separado y por lo tanto mi felicidad se deriva de aquello que me brinda placer."

Solo que consecuencia de sostener esa creencia, su contrapartida tiene que entonces tener lugar, lo cual dice, "soy un individuo separado y mi dolor se deriva de rechazar aquello que no vaya en acorde con lo que considero no me hace sentir placer." Para el personaje que se percibe separado el placer es sinónimo de felicidad.

Esa creencia es la que la mente utiliza para pasársela constantemente rechazando aquello que no le gusta (conflicto) y deseando aquello que si les gusta (conflicto escondido disfrazado de placer). Una vez más, basado en la creencia de que aquello que le gusta le puede hacer brindar placer (hacerlo feliz), qué es lo mismo que decir, le puede brindar paz. Por algo Un curso de milagros me recuerda, “El pecado oscila entre el dolor y el placer, y de nuevo al dolor. Pues cualquiera de esos testigos es el mismo, y solo tienen un mensaje: ‘Te encuentras dentro de este cuerpo, y se te puede hacer daño. También puedes tener placer, pero el costo de este es el dolor’. A estos testigos se unen muchos más. Cada uno de ellos parece diferente porque tiene un nombre distinto, y así, parece responder a un sonido diferente. A excepción de esto, los testigos del pecado son todos iguales. Llámale dolor al placer, y dolerá. Llámale placer al dolor, y no sentirás el dolor que se oculta tras el placer. Los testigos del pecado no hacen sino cambiar de un término a otro, según uno de ellos ocupa el primer plano y el otro retrocede al segundo”. T-27.VI.2:1-9

Cuando la mente, no obstante, se aquieta, se abre un espacio donde la comprensión puede entonces aflorar. Esa comprensión simplemente hace que la mente tome conciencia de que su estado natural y permanente es paz. Entonces se da cuenta que su deseo por el placer era nada más que un esfuerzo fútil por experimentar la Paz que en ese estado de comprensión ya la tiene, o mejor dicho, ¡ya es! También reconoce que el evadir cualquier experiencia, sea la que sea, era otro esfuerzo fútil de querer experimentar esa paz que ya es, sólo que en este caso era el miedo a que algo se la pueda arrebatar.

Ahora la mente se rinde y simplemente observa como cada escenario es simplemente una experiencia neutra, que al carecer de significado, no tiene el poder ni de brindarle paz a raíz de lo que desea (búsqueda del placer) ni de arrebatarle su paz a raíz del rechazo de lo que sea (evadir el dolor). Ahora la mente simplemente observa, y como consecuencia, el personaje soñado (títere) se experimenta en paz con lo que es, libre de todo conflicto.

Voy a llevar esto que acabo de compartir a nuestra experiencia humana para que para fines prácticos se puede observar la simpleza del proceso. Utilizando mi experiencia como ejemplo, yo soy un títere que no tiene el "libre albedrío" de elegir nada en esta experiencia física. La razón es porque el guión ya está escrito y lo único que puedo hacer es vivirlo. Esto para el sistema de pensamientos de ego es aterrorizante. No obstante, si reconozco que no soy el hacedor de nada, no podría sentir culpa por nada de lo que crea haber "hecho" de la misma manera que tampoco podría sentir preocupación por lo que crea que pueda ocurrir.

Por consiguiente, si me rindo completamente a cada experiencia tal y como es, la consecuencia directa es paz interior. Pero esa rendición de la que hablo, es el reconocimiento de que no tengo control de nada. Y para que esa rendición no se experimente como sufrimiento tiene que haber una confianza plena en que sólo la voluntad de el Amor es lo que se está haciendo. Que por eso se nos recuerda, "Qué no ibas a poder aceptar si supieses que todo cuanto sucede, todo acontecimiento, pasado, presente y por venir; es amorosamente planeado por Aquel cuyo único propósito es tu bien? Tal vez no hayas entendido bien Su plan, pues Él nunca podría ofrecerte dolor. Mas tus defensas no te dejaron ver Su amorosa bendición iluminando cada paso que jamás diste. Mientras hacías planes para la muerte, Él te conducía dulcemente hacia la vida eterna." W-pI.135.18:1-4

Esa confianza no puede tener lugar si todavía me encuentro deseando que las cosas fuesen de una manera o de otra, diferente de lo que es. Pues eso implicaría que "yo sé" lo que es mejor para mi cuando en realidad no sólo no lo sé, sino que nunca lo supe, ni nunca lo sabré. Hay un extracto del curso que me lo recuerda cuando me dice, "Has considerado algunos de tus mayores avances como fracasos, y has evaluado algunos de tus peores retrocesos como grandes triunfos." T-18.V.1:6

Entonces, cuando reconozco que cada escenario me está enseñando la misma lección, la cual es, mi paz y felicidad no depende de lo que tenga lugar en cada una de mis experiencias, el conflicto inmediatamente desaparece. Esto no implica que el dolor, o la incomodidad, o los sentimientos o sensaciones que estén surgiendo desaparezcan. Pero al no estar en guerra con la experiencia sentida o vivida (la experiencia presente), no hay conflicto, no hay sufrimiento, sólo hay aceptación total de lo que es (Paz interior).

Esa es la paz que tanto se le conoce como la paz que sobrepasa todo entendimiento. Entonces el títere, el "yo" que me creo estar viviendo esta experiencia, vive su vida observando en la dirección que los hilos le mueven, sin rechazo a nada. Una vez más, libre de todo conflicto, libre de todo sufrimiento. Pero que seamos conscientes de que el trabajo en sí va dirigido al reconocimiento de que no soy este individuo separado. Pues la única razón por la cual estaría buscando placer en el mundo para ser "feliz" sólo se basa en la creencia de que soy incompleto, cuya base fundamental, de nuevo, es la creencia de ser un individuo separado.

De lo contrario me la pasaré intentando aplicar estas enseñanzas con el propósito de "sentirme mejor", sin darme cuenta que es imposible que el hijo se sienta mejor percibiéndose como algo separado del Padre. En otras palabras, aunque el hijo pródigo experimente todos los placeres que su mundo fabricado le pudiese ofrecer, su sentido de carencia se mantendrá intacto porque al percibirse separado de su Padre no hay abundancia absoluta, no hay felicidad plena, no hay paz infinita. Sólo hay placer temporal que es transformado en dolor para que la búsqueda del placer sea renovada. La palabra que se utiliza para describir ese constante estado de búsqueda y rechazo, de altos y bajos, de placer y dolor, es sufrimiento. Por eso es que el final del conflicto es el final del sufrimiento.

Por lo tanto, el trabajo del perdón es uno, y muy simple, "El perdón, en cambio, es tranquilo y sosegado, y no hace nada. No ofende ningún aspecto de la realidad ni busca tergiversarla para que adquiera apariencias que a él le gusten. Simplemente observa, espera y no juzga." W-pII.1.4:1-3

Mas cuando el sentir aprieta, y nos encontramos totalmente perdidos, buscando que hacer, intentando hacer sentido de lo que de por si no lo tiene, ni nunca lo tendrá, es recordar que, “Cuando de alguna manera tu paz se vea amenazada o perturbada (cuando me encuentro interpretando, juzgando), afirma lo siguiente: No conozco el significado de nada, incluido esto. No sé, por lo tanto, cómo responder a ello. No me valdré de lo que he aprendido en el pasado para que me sirva de guía ahora." T-14.XI.6:6-9

En una sola palabra, ¡ríndete!

Monday, June 11, 2018

Rechazo, Deseo, La Meditación

Lo que hace tan difícil deshacer el sistema de pensamientos del ego, no es el rechazo al mundo sino que el apego hacia él. Rechazar algo implica sacrificio mientras que el apego hacia algo implica deseo. Mientras el deseo profundo hacia algo se mantenga arraigado, rechazar ese deseo, luchar contra él es extremadamente exhaustivo y doloroso. Es por eso que generalmente uno necesita satisfacer esos deseos, para que una vez a raíz de una experiencia personal se de cuenta que ahí no hay nada, pueda la mente hacer un giro de 180° hacia el interior.

Es ahí cuando la búsqueda, por así decirlo, tiene lugar. Lo que ocurre ahora es que, por un lado hay un profundo deseo por La paz, mientras que por el otro el deseo por el mundo sigue vigente. Y ese deseo por la paz se confunde con una experiencia mas cómoda como ser humano. Es como decir, "quiero seguir siendo un ser humano sintiéndome separado de Dios pero cómodo y feliz dentro de esa separación". Por eso el curso me recuerda, “Desear la paz de Dios de todo corazón es renunciar a todos los sueños. Pues nadie que diga estas palabras de todo corazón desea ilusiones o busca la manera de obtenerlas." W-pI.185.5:1-2

Esta es en sí la etapa conflictiva que generalmente se experimenta como muy dolorosas. No es que sea dolorosa en realidad. ¿Cómo sería posible que la paz de Dios fuese dolorosa? No obstante, se experimenta de esa manera porque hay un apego todavía al mundo, ya que fue el deseo por sentirnos separados lo que llevó a la proyección del mismo. En otras palabras, es la historia del hijo pródigo cuyo deseo fue separarse de su Padre y a raíz de eso construyó su propio mundo.

Ahora que la mente intelectual se encuentra aturdida, quiere intentar regresar a casa, sólo que es imposible dado que la mente intelectual es el obstáculo mismo por la cual la comprensión que ya somos se mantiene oculta. La simpleza del proceso es que lo único que requiere es una rendición total a lo que es. "El perdón, en cambio, es tranquilo y sosegado, y no hace nada. No ofende ningún aspecto de la realidad ni busca tergiversarla para que adquiera apariencias que a él le gusten. Simplemente observa, espera y no juzga." W-pII.1.4:1-3

Lo que dificulta el proceso, que no es dificultoso, en realidad es muy simple, no obstante, es que la mente quiere entenderlo, quiere hacer sentido de ello ya que si una rendición total tiene lugar, es la desaparición de la mente. Es la desaparición del ego. La muerte de el "yo" que se percibe separado. No estoy hablando de la muerte física, aunque como no existe un cuerpo no puede haber una muerte "física" pero ese es otro tema de conversación, sino que estoy hablando de la muerte psicológica. Eso es debido a que nuestra identidad psicológica esta basada en este "yo" que creo ser. Si eso se deshace, la pregunta que surge es, ¿quién soy yo?

Sin embargo, para esa pregunta no existe contestación. Lo único que existe es una experiencia, la cual cuando la misma tiene lugar, no hay nada más de qué hablar. Es por eso que se dice que para iluminarse hay que desaparecer. Una manera de desaparecer mientras nos experimentamos como un cuerpo-mente, es cuando nos experimentamos en un estado de contemplación constante, donde no reaccionamos al mundo sino que más bien lo observamos. El deseo de opinar se cae por su propio peso. No entramos en conflicto con nada ni con nadie. Nos da igual tener la razón o no. Esto me recuerda el pasaje del curso que nos dice, "Hay una manera de vivir en el mundo que no es del mundo, aunque parezca serlo. No cambias de apariencia, aunque sí sonríes mucho más a menudo. Tu frente se mantiene serena; tus ojos están tranquilos." W-pI.155.1:1-3 Y si en algún momento se requieren palabras que surjan de uno, que en ocasiones puedan tener la apariencia de opiniones o sugerencias, surgirán naturalmente como una acción espontánea sin apego a que las mismas sean escuchadas o aprobadas.

Una vez que uno ha recorrido bastante el mundo, experimentado el subidón de los placeres seguido por el bajón de los dolores, y está listo para elegir la paz sobre todas las cosas, ahí comienza el trabajo. El llamado de regreso a casa está latente. Los días del sistema de pensamientos de ego están contados. Sin embargo, sabiendo el ego que su final está cerca, quiere jugar ahora el papel de "salvador", de "maestro espiritual" dirigiendo la mente hacia prácticas, que aunque algunas aparenten ser espirituales, están diseñadas para incrementar el placer, o un estado de aparente "tranquilidad" como la meditación, sólo que la utiliza para evadir en vez de para mirar.

En otras palabras, cuando la mente se enfrenta a un obstáculo, algún miedo que no quiere afrontar, la meditación se utiliza para esconderse y no mirar lo que está ahi. Es por eso que uno puede practicar la meditación por años y años, y sus miedos e inseguridades se mantienen intactas. En ese sentido el buscador se convierte en un adicto a la meditación. Eso fue lo que me ocurrió a mi por muchos años. Utilizaba la meditación, o para no sentir, que es otra manera de decir evadir el dolor, o para intentar visualizar, manifestar, cambiar algo, que es otra manera de decir la búsqueda del placer.

No era con la intención de recordar la verdad. Recordemos que la verdad atemoriza al sistema de pensamientos del ego, ya que como estamos tan identificados con él, creemos que deseamos la verdad, cuando en realidad lo que queremos es seguir sintiéndonos separados, sólo que más "cómodos". De nuevo, el hijo pródigo quiere que se le "arregle" su mundo para mantenerse cómodo ahí y no regresará al Padre.

No obstante, cuando ya está uno listo para mirar, la meditación deja de ser una práctica para "solucionar" problemas o para evadir, y ahora se convierte en una practica para conscientemente observar. Y la misma se puede hacer con los ojos abiertos o cerrados, sentado o parado, sin ninguna posición "especial". Es simplemente un constante observar. En ese sentido se podría deducir que nuestra experiencia de vida se convierte en una constante meditación.

En un principio, y aunque esto aparente ser contradictorio con lo que acabo de compartir, la meditación como forma de evasión es muy útil para un principiante, porque por lo menos lo va llevando a una práctica a través del cual la atención deja de ser puesta en lo exterior. En ese sentido, en su debido momento, la comprensión aprovecha esa práctica para entonces ejercer la posición que le corresponde y dirigir la mente hacia la verdadera paz.

Sería como decir, digamos que un niño muy rebelde utiliza armas de fuego para matar animales indefensos. Si yo intento quitarle el arma el niño simplemente va a rebelarse contra autoridad y pueda que su comportamiento empeore. Sin embargo, yo podría comprar un arma de fuego y llevármelo conmigo en una caminata donde aparenta que vamos a matar animales indefensos. El niño creyendo que estoy de su lado, me acepta y caminamos juntos. En esa caminata puedo aprovechar y tener una conversación la cual lleve a ese niño a reflexionar. En ese sentido, aunque yo compré el arma de fuego con la aparente intención que el niño tenía, sirvió simplemente para que yo pueda entrar en conversación con él y a raíz de ello el niño cambia de parecer sobre su comportamiento.

Por consiguiente, aunque el deseo por la verdad no sea la razón por la cual alguien se sienta inclinado a la practica de la meditación, aún así, el mero hecho de empezar a meditar es siempre un buen lugar para comenzar.

Sunday, June 10, 2018

La Mente Consciente y la Mente Pensante

La mente consciente está siempre presente, sintiendo, observando, rendida. Sin rechazar nada. Sin intentar cambiar nada. En total aceptación de lo que es.

La mente pensante, no obstante, evalúa, y en función a esa evaluación desea o rechaza. Por consiguiente nunca está en paz con lo que es.

El ego forma parte de las dos mentes dado que el ego es lo que permite una identificación con un "yo" (cuerpo-mente) que creo ser. Sin ego no existiría un "yo" separado. No habría mundo. Sólo existiría lo Único que Es, llámesele Dios, Amor, Absoluto, o simplemente el Sin Nombre.

La diferencia entre el ego al servicio de la mente consciente y al servicio de la mente pensante es, el ego al servicio de la mente consciente se utiliza para fines prácticos que tienen lugar en el momento presente, que es el único momento que hay. El ego al servicio de la mente pensante se utiliza para perpetuar la creencia en separación diferenciando entre, primero "yo" y los "demás", luego continúa su proceso de evaluación añadiendo conceptos como bueno y malo, correcto e incorrecto, justo e injusto, pasado y futuro, y es por eso que se experimentan sentimientos de culpa y preocupación.

El objetivo no es intentar deshacerse de el ego. Eso sería el equivalente a suicidarse. Es más bien poder observarlo sin resistencia alguna, y en ese sentido es que el ego deja de tener poder sobre nosotros.

Es como decir, "te veo pero no creo en ti", que sería el equivalente a identificarse uno con el sistema de pensamientos del Espíritu Santo. Es por eso que en el prefacio del Curso se nos dice, "Dios nos ha dado la Respuesta, el único Medio de escape, el verdadero Ayudante. La función de Su Voz - Su Espíritu Santo- es mediar entre los dos mundos. El Espíritu Santo puede hacer eso porque, si bien por una parte conoce la verdad, reconoce también nuestras ilusiones, AUNQUE NO CREE EN ELLAS." (Prefacio UCDM)

Saturday, June 9, 2018

La Mente No Es Ruidosa

Ramesh Balsekar nos recuerda que la mente no es ruidosa. La mente ¡es el ruido mismo! Es ella hablando consigo misma. Intentar "controlarla" de la manera que sea es suprimirla.

Por consiguiente, el objetivo no es intentar controlar los pensamientos o sentimientos que surjan en cada momento. Es simplemente rendirse completamente a lo que es, en completa aceptación, y es ahí como la comprensión tiene lugar.

La silencio, la ausencia de sufrimiento, se experimenta a raíz de la comprensión, no a través del control o el entendimiento intelectual.

Por esa razón se hace hincapié en todas las prácticas o tradiciones espirituales que la enseñanza más elevada es el silencio.

"El milagro llega silenciosamente a la mente que se detiene por un instante y se sumerge en la quietud." T-28.I.11:1

"Estad quietos, y sabed que yo soy Dios." [Salmos 46:10]

"La mente meditativa fluye en ese silencio, y el amor es la vía de esta mente." J. krishnamurti

"El silencio es el recogimiento del Ser en el retorno a su verdad."
(Heidegger)

"El silencio es el sueño que nutre la sabiduría." (Francis Bacon)

"La mente recubre la realidad sin darse cuenta. Para conocer la naturaleza de la mente necesitas inteligencia, la capacidad de observar a la mente en silencio con conciencia desapegada." (Nisargadatta Maharaja)

"Sé tan silencioso como un pez y sumérgete en el océano de la dicha." (Rumi)

"Permanezcamos en silencio para que así podamos escuchar el murmullo de los dioses." (Emerson)

"El que habla no sabe; el que sabe no habla." (Lao-Tse)

Seamos conscientes de que el silencio del que hablamos no es ausencia de ruido. Es, una vez más, una experiencia o estado de comprensión en el cual la paz y la dicha que realmente somos se mantiene intacta sin permitir ser afectada por cualquier pensamiento o sentimiento que surja.

Esto requiere una constante observación del contenido de la mente, que en un principio puede ser extremadamente abrumador. Sin embargo, este proceso de observación consciente tiene lugar cuando la mente está lista para ello.

La realidad es que la mente siempre está lista. Solo que la resistencia pueda que ejerza cierto "poder" sobre ella. Pero a la larga no podrá seguir sosteniendo el sufrimiento.

Por eso se nos recuerda: "La resistencia al dolor puede ser grande, pero no es ilimitada. A la larga, todo el mundo empieza a reconocer, por muy vagamente que sea, que tiene que haber un camino mejor." T-2.III.3:5-6

El que se encuentre leyendo éstas palabras, es un indicativo de que la mente está lista. Ahora es solo cuestión de confiar en su proceso. Este tomará en "tiempo" que sea necesario. No intentemos apresurarlo. El.amor está a cargo de éste proceso, y sabe lo que hace muy amorosamente.

Siempre y cuando haya confusión, recordemos lo siguiente: "Qué no ibas a poder aceptar si supieses que todo cuanto sucede, todo acontecimiento, pasado, presente y por venir; es amorosamente planeado por Aquel cuyo único propósito es tu bien? Tal vez no hayas entendido bien Su plan, pues Él nunca podría ofrecerte dolor. Mas tus defensas no te dejaron ver Su amorosa bendición iluminando cada paso que jamás diste. Mientras hacías planes para la muerte, Él te conducía dulcemente hacia la vida eterna." W-pI.135.18:1-4

Friday, June 8, 2018

Cuando Hay Comprensión No Se Necesitan Palabras

...si usas la palabra "energía", dirías que la Conciencia-en-reposo es energía potencial y cuando la energía se activa a sí misma se convierte en Conciencia-en-movimiento. Siempre y cuando veas más allá de la aparente diferencia. Básicamente, no hay diferencia. Todavía es energía, ya sea en su forma potencial o en su forma activada. Es la misma Conciencia, ya sea en reposo o en movimiento. Una vez que la comprensión ha sucedido, realmente no necesitas palabras. No necesitas conceptos." -Ramesh Balsekar 

Comentario: Cuando esto que acabo de compartir de Ramesh Balsekar queda claro, puede uno relajarse y observar como el proceso de la vida se vive a través de uno. No soy yo quien escribe estas palabras, palabras simplemente se escriben, y yo "aparento" ser el objeto a través del cual las mismas se transmiten. Pero en realidad, todo esto es un ocurrir que tiene lugar sin ninguna interferencia "mía".

Siempre y cuando cometa el error de creer que soy "yo" el que hago lo que sea que haga en esta experiencia física, no es que sea correcto o incorrecto, o que sea malo o bueno, sino que no voy a poder sino que terminar experimentando sufrimiento tarde o temprano.

Porque si hay un hacedor, y ese soy "yo", entonces habría justificación para sentirme culpable por haber hecho algo "incorrecto", de la misma manera sentirme orgulloso por haber hecho algo "correcto".

Cuando se es consciente de que uno como persona no hace nada en lo absoluto, y lo que ve es el juego de la conciencia moviendo las fichas del rompecabezas, solo ahora es simplemente observar el despliegue libre de sufrimiento, libre de culpa. Eso es paz interior. Y se podría deducir que eso es felicidad. Porque en realidad, la felicidad es paz interior en la vida cotidiana.

Y es por eso que Un Curso de Milagros nunca me ha pedido que haga nada, ni que juzgue mis experiencias, simplemente me recuerda: " El milagro llega silenciosamente a la mente que se detiene por un instante y se sumerge en la quietud." T-28.I.11:1

Es por eso que el extracto que compartí de Ramesh Balsekar finaliza con, " Una vez que la comprensión ha sucedido, realmente no necesitas palabras. No necesitas conceptos."

Salirse del Medio

Pregunta a Ramesh Balsekar: "Eso es lo que estoy tratando demasiado de descifrar, es cómo salirme del medio. 

Contestación de Ramesh Balsekar: No es necesario, siempre y cuando no te interpongas en el camino. No tienes que salirte del medio. Solo mira lo que está sucediendo y ya estás fuera del medio. Es porque piensas que debes salirte del medio que surge todo el problema.

Comentario de Nick Arandes: Es por eso que me encanta la simpleza de Un Curso de Milagros cuando me recuerda cómo no meterme en el medio a raíz de las siguientes palabras:
”El perdón, en cambio, es tranquilo y sosegado, y no hace nada. No ofende ningún aspecto de la realidad ni busca tergiversarla para que adquiera apariencias que a él le gusten. Simplemente observa, espera y no juzga." W-pII.1.4:1-3

Thursday, June 7, 2018

¿Alguna Sugerencia Sobre la Crianza de Hijos?

Pregunta: "Hola Nick, muchísimas gracias por tus enseñanzas! Fayna y tu son un Dúo maravilloso!
Por favor pueden realizar un vídeo juntos con herramientas sobre la enseñanza de los hijos..... ambas posturas me interesarían mucho.... tengo 4 hijos y en todo excepto esta toda pierdo mucho a veces mi centro y me pierdo...... please es una tarea muy ardua!! Un abrazo!"

Comentario: No vamos a negar que puedan haber recursos muy útiles sobre ese tema. Nosotros, no obstante, no nos sentimos inclinados a hacer vídeos sobre cómo criar hijos porque en realidad cada cual tiene un guión ya predeterminado. Lo único que podemos hacer es compartir nuestra experiencia de como la práctica del perdón aplica en cada situación, y en ese sentido, en muchas ocasiones utilizamos ejemplos de nuestra vida cotidiana, lo cual en algunos vídeos hablamos de la dinámica con los hijos.

Claro que este tema puede abrir otras conversaciones sobre por ejemplo, la culpa que puede sentir una madre o un padre cuando se adhiere a las creencias de lo que es ser un "buen padre" o una "buena madre". Nosotros grabamos un vídeo titulado, "Deshaciendo el Programa "Madre" al Igual que Toda Creencia, el mismo se puede ver haciendo clic en este enlace de YouTube:


A final de cuentas, el mensaje es el mismo, que no importa cual sea el escenario, hijos, pareja, gobierno, condición física, estados financiero, etcétera, que nuestra única función es perdonar.

Por lo tanto, en tu caso, dices que tus hijos te sacan de tu centro. Ahí, a raíz de la práctica del perdón, puedes ser consciente de que nada del mundo te puede sacar de tu centro. Y en tu currículum puedes utilizar los hijos de la misma manera que cada uno utilizamos el escenario que sea que creamos nos saca de nuestro centro para recordar una y otra vez que nuestra paz no la determina el escenario que se nos presente.

Esta es obviamente una respuesta muy generalizada. A final de cuentas, el trabajo profundo que se está haciendo es reconocer que nuestra realidad no es esta experiencia física, sino que somos el Ser que aparentemente se manifiesta como un cuerpo mente.

Así que, volviendo a tu pregunta, lo que tú tienes enfrente es el currículo perfecto para que profundices en el trabajo de perdón. Y tus hijos son tus grandes maestros que te están enseñando a ver dónde están los obstáculos al amor en ti, que simplemente se reflejan, quizás en la impaciencia o esos sentimientos de rabia, frustración e incomodidad.

En ese sentido, esa es la función de tus hijos. No que te hagan feliz, ni que te hagan orgullosa de ser una buena madre o padre, sino que saquen todo lo que está en ti para que puedas entonces permitir que el Espíritu Santo te libere de todo miedo. Ese es el camino angosto que no todo el mundo quiere cruzar, pero que tarde o temprano tendrán que cruzarlo, con o sin hijos.

Por eso el curso nos recuerda, "La resistencia al dolor puede ser grande, pero no es ilimitada. A la larga, todo el mundo empieza a reconocer, por muy vagamente que sea, que tiene que haber un camino mejor." T-2.III.3:5-6

Tuesday, June 5, 2018

"Para tener paz, enseña paz para así aprender lo que es." T-6.V.B.7:5

Comentario: Este extracto no está hablando de ir por el mundo y enseñar paz para poder experimentarla. Está simplemente hablando de la consecuencia natural que tiene lugar cuando no hay condenación o juicio alguno.

En otras palabras, si me voy por el mundo a intentar enseñar paz mientras por dentro siento resentimiento, ira, odio, o lo que sea, en realidad no es paz lo que estoy enseñando. Mas bien lo que estoy es suprimiendo todas esas emociones escondido detrás de una máscara que dice que estoy enseñando paz.

Por consiguiente, el precio que pago no es que experimento esa paz de la que tanto estoy hablando, sino que lo que estoy es acumulando más y más resentimiento.

Cuándo ese extracto habla de enseñar paz, lo que en realidad está diciendo es; observa cómo te sientes cuando no haces ningún tipo de juicio ni condenas a nada ni a nadie. Esa experiencia directa es lo que te lleva a que aprendas lo que la paz es.

Por lo tanto, miremos ese extracto de nuevo, y luego vamos a utilizar otro juego de palabras que nos lleva al mismo lugar:

"Para tener paz, enseña paz para así aprender lo que es."

Nuevo juego de palabras:

Para tener paz, vive cada momento presente libre de interpretaciones personales, en completa aceptación de lo que es, y la experiencia misma es la paz que tanto has estado deseando. Es así como aprendes lo que la paz es.

Comprensión Intelectual Versus Verdadera Comprensión

La mente que desea comprender es la misma mente que utiliza esa misma comprensión para atacar. De ahi se deriva la diferencian entre la comprensión intelectual y la verdadera comprensión. Así que vamos a mirar esto mas detenidamente.

Utilizando mi proceso como ejemplo, el dolor fue lo que me impulsó hacia una búsqueda, llámela espiritual o lo que fuese. Debido a mi condicionalmente mental había mucha rabia, resentimiento, sentimiento de victimismo, etc. Mi deseo por ayudar a los "demás" también formaba parte de ese condicionamiento. Cuando hablo de condicionamiento, hablo de todo el bagaje de creencias aprendidas consciente o inconscientemente a través de los años.

Cuando me encontraba "aprendiendo" nuevos conceptos e ideas que según yo, podrían servir de apoyo para otros, afloraba un sentido de arrogancia de creer saber, que utilizaba esa nueva "comprensión" para atacar a aquellas persona que según yo estaban enseñando cosas que no eran verdad para manipular a la gente o para el agrandecimiento de su ego, o beneficio personal, en vez del deseo genuino de ayudar.

Aunque me sentía muy bien cada vez que crea poder "ayudar" a alguien, y la gente me lo agradecía, ese era mi deseo, inconscientemente, de sentirme especial, otra manera de seguir alimentando el ego en mi. Sin embargo, me daba cuenta de que todo lo que enseñaba tenía fecha de caducidad. Porque a final de cuentas, mi deseo genuino, consciente o inconscientemente, era sanar los obstáculos al amor, era el deseo por la verdad, y todo lo que enseñaba, por muy apasionado que aparentase ser, eran maneras de "mejorar" el personaje, que ya sabemos es correr en círculo.

Sin embargo, todo lo que enseñaba, era porque en un principio me lo creía. Pueda que haya vivido experiencias especificas que apoyasen lo que enseñaba, pero nada era permanente. Eso me llevó a mucho conflicto interno hasta que lo dejé todo, y fue ahi cuando Un curso de milagros entra en mi vida.

Cuando empiezo a leer el curso, mi entusiasmo por comprender y aplicar su material se convirtió en mi deseo mas profundo. Y como siempre, sin poder controlarlo, la inspiración por escribir sobre el curso surgió. Y toda esa ira escondida afloró de nuevo para "defender" sus enseñanzas de aquellos que según mi arrogancia lo estaban haciendo "mal".

Entonces, como compartí anteriormente, la diferencia entre comprensión intelectual y verdadera comprensión, y también la perfección del proceso es la siguiente.

Con una comprensión intelectual, aunque los conceptos y la teoría se puedan explicar muy claramente, al igual que servir de gran apoyo para quien los escuche, el que imparte esas enseñanzas no esta listo todavía para experimentar los beneficios de su compartir.

La verdadera comprensión, no obstante, conduce al practicante, no necesariamente a compartir los conceptos, sino que mas bien a un espacio de humildad y de genuina paz interior. Y si se supone que el practicante comparta esas enseñanzas públicamente, eso es lo que tendrá lugar, como me fue sucediendo a mi. Solo que no con ningún deseo de reconocimiento personal, sino porque el amor naturalmente lo dirige en esa dirección.

En ese sentido se puede apreciar la perfección del proceso, en el cual alguien que todavía no tiene integrado el mensaje, pero que de corazón desea la verdad, el amor mismo lo puede llevar a impartir estas enseñanzas, que a su vez, pueden ser de gran beneficio para otros mientras él mismo continúa sanando. Por eso hay que tener mucho cuidado cuando juzgamos el camino de "otros", o nos ponemos a defender cualquier enseñanza, como por mucho tiempo terminé yo haciendo. Pues la realidad es que, sea lo que sea que esté teniendo lugar en cada momento, es perfecto para el plan que Dios tiene para la salvación.